Tiempo medio de lectura: 6 minutos.

El incesante movimiento que se produce diariamente en el mercado laboral lleva a las empresas a sentir la necesidad de actualizarse en los procesos de selección de personal para conquistar al mejor talento. Aquí juega un papel determinante la gamificación, que se está convirtiendo en una de las destacadas tendencias para medir el potencial de los posibles futuros empleados.

¿Cómo aplicar la gamificación en la selección de personal?

En un contexto en el que la humanización de las empresas se antoja como un objetivo fundamental en las políticas de recursos humanos, surge la gamificación como un elemento estratégico para enriquecer los procesos de selección.

Poner el juego al servicio del talento es una fórmula relevante para atraer candidatos con perfiles más atractivos, incrementar la creatividad de los participantes y, sobre todo, mejorar la experiencia del usuario. Sin necesidad de hacer una gran inversión económica, las organizaciones pueden utilizar la tecnología para formar juegos dinámicos que lleven a los candidatos a sentirse tentados a participar. 

Para perfeccionar esta práctica, el juego se adapta con el fin de ajustarse a la vacante que se pretende cubrir, de manera que permite una mayor personalización del proceso. Por tanto, con la gamificación se accederá a un conjunto de profesionales que se sientan identificados con los valores de la organización, afianzándose así el primer paso para conseguir generar un mayor sentimiento de pertenencia a la empresa.

Además, se trata de un método inspirado en valores de competencia, que permite resaltar la importancia del trabajo en equipo, generando sinergias que terminarán siendo claves para generar un buen ambiente laboral. De esta manera, estamos ante una serie de factores esenciales para alcanzar el bienestar emocional del talento en su puesto de trabajo, un elemento con incidencia directa en los resultados de la organización.

Un facilitador para tu employer branding

El mayor de todos los retos de una empresa es el de atraer y fidelizar el talento. En este sentido, es fundamental establecer fórmulas que te permitan estar en una mejor posición para lograr ese objetivo. Esto no solamente consiste en cuidar la experiencia de los profesionales, sino también en proyectarla al exterior, desarrollando así el employer branding de tu organización.

La gamificación ayuda a que los profesionales mejoren su satisfacción en la realización de sus tareas diarias, lo que provoca que se sientan más motivados, comprometidos e involucrados con tu compañía. De esta manera, será más probable que decidan desarrollar su carrera contigo o, en caso de abandonar la empresa, quedarse con un buen recuerdo y convertirse en los mejores embajadores de marca.

La comunicación a nivel externo también juega un papel decisivo, ya que a través de los crecientes canales puedes visibilizar tus procesos ramificados y sus ventajas de cara al candidato para así mejorar la captación de talento. Por ejemplo, realizar vídeos en los que aparezcan mecánicas gamificadas de tu empresa pueden impactar de manera positiva al público.

Dentro del employer branding, uno de los principales criterios de los candidatos a la hora de elegir una empresa donde trabajar es que esta les ofrezca una buena formación, según nuestro informe Employer Brand Research 2019. En este campo, la gamificación también tiene mucho que decir, ya que hace más atractivos y dinámicos los procesos de aprendizaje, incentivando también las tareas en equipo y la competitividad sana.

Principales técnicas gamificación

Con el fin de lograr el éxito en el proceso de reclutamiento de personal, las organizaciones deben plantearse, en primer lugar, un objetivo claro: concienciar a todos los miembros de la empresa de la importancia que tiene la gamificación para permitir su correcta implementación.

Con todo ello, el siguiente paso será decidir qué técnica utilizar entre las distintas dinámicas de juegos con el fin de destacar en sus candidatos los aspectos que más interesen. ¡Conoce alguna de las técnicas que favorecen una mejor selección de personal!

  • Barras de progreso: cumple un papel esencial en la gamificación, ya que ayuda a los candidatos a poner el foco en los objetivos y maximizar el nivel de esfuerzo. Esta técnica proporciona a la organización un feedback rápido sobre la tarea realizada, mostrando el progreso del candidato. Un recurso eficaz para motivar al candidato a alcanzar el objetivo final.
  • Tablas clasificatorias: es una técnica esencial para identificar a los mejores candidatos, ya que incluye una clasificación con objetivos y tareas predefinidas. Sirve para potenciar la competitividad, con el afán de mejorar y escalar puestos en el ranking, animando así a los candidatos a maximizar su potencial.
  • Recompensas: tiene como finalidad satisfacer la necesidad de los candidatos de sentir que lo están haciendo correctamente. Por ello, con la utilización de esta técnica se tratará de buscar diferentes alternativas para estimular a los candidatos en función de los objetivos y tareas que vayan realizando.

En definitiva, la gamificación es uno de los términos más al alza en el mundo empresarial, por su manera de cambiar la forma de concebir los procesos de reclutamiento y selección de personal en el mundo actual, permitiéndole a la empresa potenciar su marca como innovadora y creativa y, a su vez, prever conductas futuras de los candidatos y sus talentos ocultos.