El cuidado de la salud y el bienestar de los equipos de trabajo es uno de los aspectos centrales de la actividad del departamento de Recursos Humanos. Por esta razón, estar al día de las últimas tendencias en este ámbito puede marcar una enorme diferencia para la empresa, ya que es la clave para ser una organización comprometida, humana y socialmente responsable.

 

La importancia de la salud laboral

Randstad revela un cambio de tendencia de la tasa de incidencia, que mide el número de accidentes laborales. En el año 2018, con respecto a 2017, ese índice se redujo en un 0,2 %. En términos absolutos, durante 2018 se produjeron 520.037 accidentes laborales. En este sentido, Luis Pérez -director de Relaciones Institucionales de Randstad-, asegura que “este cambio de tendencia es especialmente destacable ya que las cifras son muy inferiores, tanto en volumen como en incidencia, con respecto a hace diez años”.

Si se observan los datos en detalle, la tasa de incidencia y el número de accidentes varía en función del sector económico y la comunidad autónoma. Siendo el sector de la construcción y el de industria los que obtienen las cifras más elevadas. En cuanto a las comunidades autónomas, Randstad destaca que Baleares y Castilla-La Mancha son las que tienen mayor tasa de incidencia, ambas con una cifra superior a los 4.000 accidentes por cada 100.000 trabajadores.

El concepto de cultura empresarial basada en la salud y en el bienestar de los empleados está en auge en España. Cada vez más empresas apuestan por una estrategia de gestión de personas, y todo apunta a que estos asuntos se consolidarán como prioritarios en los departamentos de Recursos Humanos. Así, algunas de las tendencias que marcarán los próximos años son:

  • Apuesta por la salud como vía de diferenciación. Las empresas apostarán por diferenciarse a través de planes a medida para colectivos especiales, a la vez que mejorarán el soporte para el bienestar de los empleados y ofrecerán beneficios de salud cada vez más completos.
  • Programas Global Health. Estos programas abordan la salud de manera general. Se trata de planes para mejorar la salud y el bienestar tanto físico como emocional de los profesionales.
  • El doctor en la empresa. Evitar desplazamientos innecesarios, facilitar la conciliación familiar y laboral o cuidar de la salud de los empleados son algunas de las muchas ventajas que tiene la telemedicina en la empresa. Servicio que ya tiene una gran implantación en EEUU, Canadá o Australia.
  • Mayor protagonismo a los incentivos. La escasa implicación de los empleados en la puesta en marcha de los planes de salud es una problemática frecuente. Por ello, se emplearán otros mecanismos como la creación de grupos saludables, la fijación de metas asumibles u orientación individual para cada empleado, entre otros.
  • La analítica se convierte en imprescindible. Muchas de las empresas que actualmente llevan a cabo estos planes no cuentan con indicadores de seguimiento específicos. Es importante tener en cuenta los índices sobre satisfacción, compromiso de la plantilla o buen ambiente laboral. De hecho, una de las grandes apuestas de cara al futuro es crear un portal único donde integrar toda esa información y realizar un seguimiento de actividades e incentivos.

 

Fidelizar al talento a través de PRL

Actualmente los millennials son el grupo más grande en países como Estados Unidos, y pronto representarán el 75% de la fuerza de trabajo global. Y ellos, precisamente, esperan una cultura de bienestar en el lugar de trabajo.

Crear un plan de bienestar que motive a los profesionales debe pasar por la adaptación al contexto de cada empresa. Una buena forma de hacerlo es implementando in-situ eventos fitness en grupo o programas de salud y relajación. También se puede romper con la rutina añadiendo bolas de estabilidad o cintas para caminar en el despacho para promocionar una buena salud y tener un efecto positivo en la productividad.

En cuanto a la alimentación, una buena idea, sería contratar un corner de real food para ofrecer alimentos cultivados localmente y así, fomentar la nutrición saludable. Junto con las actividades y la comida saludable, también se pueden ofrecer charlas especializadas sobre estos temas.

Además, para el apoyo físico la tecnología ofrece una forma simple para que los profesionales se comprometan en actividades físicas. Y se pueden crear competiciones amistosas con desafíos fitness ofreciendo acceso a plataformas sociales.

