Tiempo de lectura: 5 minutos.

Nuevas tecnologías y herramientas se traducen en nuevas formas de trabajo. El mercado laboral está cambiando y plantea un futuro en el que las competencias profesionales deberán adaptarse a las nuevas exigencias del mercado laboral. Conocer bien cuáles son las nuevas necesidades y qué buscan las empresas en los profesionales te ayudará a adelantarte y saber responder a sus demandas.

El informe Flexibility@Work 2021: abrazando el cambio, de Randstad Research, analiza cómo está cambiando el empleo y hacia dónde se dirige. El avance de la tecnología y, especialmente, la automatización, serán puntos clave en esta evolución. ¿Qué competencias serán necesarias para encajar en este escenario? 

La evolución de la demanda de competencias 

La evolución es inherente a nuestro desarrollo como especie, y cada revolución industrial que hemos vivido es el ejemplo claro de que el empleo cambia, se transforma y abre las puertas a nuevas oportunidades. 

  • La migración a las ciudades.
  • El acceso a la educación.
  • El surgimiento de nuevas técnicas y herramientas.
  • El auge de la tecnología.

Han sido puntos clave en la transformación del trabajo. Ahora, los economistas y analistas del mercado laboral señalan que estamos viviendo la cuarta revolución industrial o revolución 4.0, avanzamos hacia la era de la ultraconectividad y la automatización, el progreso tecnológico está polarizando el empleo hacia la necesidad de perfiles de muy alta y baja cualificación. Esta realidad conduce el empleo hacia una nueva clasificación:

  • Trabajo fronterizo: empleos relacionados con el ámbito tecnológico.
  • Trabajo de riqueza: puestos de trabajo que surgen de nuevas necesidades vinculadas al mundo del lujo, fruto de una mayor productividad y riqueza global.
  • Trabajo de última milla: se refiere a aquel que no tiene posibilidad de automatización y requiere del esfuerzo humano para poder desempeñarlo.

¿Hard skills o soft skills? 

Las competencias profesionales son la combinación de los conocimientos, habilidades, aptitudes y actitud de cada persona. La suma de tus soft skills (habilidades blandas o transversales, vinculadas a tu actitud y forma de ser) y tus hard skills (conocimientos técnicos y experiencia profesional) son lo que te construye como un profesional válido y competente. No podrás tener éxito en tu empleo si tienes profundos conocimientos en un ámbito, pero te falta una actitud constructiva, o no sabes trabajar en equipo. Ambos lados de la balanza deben estar equilibrados.

La demanda de habilidades blandas se ha incrementado, porque la aplicación práctica del conocimiento se aprende y se desarrolla, pero no es posible sin la predisposición adecuada. De hecho, los conocimientos técnicos deben reciclarse constantemente, pero la profesionalidad y la actitud permanecen. Nuestro informe señala que, en 2030, algunas de las competencias más demandadas serán habilidades blandas, como el pensamiento crítico, la creatividad o la inteligencia emocional.

Las competencias del futuro

La expansión de la automatización supone que algunos perfiles laborales queden desfasados, ya que las máquinas podrán desempeñarlos de forma más ágil, productiva y segura. Pero no se trata de una pérdida, sino de una transformación, como ha ocurrido desde la llegada de cada nuevo avance técnico. ¿Cuáles son las competencias claves para encajar en este nuevo escenario?

  • Competencias digitales y especialización STEM: saber manejar las nuevas herramientas no solo implica un conocimiento técnico, sino también contar con una mentalidad digital, o también llamado mindset digital. En este artículo puedes conocerlas en profundidad.
  • Especialización en el ámbito STEM: la automatización implica el uso de máquinas y robots, y detrás de ellos tienen que existir grandes equipos de diseñadores, desarrolladores, programadores y toda clase de perfiles profesionales especializados en la creación y el mantenimiento de esa tecnología. 
  • Habilidades humanas: empleos relacionados con la salud y los cuidados son tareas que no puede desempeñar una máquina. El propio progreso humano está vinculado a ellos, y a medida que la humanidad es más longeva se hacen más imprescindibles.
  • Aprendizaje permanente: el mercado laboral va a seguir cambiando, cada vez surgirán nuevas herramientas, técnicas y formas de trabajar, y los profesionales deberán estar preparados para afrontar el cambio y aprender a desenvolverse. El reciclaje constante formará parte de la trayectoria laboral de todo profesional.

¿Cuál es tu punto de partida?

En Randstad contamos con ADN, una de las herramientas de evaluación de competencias más avanzadas, diseñada por los mejores psicómetras del mundo. A través de un completo test al que puedes acceder desde nuestra app, podrás conocer cuáles son tus fortalezas y áreas de mejora en 16 competencias, desde cuatro perspectivas:

  • Individual: adaptación a cambios, innovación, iniciativa, tolerancia al estrés y pensamiento analítico-conceptual.
  • Social: trabajo en equipo, comunicación eficaz, habilidades sociales, orientación al cliente y negociación.
  • De tarea: organización y planificación, detalles-normas-calidad y orientación a resultados. 
  • De gestión: gestión de personas, toma de decisiones y visión estratégica.

¡Descarga la app de Randstad y conoce e impulsa tu potencial profesional!