la-mujer-en-el-mundo-laboral-una-carrera-de-fondo-880.jpg

La sociedad actual demanda cada vez más avances en la igualdad de género en el entorno laboral, y, especialmente, en los puestos de mayor relevancia y remuneración.
Buscar y retener el talento es un objetivo prioritario para cualquier empresa en la actualidad, y, en los últimos años, se ha puesto de manifiesto el déficit de género femenino que sigue existiendo en los cargos de mayor responsabilidad. La inclusión de la mujer en los altos cargos directivos en pleno siglo XXI sigue siendo muy reducida.
Datos internacionales
Los primeros indicadores son globales. El estudio del International Businnes Report, elaborado por la multidisciplinar firma Grant Thornton, que explora el cambio en el número de mujeres que ocupan puestos directivos en el ámbito empresarial, refleja que, a nivel mundial, aproximadamente un 24% de los cargos directivos son ocupados por mujeres, y solo un 19% de las personas que se sientan en los consejos de administración son mujeres. Dirección de Recursos Humanos y Dirección Financiera son los puestos con mayor presencia femenina.
A nivel europeo, los datos aportados por el estudio Gender balance on corporate boards, realizado por la Comisión Europea, revelan que solo tres de cada 100 grandes empresas de la Unión tienen consejeras delegadas en sus despachos.
La media europea de mujeres en consejos de administración se sitúa en un 18,6%, y únicamente cinco países (Finlandia, Francia, Holanda, Letonia y Suecia) alcanzan o superan el 20%.
Mujeres directivas en España
España es uno de esos países que está por debajo de esa media comunitaria, con un 16,2% de mujeres en consejos de administración.
Si bien la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) certifica que las mujeres representan más del 56% de los titulados universitarios en España y el 45% del mercado laboral, el 31% de las empresas españolas no dispone de ninguna mujer entre sus altos cargos, según datos del estudio de Mujeres en la Alta Dirección en España.
Pese a estos porcentajes generales, se han registrado avances en los últimos años. Cada vez existen más asociaciones e instituciones públicas que hacen esfuerzos para reforzar el talento femenino en la toma de decisiones empresariales.
Además, en ciertos roles, la presencia de mujeres cobra mayor importancia, como en el de las direcciones funcionales (Asesoría Jurídica, Dirección Financiera,..), que pasa del 19% al 22%.
El número total de consejeras también crece en España de un 11% a un 16%, apunta el informe Women as Leader: Inspirando.
Los sectores en los que se registran más mujeres, dice el estudio de Mujeres en la Alta Dirección, son los de Bienes de Consumo (33%) y Tecnología y telecomunicaciones (27,7%).
Yendo todavía más al detalle, un informe llevado a cabo por Womenalia revela que el sector del eCommerce es el que cuenta con más mujeres directivas de España, y sus salarios superan hasta el 50% de la media.
Existen muchas mujeres que ejemplifican el éxito, la capacidad y la influencia en puestos de importancia empresarial. Un gran ejemplo es Mary Barra, directora general de General Motors​ y la primera mujer en la historia que se pone al frente de una automovilística. En España también son destacadas:
  • Ana Patricia Botín, presidenta del Banco Santander desde septiembre de 2014
  • Catalina Hoffman, consejera delegada y socia fundadora de la franquicia Vitali Centros de Día
  • Begoña Elices, directora general de Comunicación y Gabinete de la Presidencia de Repsol
  • Rosa Oriol, vicepresidenta y fundadora de la joyeríaTous
  • Almudena Román, directora general de ING Direct España
Lo cierto es que la posición general de las mujeres en la alta dirección ofrece varias conclusiones que invitan a trabajar por la mejora de su proyección. La intuición, el análisis y la prudencia son algunas de las características más valoradas y que hacen único el desempeño de las tareas en las mujeres. El talento femenino debe potenciarse al máximo en el mercado laboral, superando las barreras psicológicas, sociológicas o culturales existentes para alcanzar un éxito conjunto.
¿Qué medidas se pueden llevar a cabo para promover, concienciar y retener este talento?