También se deben de tener en cuenta las tendencias que se implantarán en un futuro en el área de la seguridad, salud y bienestar laboral. Estas son las siguientes:

 

  1. Nuevas tendencias en la formación de PRL. La formación en prevención de riesgos laborales también debe adaptarse a las nuevas tecnologías y a las nuevas metodologías didácticas. Tendencias como la gamificación y la realidad virtual se seguirán implantando cada vez más, ya que generan un impacto muy positivo en el aprendizaje. También se están empezando a utilizar espacios formativos virtuales propios, con formación online a través de contenidos audiovisuales personalizados y con tutorización a través de videoconferencia.
  2. La salud como valor en las empresas. Las empresas se plantean la salud como una inversión y lo ofrecen como valor añadido a sus empleados. Se consolida como la principal vía para atraer y retener talento.
  3. Gestión de datos e inteligencia artificial. El big data ayudará a hacer predicciones sobre la evolución de la salud en la población trabajadora en sectores específicos, en empresas e incluso puestos de trabajo.  También se utilizará para la predicción de accidentes laborales y para poder predecir el comportamiento de los profesionales.
  4. Empresas saludables y socialmente responsables. Cada vez más organizaciones buscan, no sólo implantar estos modelos, sino también certificarse u optar al reconocimiento de buenas prácticas que otorga el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo. Ser reconocida como una empresa saludable implica, no solo una mejora en la reputación y la imagen de marca, sino también una mejora en los resultados.

 

Digitalizando la salud laboral

La transformación digital no sólo abarca la digitalización de procesos, sectores o cadenas de valor, también es importante en el campo de los riesgos laborales. ¿Por qué? Con esto, en definitiva, se pretende reducir accidentes y disminuir la tasa de absentismo de los trabajadores.

El punto fuerte de cualquier PRL es su actualización constante y su buena distribución entre los trabajadores. Existen herramientas que permiten virtualizar la empresa y tener así un acceso interactivo de forma inmediata, optimizando el tiempo y mejorando la seguridad.

Algunas de las propuestas para la mejora de la PRL incluyen la presencia de microsensores en equipos de trabajo de riesgo para alertar de su desuso o para la protección por sobreexposición. Con la implantación de la digitalización se consigue un conjunto de ventajas que pueden ayudar a rentabilizar la inversión.

 

Cómo implementar planes de prevención en riesgos laborales

Hay que ser consciente de la importancia que tiene fomentar la prevención de riesgos laborales en las distintas áreas, funciones y procesos de la empresa. Por lo que el plan de PRL deberá de comprender todas las actividades que se produzcan en la empresa y también deberá ser extensible a todos los empleados. De esta manera, se garantiza la total cobertura de riesgos a todos los niveles, independientemente del sector que ocupen.

El plan debe materializarse en un documento que tiene que estar a disposición de los trabajadores, autoridades estatales y cualquier otro órgano que lo requiera. Además de incluir de forma detallada los elementos relativos a las características de la empresa. Estas son algunas ideas para implantar una política preventiva integradora:

  • Definir las funciones en prevención de riesgos laborales en las descripciones de cada puesto de trabajo y que todos las conozcan.
  • Implantar un procedimiento de inspecciones de seguridad periódica y rotativas en las que participe la dirección.
  • Establecer una sistemática de charlas informales para formar en temas de seguridad y salud impartidas por distintos miembros de cada departamento.
  • Implantar un sistema por el que los empleados puedan comunicar por una vía formal situaciones de riesgo real o potencial, además de mejoras preventivas, tanto de infraestructuras como procedimientos.
  • Permitir a los profesionales la identificación de riesgos de alguna tarea concreta que realicen o supervisen en el mismo lugar de trabajo y puedan hacer una propuesta de medidas preventivas.

 

En definitiva, invertir en PRL es sin duda la mejor respuesta para la competitividad, la productividad y el crecimiento económico de las empresas, además de ser la vía de diferenciación. Por lo que las organizaciones deben de priorizar la salud de los profesionales para atraer y retener talento.