Tiempo de lectura: 4 minutos.

El currículum es la herramienta principal con la que te vas a mover a la hora de buscar trabajo, un documento que dará muchas vueltas y llegará a muchas manos. Sin embargo, más allá de entenderlo como un simple documento escrito, merece la pena que te pares a pensar en él como un retrato fiel, no solo de tu perfil profesional, sino también de tu lado más personal, ya que esa simple hoja de papel también es un reflejo de tu actitud, tus motivaciones y tu forma de pensar.

Desde su misma estructura hasta el apartado estético, pasando por tu forma de escribir y tu elección de elementos organizativos, tu CV será, en muchos casos, el primer contacto directo que tendrás con una empresa, y, como tal, el encargado de causar la primera impresión. Sin embargo, no es el único elemento determinante. ¡Sigue leyendo y descubre los complementos imprescindibles para diferenciarte!

1.- Carta de presentación

Un elemento básico a la hora de darte a conocer. Como su propio nombre indica, es tu “presentación”: un saludo inicial con el que, si juegas bien tus cartas, podrás captar la atención de su destinatario de manera inmediata. Te dejamos varios consejos para que puedas redactar la tuya:

  1. Hazla breve y bien estructurada: intenta que su duración no exceda los cinco párrafos y su estructura sea precisa. Ten claras todas sus partes para poder condensar el máximo volumen de información.
  2. No repitas información: el texto que redactes en ella debe incluir datos similares a los de tu currículum, pero no iguales. Ten claro que es un elemento complementario y no caigas en el error de repetir la misma información.
  3. Libera tu faceta personal:  frente al modelo esquemático de los currículums, aprovecha la libertad narrativa de la carta. Ve más allá y habla también de manera cercana y personal. De tus pasiones, de tu motivación, y del valor humano que puedes aportar a la empresa.
  4. Cuida tu ortografía y redacción: parece una obviedad, pero es realmente importante que revises con calma lo que has escrito y consultes tus dudas con tu corrector de confianza. ¡No dejes que los fallos más simples echen a perder todo tu trabajo!

2.- Vídeo presentación

Una herramienta creativa y dinámica con la que podrás demostrar a la empresa tus habilidades comunicativas y tu creatividad.

Para elaborar tu vídeo presentación deberás preparar un guion conciso que tenga la misma estructura de la carta. Un escrito que, en la medida de lo posible, deberás memorizar y ensayar, pero trata de transmitirlo con naturalidad. De nuevo, intenta que la información que pongas sobre la mesa sea lo más variada posible respecto a los otros documentos y presta atención a que el resultado final no sobrepase los dos minutos.

Pero más allá del texto, esta es una oportunidad única para comunicar de forma no verbal. Tu actitud frente a la cámara, tu forma de vestir e incluso el plano y la iluminación que elijas para enmarcarte, hablarán de ti de igual manera que tus palabras. Pon especial cuidado en estos detalles para conseguir que tu presencia llene la pantalla.

Una vídeo presentación es, además, una fantástica oportunidad para demostrar tu creatividad. 

  • ¿Quieres darle dinamismo a tu grabación? Utiliza varios planos y muéstrate en distintas situaciones de trabajo. 
  • ¿Quieres demostrar tu manejo en la edición de vídeo? Elabora un montaje con animaciones e intertítulos para que la experiencia de visualización sea divertida y amena. 
  • ¿Sabes idiomas? ¡Demuéstralo con dos o tres frases! 

En resumen: ¡deja volar tu imaginación y brilla en lo que más destacas!

En la app de Randstad encontrarás una herramienta muy sencilla de utilizar con la que podrás subir una vídeo presentación de dos minutos de duración. No lo pienses más, ¡lo tienes al alcance de tu mano!

3.- Carta de recomendación

Durante toda tu vida, personal y laboral, has estado en contacto con muchas personas, y todas ellas han tenido una imagen distinta de ti y de tu manera de trabajar. Es de estas impresiones de donde surgen las cartas de recomendación: documentos externos redactados por antiguos contactos de empleos o centros de estudios pasados (docentes, compañeros/as o superiores) que valoran tu perfil basándose en el contacto que hayan tenido contigo.

Estas cartas pueden estar relacionadas con tu comportamiento en un ambiente laboral, o bien hablar de tus cualidades más personales y tus valores, y servirán para que la empresa cuente con una o varias opiniones sobre ti. Así podrán hacerse a la idea de cómo te vas a desenvolver trabajando con ellos, al igual que contarán con información sobre tus aptitudes, incluyendo aquellas que, bien por humildad o por pudor, quizás no redactes en tu propia carta de presentación. 

Una oportunidad fantástica para que tus actos hablen por sí mismos, según el impacto que hayan tenido en las personas con las que te has rodeado en tu día a día.

4.- Referencias profesionales

Un pequeño apéndice en tu currículum que va a permitir a la empresa ponerse en contacto directo con tus contactos laborales (los que tú elijas, claro) y así confirmar, no solo que la información que les has proporcionado es verídica, sino también que tu desempeño y forma de trabajar son los adecuados para el puesto de trabajo.

Redactarlas es sencillo, tan solo debes facilitar los datos de contacto de estas personas, la empresa donde trabaja y su relación laboral contigo en el pasado. Pero recuerda: antes de adjuntar una referencia profesional pide siempre permiso a las personas que hayas considerado. Al estar proporcionando datos de personales a terceros, siempre deberás contar con el visto bueno de toda la gente implicada.

Una vez tengas todas tus referencias, ordénalas según la importancia del trabajo que desempeñabas. Así tus empleos más destacados serán los más visibles y, por ende, los primeros con los que tus evaluadores contactarán.

Recuerda que en la app de Randstad encontrarás las mayores facilidades para ordenar todos estos complementos, incluyendo tus referencias profesionales, que podrás almacenar en el apartado Reference Check

¡No esperes más y haz despegar tu carrera laboral!