espanoles-residentes-extranjero-tendencias23-880.jpg
Según los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de españoles que residen en el extranjero es una tendencia al alza desde que arrancara la actual crisis económica en nuestro país.
En enero de 2015, el Padrón de Españoles Residentes en el Extranjero (PERE) sumaba 2.183.043 incritos. 174.571 de ellos se incorporaron entre diciembre de 2013 y diciembre de 2014.
Los 2.183.043 españoles que registraba el PERE el pasado 1 de enero representan, asimismo, un 48% más de personas de las que registraba el padrón el año 2009, cuando contaba con 1,4 millones de personas registradas (y un 6,1% más que en enero de 2014).
Este registro, en el que solo es obligatorio inscribirse si quiere ejercerse el derecho a voto, se ha ido ampliando a medida que avanzaba la crisis económica: en 2010 constaban 1,5 millones de españoles, en 2011 sumaban 1,7 millones, en 2012 ascendieron a 1,8 y en 2013 eran ya 1,9 millones los expatriados.
Por lugar de residencia, 1,3 millones de españoles viven actualmente en América Latina, 730.839 en países europeos, 30.441 en Asia, 19.863 en Oceanía y 18.274 en África. El 54,5% de los menores de 16 años vive en países americanos y el 40,1%, en europeos.
En cuanto a la población activa (16-64 años), el 62% reside en América y el 35%, en Europa.
Más de 2,1 millones de contratos implicaron movilidad interprovincial en 2014
Los contratos laborales que implican un cambio de residencia por parte de los trabajadores han alcanzado en España el índice más alto de los últimos siete años.

Así lo afirma un estudio realizado el pasado mes de febrero por Randstad, que cifra en 2.112.989 los contratos firmados en 2014 que provocaron el desplazamiento a otra provincia de los profesionales, situando la tasa de movilidad global en el 12,6%.
El estudio elaborado por Randstad también desvela que en Castilla-La Mancha y La Rioja el 25% de contratos firmados en 2014 implicaron movilidad interprovincial por parte de los trabajadores.
Castilla y León, por su parte, se sitúa en tercer lugar, con una tasa de movilidad superior al 15%. La ubicación geográfica de Canarias conlleva que tenga la tasa de movilidad más baja del país, con un 5,4%, a la que siguen Asturias y Extremadura, ambas por debajo del 10%.
El análisis de Randstad detecta que existen más provincias emisoras de trabajadores que receptoras. Hay 16 provincias con saldos positivos, donde entran a trabajar más profesionales de los que salen, entre las que destacan Madrid, Barcelona y Baleares.
En lo que respecta a sectores profesionales, agricultura, pesca e industria concentran el mayor número de empleados que tuvieron que cambiar de ciudad de residencia en 2014.