Desde Randstad Research publicamos a finales de 2018 nuestro informe El futuro del empleo en el sector automoción, donde se remarca una tendencia positiva de crecimiento en términos de cifras de negocio: dos de cada tres empresas apuestan por el aumento de los niveles de empleo en el sector y más de la mitad afirman que sus plantillas van a aumentar en el próximo año.

Sin embargo, el déficit de talento es un problema que en la actualidad está impactando en el sector, ya que el 41% de las empresas experimenta este problema en todo tipo de perfiles, tanto cualificados como entre los denominados ‘blue collar’. Esta proporción es ligeramente inferior, dos puntos, a la medida para el conjunto de sectores de la economía española.

¿Qué factores influyen?

El panorama actual del sector es debido a una serie de circunstancias que se definen en el estudio:

- Cambios y crecimiento en las organizaciones, como nuevas pautas de trabajo, implantación de nuevas tecnologías…

- Complejidad de las tareas, que solo pueden realizar ingenieros o técnicos cualificados, especialistas IT, etc.

- Dificultades para reemplazar a los trabajadores de más edad. Nos encontramos ante una ausencia de candidatos con competencias relevantes como experiencia en sector, actitud adecuada, competencias técnicas, experiencia en puesto similar, competencias específicas, competencias transversales, ajuste a cultura…

¿Qué perfiles se van a necesitar?

Con la llegada de la automatización y los avances tecnológicos que apuestan por un camino más sostenible, se impulsa la transformación y digitalización de las empresas. El sector automoción no es una excepción. Según la consultora Accenture, en 2025 habrá casi 200.000 automóviles eléctricos en las calles españolas y 2 millones en 2040.

Estos datos muestran la evolución que el sector ha sufrido a lo largo de los años y lo que depara el futuro. Para encarar los próximos retos, el sector de la automoción debe apostar por el talento especializado en STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), Big Data y robótica como, por ejemplo:

- Ingenieros de sistemas. Los fabricantes necesitarán de profesionales que les ayuden a automatizar plantas de montaje, de esta manera ahorrarán tiempo y ganarán en efectividad empresarial. En algunos países de Asia ya han llevado a cabo este proceso, sistematizando sus plantas con la integración de plataformas.

- Ingenieros Big Data y/o IoT. El proceso de fabricación y los diferentes modelos de negocio se verán transformados con la conectividad y el acceso total a los datos, algo que permitirá que las propias máquinas sean las que envíen información para prever las averías.

- Inteligencia artificial. La IA servirá en el sector para procesar los datos obtenidos mediante el Big Data o para crear sistemas autónomos.  

- Expertos en tecnología e impresión en 3D. Los beneficios del Big Data y la Inteligencia Artificial también facilitan la simulación en 3D o la fabricación de prototipos.

Todos estos perfiles son una muestra de que el sector de la automoción necesita de talento técnico especializado para hacer frente a los retos que depara el futuro, especialmente para ofrecer los productos sostenibilistas que el mercado está demandando.

Ante esta realidad, algunas compañías de automoción están ofreciendo programas de atracción y fidelización de talento, con el objetivo de superar la desigualdad entre la alta demanda de profesionales frente a la baja oferta. Otro punto a tener en cuenta es la formación en nuevas tecnologías de los ya profesionales que forman parte de la organización, para así crear un clima de confianza.  

Asimismo, los departamentos de Recursos Humanos del sector también deben de estar atentos a la oferta universitaria y buscar alianzas que permitan estar en contacto con nuevo talento especializado dispuesto a empezar su trayectoria laboral en empresas de la automoción, de esta manera también pueden acortar la brecha entre oferta y demanda.

En definitiva, la apuesta general por la sostenibilidad también obliga al sector de la automoción a ponerse al día con la tecnología que le permita ofrecer los productos que la sociedad demanda y, para ello, necesita profesionales cualificados.

¿Necesitas ayuda para afrontar estos retos?