Tiempo de lectura: 5 minutos 

Conseguir un trabajo que te apasione y te haga sentir a gusto en tu día a día es más fácil si conoces de antemano el ambiente laboral que puedes encontrarte, o cómo serán los compañeros con los que vas a compartir gran parte de tu jornada. ¿Sueles analizar la cultura corporativa de las empresas en las que aspiras a trabajar? ¡Hay muy buenas razones para hacerlo!

Antes de aplicar a la oferta de empleo de una empresa o de presentar tu autocandidatura, siempre debes efectuar una pequeña investigación sobre ella para conocerla bien. La cultura corporativa es uno de los factores que no debes obviar ya que puede determinar el grado de bienestar y motivación que puedes conseguir trabajando en esa organización.

¿Qué es la cultura corporativa?

Al igual que cada persona se caracteriza por una personalidad propia, con las organizaciones ocurre algo parecido: cada una tiene su cultura corporativa, compuesta por los valores, costumbres, planes futuros y gestión del talento, así como la manera y metodología de trabajar. También forman parte de ella el código de vestimenta, si lo hay, o el grado de formalidad que se debe usar tanto interna como externamente. Son factores muy diversos que definen a la empresa más allá de su marca o actividad.

Debes tener en cuenta que en la empresa en la que trabajes vas a pasar gran parte de tu tiempo, por lo que sentirte cómodo facilitará mucho tu trabajo y la relación con tu equipo.

Existen diversos factores que influyen en la cultura corporativa de una compañía:

  • Su historia y trasfondo. Cuál fue su origen, quién fue su fundador, cuáles son sus productos emblemáticos y cómo han evolucionado a lo largo del tiempo son elementos que asientan la cultura de la empresa. También las anécdotas y vivencias de antiguos empleados, y la forma en la que son recordadas por los demás miembros.
  • La organización interna y la estructura. El diseño, tanto orgánico como funcional, la toma de decisiones internas o las políticas corporativas, son pilares de la cultura corporativa. Hay compañías más rígidas, por ejemplo, en cuestiones de vestimenta o trato con superiores, y otras son más flexibles y horizontales.
  • Las relaciones jerárquicas. La organización de la empresa, la dirección, la forma en la que están designados los puestos y los mecanismos de influencia y control pueden darte una clara idea de qué tipo de empresa se trata, así como las facilidades o no de ascender dentro de la compañía.
  • La configuración corporativa. Los valores, los incentivos y la comunicación interna entre compañeros y altos cargos pueden mostrarte cómo es el clima interno y si encaja con tu perfil.
  • La disposición geográfica y espacial. Es posible que la empresa cuente con diferentes filiales, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, y quizá sus empleados, o algunos de ellos, viajen a menudo. También es interesante conocer si cuenta con la posibilidad de teletrabajo y qué políticas tiene en cuanto a flexibilidad y conciliación familiar.
  • La imagen externa y proyección social. La visión que la organización tiene de la sociedad, la forma en la que interactúa con los clientes y cómo se relaciona con su competencia te darán una imagen más fiable y real de la empresa.

El conocimiento es poder

Saber cómo es la cultura corporativa de la organización en la que quieres trabajar evitará que acabes en un lugar donde te sientas incómodo, no te identifiques con sus valores, o no cumpla las expectativas que te habías creado por la imagen que proyecta al exterior.

Para conocerla, puedes visitar su página web o sus redes sociales y ver qué tipo de contenidos crea y comparte. Investiga cuál es el tono que utilizan para comunicarse, si los empleados participan en las publicaciones o cómo es la interacción con los clientes. Es posible que en sus posts muestren el lugar de trabajo o la cultura que siguen.

También puedes tratar de comunicarte con los empleados y los exempleados, que encontrarás a través de redes como LinkedIn, para que te proporcionen su opinión acerca de la empresa. Así podrás recibir el feedback más fiable del clima que se vive en ella.

En el caso de que resultes seleccionado para realizar una entrevista, durante el tiempo que pases allí puedes fijarte en diferentes elementos que te ayudarán a hacerte una idea más clara de la cultura corporativa de la organización:

  • ¿Cómo visten los empleados? ¿Se exige vestimenta formal?
  • ¿El ambiente es tranquilo o ajetreado?
  • ¿Trabajan juntos en un espacio diáfano o los gerentes tienen sus propias oficinas separadas?
  • ¿Se fomenta un ambiente social en el espacio de la oficina o está más enfocado a la labor individual?

Tener contacto directo con el lugar de trabajo te dará muchas pistas de si se corresponde con lo que buscas o no.

Ten en cuenta que, al igual que tú tratas de tener una visión de la cultura corporativa para saber si estarás cómodo en el nuevo lugar de trabajo, el personal de recursos humanos, o la persona que será tu futuro responsable, tratarán de descubrir si tu perfil encajaría en la organización. Por ello, ir a la entrevista conociendo su cultura y demostrar tu interés en ella, ayudará a que tu candidatura sea más valorada.

Cómo te afectará en tu día a día

Para poder evaluar correctamente la cultura corporativa, primero debes decidir en qué entorno laboral te sentirás más cómodo y, por lo tanto, te garantizará un mayor bienestar.

Ten presente también la ética de la empresa, si no es compatible con la tuya, trabajar allí puede ser una mala opción. Por ejemplo, si sigues un estilo de vida vegano, seguramente no te sientas cómodo trabajando para una empresa que tenga que ver con la industria cárnica.

Una de las ventajas de sentirte a gusto en la empresa, es que podrás lograr mayores niveles de productividad, ya que no estarás distraído por un entorno en el que no te sientes motivado. De igual manera, tu crecimiento profesional puede tener relación con tu afinidad con los profesionales de los que rodearás cada día. Hay muchas compañías en las que se fomenta el trabajo en equipo, por lo que, si no te llevas bien con las personas que forman tu equipo, la calidad de tu trabajo, en general, puede verse afectada. Por el contrario, si son personas que te inspiran y con las que te puedes identificar, enriquecerás tu experiencia.

Sea cual sea la cultura corporativa de una empresa, antes de aceptar una oferta de trabajo es necesario que tengas bien definido quién eres como profesional y qué esperas del lugar donde quieres crecer profesionalmente. Si encaja con la cultura de la organización, ¡adelante! El éxito está asegurado.

En Randstad, tenemos miles de ofertas de empleo que pueden encajar con tu perfil. ¡Te esperamos!