entrevista Luis Manuel González | Roche Farma | newsletters especialidades Enero 2018 | Química-Farma
Luis Manuel González, director de RRHH de Roche Farma

Roche Farma tiene sede central en Madrid y cuenta con un centro logístico y un centro de servicios compartidos que dan soporte informático a nivel mundial. En Sant Cugat del Vallés (Barcelona) se encuentran las sedes de las divisiones de Diagnóstica y Diabetes Care.

 

¿Qué papel juegan los empleados de Roche en la sostenibilidad de una empresa centenaria como la suya?
Nuestros empleados hacen posible nuestro negocio. Su dedicación y compromiso para traducir la innovación científica en mejoras para la vida de los pacientes ha permitido a Roche estar a la cabeza de la industria durante más de un siglo. Ellos son los que descubren, desarrollan y fabrican nuestros medicamentos y hacen que lleguen a los pacientes. Nuestros empleados dan vida a nuestro propósito como compañía.

 

A través de sus programas de prácticas, desde 2012 han pasado por Roche 350 becarios. Un 30% de ellos se ha incorporado después a la empresa. ¿De qué otras maneras incorporan el talento a sus filas?
Para perfiles con experiencia utilizamos la búsqueda directa con nuestros propios recursos del departamento de RRHH. Para ello utilizamos como principales fuentes de reclutamiento el portal de empleo de nuestra web y LinkedIn. En momentos puntuales, debido a puntas de trabajo, perfiles muy especializados, etc., recurrimos a la ayuda de empresas consultoras. También tenemos un programa de candidatos referenciados por nuestros empleados con el que retribuimos a aquellos que nos presentan buenos candidatos que finalmente son seleccionados.

 

¿Cómo fidelizan, después, ese talento?
Creo que no tenemos una fórmula mágica. Intentamos hacer bien nuestro trabajo, que es ofrecer a nuestros empleados una propuesta de valor sólida. Esta está compuesta por una mezcla muy potente de factores “higiénicos” tales como una compensación en línea con las mejores empresas del sector, beneficios sociales, oportunidades de desarrollo para todos y un entorno de trabajo saludable; y factores más emocionales como nuestra cultura y excelencia científica y, por supuesto, nuestro propósito como compañía, “Doing now what patients need next”.

 

¿Qué papel juegan la formación y el desarrollo en esta Employee Experience?
Nuestra filosofía en esta materia implica una fuerte colaboración y corresponsabilidad de empleado, jefe y RRHH. La principal responsabilidad recae en el propio individuo. Cada uno es responsable de su propio aprendizaje y desarrollo. El jefe tiene una responsabilidad casi igual de importante por cuánto tiene que apoyar a su colaborador en su desarrollo con feedback y coaching, pero también con recursos. Y RRHH debe facilitar las herramientas necesarias. Nuestro modelo de desarrollo profesional se basa en el equilibrio de las tres E: Educación, Exposición y Experiencia.

 

Roche prioriza la salud de millones de personas en todo el mundo, pero… ¿cómo buscan el bienestar de sus empleados?
En Roche gestionamos la seguridad, salud y bienestar de los empleados con la misma responsabilidad y rigor con los que gestionamos la calidad de nuestros medicamentos y la eficacia de nuestras actividades comerciales. Es una función clave de nuestro negocio y para ello disponemos de una organización tanto a nivel global como local que se preocupa de ello. Entre sus actividades hay campañas de prevención de riesgos; reconocimientos ginecológicos, cardiovasculares o de visión; vacunación contra la gripe; fisioterapeuta, actividades deportivas, gimnasio, etc.

Un ejemplo es el programa Live Well, que promueve la cultura de preocupación por la salud y el bienestar entre los empleados. Durante una semana al año se desarrollan diversas actividades en 140 centros de trabajo de Roche en 80 paises para animar a los empleados a identificar riesgos en el trabajo diario con el fin de minimizarlos, promover el bienestar, compartir experiencias positivas, etc.

 

A través de ‘Voluntarios por la Integración’, 50 personas del equipo de Finanzas y Operaciones trabajan en la integración de las personas con discapacidad. ¿A través de qué dinámicas lo hacen?
Roche e Inserta Empleo han unido fuerzas con el objetivo de impulsar el acceso al mercado laboral de las personas con discapacidad bajo el proyecto piloto ‘Voluntarios por la Integración’. La iniciativa, que comenzó a principios de 2017, se basa en un plan de formación individualizado que busca que personas con discapacidad desarrollen competencias relacionadas con el emprendimiento y la búsqueda de empleo, así como habilidades vinculadas al programa Excel y al inglés.

 

Este año han revalidado su título de empresa más sostenible del sector salud según el índice Dow Jones. ¿Cómo abrazan sus empleados esta sostenibilidad que la compañía considera estratégica?
Sostenibilidad significa alinear los objetivos de los individuos con los intereses de la sociedad. Nuestro énfasis en la sotenibilidad nos permite expandir nuestro negocio al tiempo que minimizamos la huella ecológica. Nuestros empleados lo entienden como una de las señas de identidad de Roche y colaboran en esta dirección estratégica asumiendo las políticas de la compañía y participando en las múltiples campañas que organizamos.

 

¿Qué retos le esperan a usted como director de Personas en el corto plazo?
El principal es responder con la agilidad necesaria al entorno cambiante. El negocio está en continuo cambio (innovación, requerimientos, competencia, cumplimiento de normas y códigos éticos, transparencia, eficiencia en el uso de los recursos) y la forma de trabajo también está cambiando al mismo tiempo (globalización, digitalización…). Todos estos cambios requieren que seamos más agiles como organización. Y ello exige que tengamos los profesionales adecuados, con las competencias necesarias, motivados y comprometidos con el proyecto de compañía.