Tiempo de lectura: 6 minutos 

Los cambios estructurales, tecnológicos y de emplazamiento que se han originado en las empresas a raíz de la crisis sanitaria, han generado nuevas necesidades en los trabajadores. Escucharlas y actuar en consecuencia es clave para que lograr que se sientan cómodos en sus nuevas circunstancias y puedan mantener su rendimiento y satisfacción.

Adaptar la estrategia de employer branding a las nuevas demandas de los trabajadores se ha convertido en una necesidad para mantener la actividad y el estatus en el mercado, e incluso se ha convertido en una oportunidad para mejorar y priorizar el bienestar de los trabajadores.

¿Cómo se ha redefinido el trabajo durante la crisis?

Debido a la incertidumbre constante en la que se mueven las empresas, la gestión empresarial y los propios trabajadores tuvieron que adaptarse a nuevas formas de trabajo que, más que emerger, se han potenciado:

  • El teletrabajo

Los profesionales se han tenido que adaptar a marchas forzadas a una nueva realidad laboral para mantener la actividad, y el teletrabajo fue una de las medidas más populares. Su implementación ha sido un reto tecnológico y técnico, pero un completo éxito. Según el informe de Randstad Sourceright Talent Trends Covid-19 Surveillance, el 46% de las empresas considera que ha aumentado su productividad con el teletrabajo.

Esta nueva tendencia ya está teniendo un impacto en la forma de buscar talento y conservarlo. Con la ruptura de la barrera geográfica se abre un nuevo mundo en el que las empresas pueden contratar a los profesionales mejor cualificados con independencia de su lugar de residencia.

  • Aceleración de la digitalización

La creciente digitalización de los procesos, que ya se venía experimentando previamente a la llegada del Covid, ha hecho que las empresas movilicen sus recursos y esfuerzos de forma rápida y eficaz. A raíz de esta situación, las empresas se han hecho más conscientes de sus necesidades digitales y se han dado cuenta de lo necesario que era implantar iniciativas a gran escala para capacitar a sus trabadores en esta área. Además, los propios líderes reconocen necesitar más competencias digitales para dar soporte a sus equipos. Según el informe de Randstad Sourceright, un 64% de los líderes encuestados afirman necesitar más habilidades específicas para favorecer la rápida adopción de la digitalización.

  • Employer Branding

Al reto de desarrollo tecnológico hay que sumarle el reto humano. Escuchar a los trabajadores y averiguar sus necesidades para que su visión de la empresa continúe siendo positiva, y mantener su bienestar en el centro de la cultura empresarial, ha sido todo un desafío para las empresas en este último año.

Según el informe de Randstad, un 42 % de los entrevistados afirma que ha mejorado el employer branding de su empresa en la época de crisis. Esto se debe principalmente a que el teletrabajo ha sacado a la luz algunas ventajas adicionales como la flexibilidad y la conciliación, y las nuevas formas de colaborar a través de herramientas digitales que han mejorado su experiencia y la imagen de la empresa. Son mejoras que muchos líderes esperan mantener tras la pandemia, ya que son la respuesta a las nuevas necesidades surgidas por parte de los profesionales.

Las prioridades del employer branding en la era covid

Ante la incertidumbre que vivimos, las empresas deben, más que nunca, escuchar a sus empleados y potenciar su estrategia de employer branding para fortalecer la imagen de marca y fidelizar a sus profesionales, ya que de ellos depende el rendimiento y productividad.

Mostrar un compromiso hacia la plantilla en un momento de crisis, a través de una sólida responsabilidad corporativa y fuertes valores, ha sido una de las mejores estrategias.

Las prioridades del employer branding han evolucionado porque han surgido nuevas necesidades, como en énfasis en la seguridad sanitaria, o el respaldo en el día a día en el teletrabajo.

  • La seguridad

Según los líderes encuestados del informe de Randstad Sourceright, sus nuevas políticas de employer branding para garantizar la seguridad de sus empleados se han focalizado en:

  1. Reducir las reuniones físicas con el uso de las videoconferencias.
  2. Proporcionar mascarillas y desinfectante para manos a todos los empleados en la oficina.
  3. Exigir cuarentenas para aquellos infectados o sospechosos de estarlo.
  4. Crear un plan claro y conciso para todos
  5. Reducir el número de los viajes a los mínimos indispensables.
  • El apoyo a los trabajadores en remoto 

La falta de contacto humano y la complicada situación que atravesamos ha puesto de manifiesto la necesidad de apoyar a los trabajadores que desempeñan su trabajo desde casa.  Según el informe, los líderes han optado por realizar videollamadas recurrentes para mejorar la comunicación, tutorías de seguimiento de los empleados y ciclos de networking con otras compañías para continuar aprendiendo.

  • El proceso de offboarding

Otra de las cuestiones que siempre debe tener en cuenta la estrategia de employer branding, es el momento de offboarding, que resulta especialmente crítico si debe desarrollarse de forma online. Cuidar la experiencia del talento significa hacerlo de principio a fin, y es de especial importancia que aquellas personas que, por unos motivos u otro,s deban dejar la compañía, se lleven la mejor impresión posible. Un 48 % de las empresas han optado por soluciones de outplacement, que sirven para acompañar al talento hacia su nueva etapa laboral, a través de programas de recolocación y servicios de orientación profesional.

3 claves para mejorar la experiencia del talento

En este nuevo paradigma surge la necesidad de mejorar la experiencia del talento para fidelizarlo y, de cara al exterior, ofrecer una imagen positiva y atractiva para el talento.

Para esto hay tres claves esenciales que harán que mejore tu estrategia de employer branding.

  • Flexibilidad laboral

Con el teletrabajo, muchos trabajadores se han visto abocados a compaginar su labor profesional con la familiar en el mismo espacio. Ayudar a tus empleados a conciliar ambas partes de la vida hará que estén más comprometidos.

Adoptar una jornada laboral flexible es proporcionar facilidades a tus empleados para que estén lo más a gusto posible y rindan al máximo.

  • Explora herramientas y técnicas de colaboración

La mayoría de las organizaciones se han adaptado al trabajo en remoto, pero seguramente no estén todos los cabos atados y se puedan realizar mejoras técnicas que hagan más fácil el desarrollo de la labor desde casa.

Hay que pensar cómo la empresa puede mejorar e invertir en tecnología que facilite la conectividad, la transparencia y, por supuesto, la productividad de su equipo.

  • Detecta sus necesidades

No te quedes solo en la parte tecnológica, avanza más allá e investiga las posibles necesidades y demandas que pueden surgirle a tu equipo, tanto en casa como en la oficina.

Mejora la comunicación con ellos y muéstrate abierto a escucharlos. Puede ser de forma directa o a través de encuestas para conocer su opinión, mantener un engagement constante y estar al día de sus demandas.

Adaptar la estrategia de employer branding a las necesidades cambiantes y a la complejidad de la situación actual para garantizar la mejor experiencia de los empleados se ha convertido en algo esencial en este último año. Los trabajadores son los que mantienen la productividad de la empresa. Por eso hay que escucharlos y dar respuesta a sus necesidades, ahora, más que nunca. Si todavía no has redefinido tu estrategia de employer branding, ¡contacta con nosotros y mejora tu reputación!