Tiempo de lectura: 2 minutos

El sector del transporte aéreo se ha convertido en uno de los grandes perjudicados por la crisis sanitaria y económica producida por la pandemia del COVID-19. A comienzos de la crisis, las aerolíneas advertían que 750.000 empleos en España corrían peligro, el 90% del personal de las compañías áreas de negocio relacionadas directamente con actividades de vuelo, asistencia en tierra (handling), mantenimiento y carga se verán afectados por proceso de ERTE, en una reducción similar a los volúmenes de caída del negocio. En cuanto a los servicios centrales y oficinas, tanto corporativos como de mantenimiento y handling, las aerolíneas esperaban que se vieran afectados un máximo de un 70% de los trabajadores.

Pero una vez superado el confinamiento, las dudas sobre cuándo se recuperará cierto flujo de pasajero aún sobrevuela en nuestro país, que tiene en el turismo uno de los principales motores económicos. Según una encuesta del New York Times a 511 epidemiólogos, solo un 20% cree que utilizará el transporte aéreo este verano, un 44% no volará hasta dentro de tres meses y un 37% no espera realizar un viaje en avión hasta dentro de un año.

Uno de los retos del sector es el establecimiento de un protocolo de medidas de seguridad aérea para sus pasajeros a la par que se mantiene la rentabilidad del negocio. Entre esas medidas se encuentran vuelos con un menor porcentaje de viajeros, la ventilación constante de la cabina, la desinfección de asientos y aeropuertos, el uso obligatorio de mascarillas… Todas estas medidas están contempladas en el Real decreto-ley de la Nueva Normalidad aprobado por el Gobierno para permitir la reactivación del sector del transporte aéreo.

Una recuperación lenta pero constante

Un estudio de Randstad Research revela que el sector del turismo será el más afectado por esta situación, ya que muchas de sus actividades no van a recuperar los niveles anteriores a la crisis hasta, por lo menos, el primer trimestre de 2022. Este hecho está directamente relacionado con la lenta recuperación que va a sufrir el sector del transporte aéreo, ya que el 80% de los turistas internacionales llegan a nuestras fronteras en avión.

Según el estudio que hemos realizado en Randstad, aunque su actividad comenzará a recuperarse, en el mejor de los casos, en julio, su vuelta a un escenario anterior al coronavirus se demoraría hasta el periodo comprendido entre el primer y último trimestre de 2022. Pero aunque tarde, ya ha comenzado una recuperación que es fundamental para nuestro país y que genera empleo y dinamismo para nuestra economía.

¿Necesitas ayuda para activar tu negocio? En Randstad disponemos de los mejores candidatos para ti, preparados para incorporarse en el momento en el que los necesites.