La revolución pendiente del sector de la restauración.

Tiempo de lectura: 4 minutos.

La hostelería es uno de los sectores más importantes para el país, de hecho, aporta el 6,2% de Producto Interior Bruto. Sin embargo, con la crisis del coronavirus, ha sido uno de los más castigados debido a las restricciones en la movilidad, a los cierres de establecimientos o los aforos. De hecho, en cifras, a principios de 2021 y según la Confederación Empresarial de Hostelería de España (CEHE) asegura que, en concreto la restauración había experimentado pérdidas de 70.000 millones de euros en el año 2020 y se habían cerrado hasta 85.000 restaurantes y bares.

Pero, aun así, también es uno de los sectores que mejores previsiones de recuperación tiene para el 2022, en caso de que la pandemia se relaje y no siga al alza, pues España sigue siendo un destino turístico de referencia en el resto del mundo y la buena respuesta de los españoles a la vacunación solo ha incrementado esta reputación. Es más, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios de las actividades de restauración subieron la tasa interanual por segundo mes consecutivo, tres décimas en noviembre hasta el 1,9%.

El delivery mantiene a flote el sector

Durante la pandemia, los españoles tuvieron que buscar otra forma de comer en sus restaurantes favoritos y, a su vez, los hosteleros tuvieron que reinventarse si no querían echar el cierre a sus establecimientos. Es por eso por lo que priorizaron el delivery (servicio a domicilio), enviando los platos a las casas de los ciudadanos y así poder mantenerse abiertos durante tantos meses difíciles para la industria. Ahora, pese a que los restaurantes estén abiertos y ya se pueda disfrutar de esa presencialidad en los locales, el delivery se mantiene con fuerza.

En el 2021, según datos del portal Statista, el volumen de negocio de los pedidos de comida a domicilio alcanza los 1.079 millones de euros, incrementando en un 16% el volumen de 2020, el año de la pandemia y en el que estalló el boom de este tipo de servicio. Es más, según la macroencuesta Statista Global Consumer Survey, en el año 2021 el 50% de la población online española afirmó usar estos servicios de comida a domicilio.

Más profesionalización de los perfiles demandados

Pese a que el sector restauración es uno de los que más aporta al PIB, la falta de trabajo es una de las principales quejas del sector. Los empresarios defienden que el consumidor se ha vuelto más exigente y el mercado mucho más competitivo, y es por eso que ya no buscan a cualquier trabajador para entrar en su empresa.

Según Randstad, el talento de los profesionales se ha convertido en una de las piezas claves del sector, que necesitaría trabajadores con nuevas competencias y habilidades, no solo de cara al público, también para adaptarse a los nuevos canales de venta y una reinvención de los productos. Por ello, en la bolsa de candidatos de Randstad se pueden encontrar profesionales con los conocimientos necesarios, capaces de enfrentarse a esta transformación del sector y con habilidades más que suficientes de adaptación, capaces de marcar la diferencia del sector con garantías, y que incluso sean capaces de marcar la diferencia.

¿Quieres más información?