motivacion-busqueda-empleo-880x450.jpg
La determinación, la actitud positiva y el conocimiento de uno mismo, son aspectos clave para la búsqueda de empleo que pueden llegar a aprenderse.

Buscar empleo es también un trabajo. Es tan absorbente y requiere tanto tesón y esfuerzo como una ocupación a tiempo completo.

El arte de buscar empleo combina múltiples factores que pueden ser claves, como el ciudado por detalles a los que habitualmente no se les presta importancia, la determinación, la actitud positiva o el conocimiento de uno mismo y de los que pueden llegar a constatarnos, tanto en persona como en el mundo online.
La base del éxito en tu búsqueda es la motivación.
De la fuerza de voluntad a la motivación propia
La mayoría de las metodologías de gestión del tiempo orientan sobre los pasos a seguir para ser más eficaces pero, habitualmente, incitan a ser más productivos en base a la fuerza de voluntad en lugar de la motivación propia.
El paradigma es la motivación como motor, y la capacidad de análisis como deteector de mejoras.
Ley Pareto y búsqueda de empleo
De manera curiosa, entra en juego la llamada Ley de Pareto, también conocida como 80/20.

Este principio fue enunciado por primera vez por el matemático Vilfredo Pareto, quién planteaba que el 20% de las acciones son las causantes del 80% de los resultados.

La Ley Pareto puede ser altamente últil como método de aumentar la productividad personal.

Obliga a buscar la eficiencia en las acciones emprendidas (descartando aquellas en las que se invierten esfuerzos y tienen bajos resultados) con el objetivo de potenciar la cantidad y calidad de resultados que ocasionan.

El paradigma es la motivación como motor y la capacidad de análisis como detector de mejoras. ​

Este principio se ha aplicado en numerosos campos sociales, como la poítica, el consumo de recursos energéticos e incluso, las redes de telecomunicaciones.

Más recientemente, la regla 80/20, se ha adaptado a diversas áreas profesionales como la ingeniería de software o las auditoriías financieras, como método para la optimización de recursos y la rápida obtención de resultados.

¿Cómo aplicar esta Ley directamente a la búsqueda de empleo?
En primer lugar, a la hora de elaborar un currículum céntrate en algo que te haga destacar del resto, buscar la diferenciación.
Por ejemplo, puedes creear una carta de presentación más eficaz, o trabajar tu marca personal.
En cuanto a al envío de candidaturas, pon el foco en aquellas en las que tengas más posibilidades por ajuste del perfil y cumplimiento de requisitos mínimos.
Y tú, ¿cómo optimizas tu tiempo?


​​​

​​