pymes-en-espana-880.jpg
Son muchos los datos que corroboran que 2014 fue un año sensiblemente mejor que los anteriores para el desarrollo de las pymes en España, tendencia que se confirma en 2015 gracias al aumento del consumo interno, la creación de empleo y una serie de reformas estructurales.

El pasado 17 de marzo, el presidente de CEPYME, Antonio Garamendi, se mostró prudentemente optimista ante las perspectivas económicas de estas empresas, en un encuentro promovido por Nueva Economía Forum donde se trataron temas como la financiación de las mismas o la importancia de los sistemas de formación en ellas impartidos.
Y es que las pequeñas y medianas empresas cumplen un rol fundamental en la economía de todos los países.
En España, el 99% del conjunto de las empresas son pyme y a nivel mundial se estima que el treinta por ciento del PIB es generado por éstas. Ya sea ofertando bienes y servicios o demandando productos, constituyen la columna vertebral para todas las economías en desarrollo y la generación de empleo.
Gracias a que éstas absorben a una importante porción de la población económicamente activa, con costes salariales reducidos por trabajador, contribuyen a la estabilidad al mercado laboral.
Las pymes poseen gran flexibilidad para adaptarse a las constantes transformaciones del mercado y para emprender proyectos innovadores debido a su tamaño.
En contraposición con las grandes compañías, promueven la individualización frente a la estandarización aunque también sirven de tejido auxiliar para éstas como entidades subcontratadas menores que les proporcionan maximización del tiempo y reducciones de costes, por ejemplo.
Como destacábamos en el post La importancia de la eficiencia en las pymes​, en una pyme la cadena de valor se compone de pocos eslabones y, por tanto, la falta de productividad de uno solo puede ralentizar la de toda la compañía. El compromiso de los empleados y el saber que las compañías invierten recursos en su bienestar, se hace más importante si cabe que en otros contextos empresariales.
Crecimiento, expansión internacional y formación del talento directivo son los principales retos que tienen que afrontar las pymes en 2015.
En los últimos datos extraídos del Servicio Público de Empleo Estatal se constata un aumento de la contratación indefinida lo cual pone de manifiesto una consolidación de la mejora del mercado laboral.
Los sectores con mayor potencial de crecimiento para las pequeñas empresas según datos de enero son el tecnológico, el sanitario y el turístico.
Siendo conscientes del importante porcentaje del tejido empresarial que representan las pymes, en Randstad pretendemos acercar el conocimiento sobre este tipo de organizaciones, promover su crecimiento y cubrir las necesidades de sus integrantes.

​​​