Tiempo de lectura: 3 minutos 

Valentín Bote, director de Randstad Research, lo explica muy bien: “el mercado laboral necesita estabilidad y recuperación, y la vacunación es un sinónimo de ello”. Tras el convulso año 2020, en el que actividad económica tuvo que frenarse prácticamente en eso, en este 2021 las esperanzas están puestas en la vacunación. Expertos de diferentes disciplinas coinciden en señalar que es la única opción para que la economía logre avanzar y con ella, el empleo. Porque solo un consumo a niveles previos a la pandemia pueden hacer avanzar a una economía maltrecha que genere a su vez unas cifras de empleo beneficiosas para toda la sociedad.

La contratación ha sufrido un duro revés en nuestro país, debido en parte a que algunos de nuestros principales motores económicos son muy sensibles ante las restricciones y las medidas de confinamiento, como el turismo o la hostelería. Por lo tanto, parece que la vacunación es uno de los grandes aliados de la recuperación. Pero, ¿piensan así los trabajadores de nuestro país?

Siete de cada diez españoles cree que la vacunación es positiva para el empleo

Según un informe de Randstad, sí. Cerca del 70% de los profesionales españoles creen que sus oportunidades de empleo mejorarán tras ser vacunados, el porcentaje más alto de Europa en lo que respecta a confianza en el impacto positivo de la vacunación en el mercado laboral. Una tasa además bastante superior a países de nuestro entorno, como Francia (33,5%), Italia o Portugal (ambas con el 59,1%). Y no solo eso, el 63,5% de los trabajadores de nuestro país prefieren trabajar en remoto hasta que se produzca la inmunidad de rebaño, uno de los porcentajes más altos de Europa.

Pero, ¿en nuestro país se dan las mejores condiciones para trabajar en remoto? Según este estudio de Randstad, existe cierta querencia al presencialismo. Siete de cada diez españoles asegura que en su empresa le han requerido estar presente en el puesto de trabajo, una tasa superior a la media europea (65,5%) y a la mundial (64,8%). De hecho, España está en los que más se exige el presencialismo de toda Europa, solo por detrás de Turquía (84,1%), Rumanía (74,4%) y Hungría (71%), y muy por delante de países como Portugal (56,3%), Grecia (53,9%) o Países Bajos (50,9%).

El modelo que más está funcionando es el modelo mixto, es decir, la combinación de teletrabajo con ir a la oficina. De hecho, es el modo de trabajar para el 54,5% de los españoles, un porcentaje superior a la media europea (47,8%) y a la del conjunto de países a nivel internacional (53,5%). Nuestro país se encuentra por delante de Francia (50,3%), Italia (54,3%), Portugal (47,1%) o Alemania (47,8%), pero por detrás del Reino Unido (56,1%).

La vacunación es ahora mismo la gran esperanza de la economía y del empleo, tan golpeado en nuestro país. Pero hasta que gran parte de la población logre estar inmunizada, el teletrabajo va a resultar una opción segura, eficaz y rentable para mantener a flote la producción. E incluso cuando superemos la pandemia, ya que es una solución ideal para conciliar y dar respuesta a las demandas de flexibilidad que tienen los trabajadores.

¿Quieres conocer más datos sobre el mercado laboral y la recuperación económica? ¡Descubre Randstad Research!