covid 19, salud y seguridad

Tiempo de lectura: 4 minutos.

Una de las lecciones más valiosas que las empresas pueden aprender del COVID-19 es la importancia de contar con protocolos de salud y seguridad exhaustivos para proteger a tu plantilla. La mayoría de las empresas ya han tomado medidas activas para reducir al mínimo el riesgo de infección, haciendo que sea lo más seguro posible que las personas vuelvan al lugar de trabajo si no pueden trabajar a distancia.

Si todavía no es posible que tus empleados vuelvan al lugar de trabajo, es una buena idea formar un equipo multidisciplinar que incluya a los altos cargos, a Recursos Humanos, al departamento jurídico, a los principales jefes de departamento y a los representantes de los trabajadores para crear un plan de reincorporación al trabajo. Este equipo trabajará en conjunto en la elaboración del plan, así como en la supervisión de su aplicación y en el seguimiento de su impacto. Si su empresa necesita reconfigurar las instalaciones para mantener los requisitos de distanciamiento físico entre los empleados, también puede ser útil contar con orientación externa, como expertos o profesionales de la salud pública. Su plan de reincorporación al trabajo debe ser flexible, ya que las directrices y recomendaciones pueden cambiar por orden de los gobiernos nacionales, las autoridades sanitarias regionales y los municipios locales, y también debe incluir sistemas de control.

Otra buena práctica es aplicar un sistema de controles para abordar los riesgos de seguridad identificados que estén relacionados con el virus en el lugar de trabajo, como por ejemplo:

  • Controles técnicos y empresariales: distanciamiento físico y barreras físicas
  • Controles administrativos: ajustar los procedimientos y las políticas para reducir el riesgo
  • El uso de equipos de protección individual (EPI)

Los requisitos de distanciamiento físico van más allá de las interacciones entre los empleados y pueden aplicarse a las interacciones con los consumidores, proveedores, clientes, miembros del público, etc. También es imperativo formar a los empleados sobre cómo utilizar correctamente los EPI, incluyendo su uso, ajuste, mantenimiento, limpieza y eliminación, así como sus limitaciones.

Además, las empresas deben crear un plan de control que incluya procedimientos sobre cómo tratar a los empleados o clientes que presenten síntomas de COVID-19.

Las cosas que hay que tener en cuenta son:

  • Los procedimientos de aislamiento y transporte a casa
  • Qué hacer si un empleado o cliente da positivo en la prueba de COVID-19 después de estar en el lugar de trabajo
  • Cómo notificar a los empleados y a los clientes la posible exposición
  • Los requisitos para notificar a las autoridades sanitarias provinciales acerca de los casos positivos de transmisión de COVID-19 en el lugar de trabajo

En medio de la incertidumbre actual en torno a la futura propagación y gestión del virus, el equipo de planificación de la vuelta al trabajo debe permanecer unido para supervisar la evolución de la situación hasta que haya una clara confianza en que cualquier recuperación de la pandemia puede durar y mantenerse.

Una empresa que cuida la salud de sus profesionales es una marca empleadora atractiva que aportará un valor añadido de cara a sus empleados y a sus posibles candidatos. En Randstad podemos ayudarte a mejorar tu estrategia de Employer Branding y atraer y fidelizar el mejor talento, ¡descubre todo lo que podemos hacer por ti!