Confiable, inmediata y eficiente, estos adjetivos definen la atención médica que esperan brindar la parte de la generación millennial dedicada al ámbito de la salud. Asimismo, como pacientes, estos jóvenes tienden a ver a los médicos como un último recurso para resolver sus problemas, ya que recurren con más frecuencia a internet para consultar e indagar en portales médicos sus síntomas. Esta decisión es, en parte y a modo general, en respuesta a los largos tiempos de espera para las citas y la inseguridad que genera desconocer el origen de las patologías.

Según datos facilitados por Acuram HealthCare en su artículo “Instagram y healthcare, una relación con muchas ‘stories’ que contar”, el 70% de los usuarios de Instagram reconoce buscar información médica a través de un hashtag”. Sin embargo, en el sector salud tan sólo “un 5% de las compañías utiliza este canal en su estrategia digital para pacientes”. De esta manera, a las empresas farmacéuticas, laboratorios y proveedores de atención médica se les presenta un gran reto: hacer llegar su proceso de digitalización a los medios sociales más utilizados.

Pacientes de Instagram

En gran medida, los usuarios de instagram que acuden a buscar respuestas en temas de salud comparten una serie de características:

– No son especialistas ni tienen conocimientos médicos.

– Buscan información sobre enfermedades, medicamentos, médicos, centros y profesionales sanitarios, estilo de vida y bienestar.

– Comparten información y se sienten cómodos a la hora de hablar de sus experiencias con tratamientos.

Esta estrategia de involucrar a “patients influencers” para implicar al paciente digital con historias de éxito en tratamientos y contenido sobre la mejora de la calidad de vida supone una gran ventaja y se conoce como Multichannel HealthCare. Por supuesto, la comunicación ha de ser delicada y cumplir con las buenas prácticas antes de publicar o compartir cualquier contenido.

 

Doctores Healthcare Tech

Los nuevos licenciados en medicina y profesionales del sector farma viven en un mundo mucho más conectado que generaciones previas y esto les ha enseñado a potenciar la innovación y la comunicación. Estos nuevos escenarios pueden servir (y sirven cada vez más) a construir puentes que conectan con los pacientes de manera directa y concisa.

Los millennials han demostrado en muchas ocasiones que no les supone un gran reto la evolución natural del proceso de digitalización de las compañías, ya que han crecido en una etapa en la que el proceso tecnológico es constante y muy rápido. Se han adaptado a usar nuevos dispositivos, siempre abiertos a seguir aprendiendo.

Todas estas habilidades son precisamente lo que el sector de la medicina busca debido a que cada vez más se incorporan en la rutina diaria de cualquier profesional sanitario sistemas electrónicos que pretenden contribuir en el trabajo por mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Por todo ello, tanto los doctores como los pacientes millennials están revolucionando los sistemas más tradicionales de la industria. Esta generación está, asimismo, desafiando los límites y yendo más allá de lo establecido hasta ahora en toda temática digital, no temen al cambio porque son mucho más conscientes de los beneficios que pueden traer consigo a toda la sociedad.

 

El futuro de la industria farmacéutica en un mundo digital

Los millennials están facilitando también la digitalización de las empresas farmacéuticas porque creen en la idea de que recopilar y organizar datos impulsará a todos los integrantes de la industria en adoptar el cambio digital. El reto reside en empoderar a los profesionales en el uso de las nuevas tecnologías para mejorar la atención, la productividad y la eficiencia de toda la organización de cara al paciente.

Según lo comentado anteriormente, la tendencia actual sitúa, por un lado, a los pacientes en consumidores gracias a la cantidad de información de ámbito sanitario que tienen a su alcance, al igual que cada vez están más comprometidos con su salud. Por otro, la medicina de precisión está cada vez más presente en la sociedad. Todos los datos que se obtienen de los pacientes permitirán prevenir y diagnosticar una enfermedad, así como pronosticar la respuesta al tratamiento. 

En definitiva, el impacto digital promoverá que la industria farmacéutica avance hacia nuevos modelos de negocio y una mayor colaboración. Es por este motivo, que las empresas puedan empezar a combinar su conocimiento del sector con la capacidad de asumir y analizar nuevas tendencias basadas en aspectos digitales. Todo ello, en parte, gracias a la llegada de talento millennial.