Outdoor Training | 880

Las necesidades de las empresas actuales han conformado el nuevo mercado del conocimiento, donde el talento es el capital más valorado y requerido por las compañías. Estas deben centrarse en buscar nuevos métodos para retenerlo y llevarlo a alcanzar su máxima productividad.

En esta búsqueda entra la idea del outdoor training: una herramienta de formación empresarial basada en dinámicas y juegos al aire libre. De este modo, se sirve de una educación experiencial para que los profesionales apliquen estrategias de equipo que ayuden posteriormente a mejorar la actividad laboral.

No se debe confundir con actividades de Team Building, ya que, más allá de pretender que se creen lazos con los compañeros a través de actividades lúdicas en equipo, el outdoor training busca que las habilidades emocionales vayan de la mano del entrenamiento de las capacidades lógicas para la resolución de problemas.

El diseño de las actividades que se llevan a cabo debe estar personalizado para poder adaptarse a las necesidades de cada equipo profesional. Las dinámicas pueden ser muy variadas: escalada, espeleología, gymkanas, supervivencia en la naturaleza, etc.

Esta técnica surge en Estados Unidos y Gran Bretaña después de la Segunda Guerra Mundial. Una vez vivida la experiencia militar, muchas escuelas decidieron aplicar ciertos conceptos de ésta con el objetivo de diseñar modelos que mejorasen las relaciones entre los compañeros de trabajo. En un primer momento, estaba enfocada a directivos y jefes de empresas, pero posteriormente se fue extendiendo hacia todos los escalones de la jerarquía, al comprobarse lo beneficioso que resultaba fomentar las relaciones interpersonales en la resolución de conflictos.

 

¿Cuáles son las ventajas del outdoor training?
En el outdoor training se trabajan habilidades relacionadas tanto con el trabajo más técnico como con la creatividad y la gestión emocional, por lo que influye directamente en:

– Mejora de la comunicación y del trabajo en equipo. Las actividades propuestas requieren que los empleados colaboren entre sí, conociéndose y empatizando entre ellos. Esto se traduce en que existirá una mejor comunicación en el día a día laboral. Cuanto más pequeños sean los equipos (5 ó 6 personas sería lo ideal), mayor implicación y compañerismo habrá entre los participantes.

– Crecimiento del compromiso con la empresa. Al incentivar el nivel de implicación con los compañeros, también se trabaja, indirectamente, el grado de compromiso que se tiene con la empresa. En estos tiempos, en los que retener el talento es básico, resulta clave conseguir que los profesionales se sientan motivados en la compañía. Estas dinámicas incentivadas por la empresa entrarían dentro de lo que se conoce como salario emocional: las retribuciones no económicas que el trabajador obtiene con el fin de incentivar el ambiente laboral.

– Aumentar la resistencia al estrés. Las tareas realizadas durante el outdoor training requieren habilidades y esfuerzos por parte de los participantes, que deben resolver los conflictos planteados y hacerlo en un tiempo limitado. Realizar este esfuerzo con una buena motivación logra que los empleados desarrollen mayor resistencia al estrés, permitiéndoles trabajar bajo mayores niveles de presión.

– Creatividad. Los retos propuestos no se solucionan de una manera mecánica o automática, sino que será necesario utilizar la lógica y la creatividad para encontrar caminos que lleven a la solución más eficaz. El brainstorming, el brainswarming y otras técnicas de impulso creativo se podrán practicar durante estas actividades de tal manera que, los equipos estén más acostumbrados a ellas cuando, dentro de su día a día, tengan que ponerlas en práctica.

– Promoción la cultura del aprendizaje. La nueva cultura del aprendizaje se centra en encontrar nuevas formas de capturar y aprovechar la imaginación en un mundo en constantes cambios: así lo describe el famoso comunicador Douglas Thomas, coautor de “A new culture of learning”. A veces, cuando un profesional se encuentra en un puesto estable y ya ha dejado de estudiar, tiene la sensación de que, de alguna forma, ha dejado de aprender. Sin embargo, ser conscientes de que aprender es un ciclo que no se cierra es algo muy importante. El outdoor training se enfoca, principalmente, hacia el aprendizaje inductivo, aquél en el que se aprende haciendo y descubriendo las cosas por uno mismo.

 

El futuro de la formación
El mundo de la enseñanza está viviendo actualmente una revolución en cuanto a sus objetivos y técnicas de aprendizaje.

Uno de los aspectos más relevantes de este nuevo enfoque es la importancia de la experiencia propia para que los conceptos calen realmente en la persona. Algunas de las principales técnicas que se están empezando a implantar y de las que el outdoor training se nutre son las siguientes:

– Trabajo por proyectos. Este método pretende impulsar el aprendizaje colaborativo, favoreciendo la cooperación dentro de un equipo y desarrollando valores como la tolerancia, la iniciativa y el pensamiento crítico. Mediante la creación de proyectos, se le ofrece al grupo la información y herramientas necesarias para adquirir los conocimientos a través del trabajo experiencial.

– Flipped Classroom. Esta propuesta invierte el orden tradicional de las clases, de tal forma que los alumnos aprenden individualmente los conceptos para, posteriormente, ponerlos en común con el resto del grupo y, de este modo, resolver dudas y enriquecer el proceso de aprendizaje.

– Aprendizaje basado en problemas (ABP). Este planteamiento nace de la idea de exponer en primer lugar un problema o conflicto, el cual deben resolver las personas sin haber obtenido información previa. El proceso de resolución se va guiando de tal forma que se tengan los recursos necesarios para poder solucionar los planteamientos de forma autosuficiente.

– Gamificación. Este proceso tiene como objetivo final aprender a través de distintas actividades lúdicas, basado en la teoría de que la diversión favorece notablemente la adquisición de nuevos conocimientos.

– Design Thinking. Por último, esta técnica recoge casos reales que deben ser solucionados a través de distintos métodos de creación de ideas. Se utiliza cada vez en más empresas con el fin de fomentar la innovación y la originalidad, ya que se centra en el diseño de las soluciones y no tanto en el resultado final.

 

Las distintas metodologías de formación que surgen están beneficiando notablemente al funcionamiento de las organizaciones empresariales. La dinámica del outdoor training recoge todas ellas, permitiendo que los profesionales adquieran habilidades y conocimientos que, posteriormente, los ayuden a afrontar de forma más eficiente su vida laboral.

Y tú, ¿qué opinas sobre esta nueva tendencia?