Motivos para cambiar de empleo

Tiempo de lectura: 5 minutos.

¿Por qué cambiar de trabajo?

Existen, por tanto, una serie de razones por las que plantearse iniciar una nueva etapa laboral, en otra empresa, con nuevos ambientes y compañeros. ¿Cuáles son las principales? ¡Descúbrelo en las siguientes líneas!

  • Disconformidad salarial: Según el estudio Employer Brand Research 2022 de Randstad el principal factor que influye a la hora de decidir cambiar de empleador es una retribución económica que no se ajusta a las necesidades de los empleados. Por esta razón, en ocasiones, se crean una serie de frustraciones que favorecen el cambio.
  • Estancamiento: No tener posibilidades de crecimiento dentro de una compañía o esperar una promoción que no llega, es otro de los motivos por el que los profesionales deciden cambiar de empresa. El estudio de Randstad destaca que un 27% de los empleados tienen intención de cambiar a una empresa nueva.
  • Insuficientes posibilidades de formación: Muchas personas esperan seguir formándose con el desarrollo de su actividad profesional, sin embargo, esto no ocurre en todos los casos. El informe Employer Brand Research 2022 revela que este punto es más importante entre las personas de 18 y 24 años.
  • Insatisfacción laboral: Esa insatisfacción puede venir generada, en parte, porque no se cumplen los atributos que, según el estudio de Employer Branding, son los más valorados por los trabajadores como la conciliación de la vida laboral con la familiar, ambiente de trabajo agradable y la seguridad laboral.

¿Cuándo es el mejor momento para cambiar de trabajo?

Dar el primer paso no siempre resulta una tarea fácil, sobre todo cuando se trata de tomar decisiones importantes. En este punto, cabría destacar que no existe una edad concreta o un momento idóneo para lanzarnos a cambiar de trabajo sino que lo importante - y lo que nos ayudará a reducir riesgos- es tener claros cuáles son los motivos por los que queremos cambiar de trabajo y contar con las habilidades y la formación transversal tan bien valorada por las organizaciones.

Antes de tomar una decisión es importante que nos paremos a pensar si el cambio viene motivado por una serie de circunstancias que nos generan insatisfacción e incertidumbre en ese instante como por ejemplo: un mal ambiente de trabajo a causa de un conflicto con los compañeros, rechazo de aumento de salario o sufrir estrés puntual por un proyecto. En este caso hay que ser conscientes de que se trata de motivos circunstanciales y que pueden no ser el mejor indicador de cambio ya que finalmente se solventará.

Sin embargo, puede venir provocado por otros motivos más estructurales como por ejemplo: falta de motivación a causa de la rutina, la organización no apuesta por planes de carrera y desarrollo de sus empleados o el ambiente de trabajo no es el más óptimo. En este caso, se trata de situaciones permanentes que sí que pueden servir de indicadores para plantearnos un cambio en nuestra trayectoria profesional.

Aunque la decisión de cambiar de trabajo debe responder, principalmente, a motivos profesionales también es importante tener en cuenta otros factores más personales como la situación económica o familiar en la que nos encontramos. Por ejemplo, según el estudio de Employer Branding de Randstad, la conciliación profesional y familiar es el segundo criterio más importante a la hora de elegir una empresa. Por lo que quizás en esta línea, sea interesante plantearse cambiar a una empresa donde se tengan en cuenta estos factores y ofrezcan la oportunidad de teletrabajar o buscar oportunidades de empleo de media jornada que permitan cumplir con estos objetivos.

¿Qué ventajas tiene cambiar de empleo?

También es interesante analizar qué ventajas pueden presentarse una vez tomada la decisión de cambiar de trabajo. Éstas pueden ser algunas de ellas:

  • Recuperación de la iniciativa y la motivación: llegar a un lugar nuevo ayuda a mantenerse activo, atento y, en gran medida, participativo. O, lo que es lo mismo, contribuye a que los empleados recuperen la motivación y la iniciativa.
  • Desarrollo de nuevas aptitudes: cambiar de trabajo es una oportunidad para seguir aprendiendo y desarrollando aptitudes y capacidades intelectuales, con el consiguiente aumento de autoestima y satisfacción personal que esto conlleva.
  • Flexibilidad: la flexibilidad generada por la necesidad de adaptación a nuevas compañías y nuevas formas de trabajar, de personas que han ido cambiando de empresa a lo largo de su trayectoria profesional, se convierte en un factor diferencial respecto de los trabajadores que han permanecido vinculados durante años a la misma compañía.
  • Orientación profesional: en muchas ocasiones, es necesario haber trabajado en diferentes empresas y/o puestos para encontrar el empleo que realmente se ajuste a nuestras preferencias y habilidades. A mayor experiencia en diferentes empresas y tipos de trabajo, mayor criterio para determinar hacia dónde queremos enfocar nuestra carrera profesional.

Qué tener en cuenta antes de cambiar de empleo

Perpetuarse en el mismo puesto o con la misma compañía demasiado tiempo, puede provocar que se pierdan oportunidades de promoción profesional y de mejoras en la situación económica, tal y como indica un estudio publicado en la revista Fortune.

En un mundo laboral dinámico, cambiante y exigente, las empresas valoran especialmente la diversidad de aptitudes y la capacidad de adaptación, lo cual queda de manifiesto en aquellas personas que pueden presumir de haber participado en diversos proyectos y realizado diferentes trabajos. Esto significa que conocen el modus operandi de varias compañías y poseen una visión más amplia y global del panorama laboral actual.

Sin embargo, tampoco hay que pasar por alto la fidelidad y el compromiso con una empresa o una fuerte implicación con la filosofía y valores de la marca. Si uno se mantiene en un puesto, obtendrá cada vez más experiencia y conocimiento en el desempeño de las tareas relacionadas con su trabajo.

Esto proporciona una gran capacidad analítica sobre dicha empresa (que una persona recién llegada aún no ha podido desarrollar), por lo que se favorece la orientación del trabajo a la obtención de resultados de la propia compañía. Unas cualidades que, según Randstad Professionals, tienen los trabajadores más buscados y valorados por los empleadores.

Las organizaciones tienen muy en cuenta, por tanto, a los trabajadores que demuestran responsabilidad en su puesto y se sienten parte de la empresa; aportan una visión estratégica valiosa que les permitirá optar a puestos de responsabilidad.

¿Qué debo hacer para cambiar de trabajo?

Lo primero es perder el miedo a cambiar de trabajo en cualquier momento de tu carrera, siempre que la decisión se haya tomado de forma premeditada. Cierto es que en España continúa muy presente la creencia de “mismo trabajo para toda la vida”, pero los últimos datos del informe de Randstad revela un cambio en esta tendencia ya que más del 40%, tras la pandemia del COVID-19, tienen la intención de cambiar de empresa.

Eso sí, conviene estar preparado para cuando llegue el momento de cambiar de trabajo. Tenemos que entrenar y desarrollar tanto nuestras soft skills como las hard skills para lograr así aumentar nuestra empleabilidad y las posibilidades de incorporarnos a una nueva empresa. Es importante contar con un hilo argumentativo sobre cuáles son los motivos del cambio, qué proyecto estás buscando, cuáles son tus expectativas, cuáles son nuestras competencias etc.

Y tú, ¿has pensado en cambiar de trabajo? ¡Regístrate en nuestra web y te ayudamos a encontrar el empleo que buscas!