El transporte marítimo de mercancías es un sector estratégico en España en un momento que se enfrenta a múltiples retos como la digitalización, mejorar la eficiencia de su cadena de suministro o modernizar la flota. Todo ello comporta una política de empleabilidad que proporcione el talento necesario.

No cabe duda alguna de que el sector marítimo en España es una fuente generadora de relaciones comerciales internacionales gracias a su posición estratégica geográfica, con salida al océano Atlántico y al mar Mediterráneo. Entre todas estas características también se incluyen las posibilidades de empleo que genera. Sin embargo, a este sector tampoco le es ajeno la realidad laboral que afecta a todas las compañías en general: el desajuste entre las necesidades laborales reflejadas en los puestos a cubrir y las habilidades de los candidatos.

Debido a la gran variedad, servicios y volumen de operaciones, los puertos generan mucha diversidad y heterogeneidad en los lugares de trabajo, aspectos que se verán incrementados con la evolución que está sufriendo el sector de cara a las tendencias de futuro que se presentan, donde destaca la incorporación de las nuevas tecnologías a las actividades marítimas y gestión portuaria.

Dicho esto, se puede afirmar que el aprendizaje continuo es calve para poder ofrecer los conocimientos que las empresas portuarias demandan, con el objetivo de dar respuesta a los retos que se les presentan. Es por todo ello que, actualmente, la Formación Profesional está experimentando un fuerte impulso ya que se adaptan a las nuevas necesidades de manera más ágil a la hora de formar a profesionales altamente cualificados. Es más, la modalidad FP Dual permite a las empresas interesadas formar a aprendices en ámbitos concretos para adaptarlos específicamente a sus necesidades.

Áreas de ocupación

Con todo lo comentado anteriormente se puede establecer una división de los ámbitos de actuación por perfiles más demandados, según un estudio llevado a cabo por Port de Barcelona y Barcelona Activa:

- Transporte de mercancías y personas. Esta área comprende los trabajos relacionados con las tareas en los barcos, desde comandancia hasta mantenimiento. Debido a los horarios, la conciliación y, según la responsabilidad, los altos niveles de exigencia, estos puestos de trabajo son difíciles de cubrir. Todo añadido a las implicaciones que supone trabajar en un barco, como es estar en un espacio limitado en dependencia de la climatología.

Son, por ejemplo: maquinistas navales, mecánicos, auxiliares de buques de pasaje, camareros, mozos de cubiertas, bomberos de buques especializados, etc.

- Servicios portuarios. Este aspecto cubre desde la administración pública (aduana, capitanía marítima, seguridad…), hasta servicios de mercancía y pasaje (consignatarios, transportistas, operadores logísticos…), de barcos (prácticos, remolque, aprovisionamiento…) y otros complementarios (almacén, alquiler de equipamiento, reparaciones…), en general.

Otros desafíos

Además de la contratación de talento experto, el sector portuario se enfrenta a varios retos que deberán hacer frente en los próximos años. Uno de los aspectos es la calidad y el servicio al cliente a la hora de transportar y entregar a tiempo las mercancías. Por ello, se trabaja por facilitar un sistema de reserva más sencillo e intuitivo que engloba unas estructuras preparadas para albergar la mercancía desde origen a destino final.

La digitalización también entra en juego. El proceso operativo de las navieras y terminales, la geolocalización de la carga, la mejora en la eficiencia de la gestión de los contenedores… son algunos puntos en los que la tecnología puede aportar un método más ágil y automatizado para ahorrar tiempo y permitir que los trabajadores puedan abarcar más responsabilidades.

Otro punto en relación al anterior es la digitalización de los procesos administrativos que permitan reducir al máximo el uso de papel, con la finalidad de albergar toda la información en una plataforma segura que minimice los errores y pueda detectarlos a tiempo.

En términos sostenibles, el sector naval también está comprometido con la construcción eficiente en el consumo de combustible para conseguir el máximo respeto hacia el medio ambiente. La investigación y conseguir talento especializado en este ámbito será uno de los retos más importantes a encarar a lo largo de los próximos años.

A modo de conclusión, el sector portuario en general y el transporte marítimo de mercancías en particular está viviendo una época de transformación en la que necesita de talento cualificado para seguir creciendo.

¿Necesitas talento especializado?