Las pymes se suben a la nube | cerca de ti

Desde la aparición del cloud computing (nube en el término anglosajón), muchas han sido las empresas en probar los distintos servicios de la nube. Sin embargo, la mayoría de las reticencias, sobre todo por temas de seguridad, venían desde los sectores empresariales más pequeños. Ahora, este servicio se convierte cada día más en una de las herramientas más importantes para ellos.

Según el National Institute of Standards and Technology (NIST), el cloud computing es un modelo que permite el acceso bajo demanda y a través de la red a un conjunto de recursos compartidos y configurables, ya sean redes, servidores, aplicaciones o servicios, que puedan ser rápidamente asignados y liberados con una mínima gestión por parte del proveedor de servicio.

En resumen, la nube es una herramienta que permite el acceso a una serie de documentación archivada en una plataforma virtual por parte de todos los miembros de una empresa. Con esta práctica, las pymes han empezado a entrar en un terreno que hasta entonces solo las multinacionales podían permitirse invertir en el desarrollo de una nube propia.

Tipos de nubes:
1. Pública:
 Su funcionamiento es gracias a unos datacenters repartidos geográficamente en diversos continentes diseñados para ser gestionados de forma automatizada y están protegidos con grandes medidas de seguridad.

2. Privada: Esta opción permite a las empresas autoabastecerse optimizando los recursos y prestando servicios de manera interna para mantener el control total sobre los datos.

3. Híbrida: Modelo permite combinar servicios en nube pública con otros en nube privada. Esta opción es más adecuada cuando se buscan servicios flexibles y escalables en el tiempo que sean fáciles de implementar, pero no cuentan con la experiencia y/o los recursos para ejecutarlos.

La variedad a la hora de escoger los tipos de nube facilita el diseño de lo que se busca. Además, la seguridad de los servidores y su escalabilidad fomenta que cada pyme pueda escoger a medida los servicios que necesita cubrir.

 

Beneficios del cloud computing para una pyme
Adaptar los servicios de la nube en una pyme no es una tarea tan complicada como puede parecer. Además, los múltiples beneficios que pueden experimentar supera la reticencia inicial.

– Ahorro de costes en recursos e infraestructuras. Dichas infraestructuras son fácilmente adaptables al crecimiento del negocio.

– Optimización del tiempo y el esfuerzo.

– Consecución de una mayor productividad y sinergias en la empresa.

– Posibilidad de trabajar más rápidamente y desde cualquier dispositivo con conexión a internet.

– Mayor control de gastos.

– Ayuda y genera una mejor transformación digital de las empresas para seguir siendo competitivas.

– Acceso a cualquier tecnología o servicio IT.

– Aumento de la competitividad con respecto a otras pymes.

– Facilitación en la movilidad de los empleados, un factor cada vez más demandado por las empresas y profesionales, ya que ayuda a la conciliación y a la comunicación entre equipos deslocalizados.

 

Modalidades de servicios en la nube
El cloud computing ha de estar al servicio de cada pyme, por eso, presenta tres tipos de servicios para adaptarse según las distintas necesidades:

1. Infraestructura como servicio (IaaS – Infraestructure as a Service). Básicamente, es el hardware, los servidores, almacenamiento de datos y los componentes de la red.

2. Plataforma como Servicio (PaaS – Platform as a Service). Además de la plataforma física, esta opción incluye los sistemas operativos, así la pyme no tiene que preocuparse por el mantenimiento del software, solo se encarga de administrar sus propias aplicaciones.

3. Software como Servicio (SaaS – Software as a Service). En esencia, se trata del producto final, es decir, la pyme solo debe aprender a utilizar el servicio, por ejemplo, un software de contabilidad o facturación.

Antes de decantarse por cualquiera de las tres opciones, es necesario comprender las necesidades de cada pyme, así como los distintos modelos de controles de seguridad y privacidad. Mediante una evaluación completa del papel que juega la tecnología, los empleados y los procesos en la pyme, se pueden tomar las decisiones adecuadas.

A modo de conclusión, el cloud computing es una herramienta muy útil para las pymes ya que sirve de vía para desmarcarse entre la competencia, optimizar recursos y situarse a la vanguardia de los avances tecnológicos.