Una de las mejores inversiones que puedes realizar en tu empresa es favorecer la felicidad de tus equipos. Si logras este objetivo, obtendrás beneficios a todos los niveles, haciendo a tu organización más fuerte y competitiva. Tanto es así, que un estudio de la Universidad de Warwick, en Reino Unido, concluye que los empleados felices son un 12% más productivos. ¿Cómo puedes conseguirlo en tu compañía? ¡Te damos las claves!

¿Por qué tus empleados deben ser felices en su trabajo?

Lógicamente, si tus equipos se sienten cómodos y satisfechos en su trabajo, será más difícil que busquen otras oportunidades laborales y, por tanto, estarás en mejor disposición de fidelizar el talento. Además, su desempeño mejora y son capaces de aportar un valor más alto a tu compañía.

Es indudable que un clima laboral positivo repercute en la salud mental de los empleados, reduciendo problemas como el estrés o el desgaste emocional. De hecho, el estudio Happines at Work, realizado por iOpener Institute, apunta que los empleados felices registran un 66% menos de bajas que aquellos que no lo están, un reflejo claro de sus beneficios.

Además, si consigues que tus equipos sean felices en su trabajo, se generará un efecto multiplicador, trasmitiendo ese bienestar a nivel interno y externo. Esto supone una gran ventaja, no solamente en cuento a productividad y buen funcionamiento de la empresa, sino también a nivel de employer branding, lo que te facilita la tarea de atraer el mejor talento.

Pon atención a la relación con tus equipos

Las buenas relaciones entre todos los miembros de una empresa son fundamentales para que los equipos de tu compañía se sientan cómodos. Dentro de ellas, cobran una relevancia especial las trasversales, es decir, las tuyas con los empleados. Estas tienen un gran impacto en el funcionamiento colectivo, ya que, si son positivas, los profesionales se sentirán más integrados, valorados y motivados, lo que favorece su productividad. Mejorar estos vínculos está en tu mano, pero ¿qué estrategias te ayudan conseguirlo?

  • Buena comunicación: cuando se habla de comunicación trasversal, es necesario recalcar que esta debe ser bidireccional. Tan importantes son los mensajes que transmite el responsable al profesional como los que recibe de él. Fortalecer la confianza y facilitar los medios de interacción te ayudará a construir relaciones fluidas.
  • Saber escuchar: si te muestras accesible y tienes empatía tendrás mucho ganado. Es importante que acojas y valores las ideas de tus equipos, que nunca restan y suponen una gran fuente de innovación.
  • Valorar sus logros: por ejemplo, si un profesional ha duplicado sus ventas en un mes y siente que su responsable lo tiene en cuenta y le premia por ello, percibirá el valor que aporta a la empresa.
  • Cumplir tus promesas: cuando la empresa se enfrenta a una situación complicada o simplemente a la hora de hacer balance a final de año, puedes recurrir a anunciar recompensas con el fin de mantener la motivación de tus equipos. Sin embargo, si estas caen en saco roto, el efecto se vuelve negativo. Por ello, lo mejor es realizar promesas realistas para poder cumplirlas siempre.
  • Confianza: una de las mejores sensaciones que puede recibir un profesional en el trabajo es que sus responsables confían plenamente en sus capacidades y su trabajo. Esto se demuestra empoderando a tus equipos para que estén en mejor disposición de exhibir todo su potencial y al mismo tiempo mejorar su implicación.
  • Ofrecer ayuda: la relación con tus equipos se fortalece si perciben que tienes disponibilidad para ayudarles en lo que necesiten, no solamente cuando te lo pidan, sino anticipándote a sus necesidades.
  • Team building: otra estrategia fundamental es fomentar las relaciones a través de diferentes actividades en grupo, ya sea dentro o fuera del lugar de trabajo. Esta práctica sirve para alejarse de las actividades rutinarias del entorno laboral y conocer mejor a tus empleados. Comidas de empresa, actividades deportivas o juegos cooperativos son solo algunos ejemplos.

Implanta beneficios propios del entorno laboral moderno

Si quieres que tus profesionales sean felices en tu empresa debes conocer cuáles son sus demandas y aplicar la filosofía employee centricity, implantando medidas efectivas para mejorar su experiencia de candidato y conseguir así un nivel de satisfacción superior.

Uno de los elementos clave es la flexibilidad, que hace que los empleados no se vean atados siempre a un horario rígido y puedan compaginar de mejor manera su vida laboral y personal. El informe anual Randstad Employer Brand Research 2019 revela que la conciliación laboral es el segundo aspecto que más valoran los candidatos a la hora de elegir una compañía.

En este sentido, es interesante que consideres la posibilidad de aplicar cambios organizativos como: jornada intensiva los viernes y durante los meses de verano, posibilidad de teletrabajo durante algunos días, ayudas para el cuidado de familiares dependientes, etc.

Las características del lugar de trabajo es un factor que tampoco debes perder de vista. Tener espacios diáfanos evita el aislamiento de cada profesional, favoreciendo la cohesión y la colaboración entre los equipos de trabajo. Además, tener una buena iluminación natural y contar con plantas da una sensación de mayor tranquilidad y comodidad.

En definitiva, invertir en la felicidad de tus equipos supone impacto positivo trasversal en tu organización. Merece el esfuerzo realizar algunos cambios para mejorar la dinámica de trabajo y construir una empresa feliz y saludable que sea más productiva y competitiva. En Randstad apostamos por la comodidad y la satisfacción de nuestros empleados, ¡descubre nuestra propuesta de valor!