La gamificación consiste en utilizar mecánicas de juego en actividades y entornos no lúdicos, principalmente con el objetivo de potenciar la imaginación, la motivación, la concentración y la fidelización.

Una de sus aplicaciones más novedosas aparece en la gestión de Recursos Humanos, tanto a nivel de reclutamiento de personal, formativo o para evaluar el rendimiento de los empleados, entre otras aplicaciones. Se calcula que la industria de la gamificación facturará 2.000 millones de euros en 2016.

Las empresas conocen la influencia que tiene la motivación en el rendimiento de sus profesionales, de modo que fomentarla es una de las claves en las que todo equipo de RRHH debería reparar y potenciar.
De acuerdo con un estudio publicado recientemente por la consultora tecnológica Gartner, el 80% de las empresas más grandes del mundo utiliza como mínimo una aplicación del juego en su actividad.
¿Quién se ha apuntado ya al social gaming?
  • Google desarrolló en 2008 un concurso internacional, el Google Code Jam, en el que se debían resolver problemas algorítmicos. Podían participar programadores informáticos o estudiantes, ávidos de demostrar sus conocimientos y habilidades, que competían en tres rondas y una prueba final. Google se sirvió de esta técnica para fijarse en perfiles técnicos que pudieran resultar interesantes para incorporarlos en su plantilla.
  • La multinacional Deloitte, dedicada a la abogacía y a la consultoría, se asoció con la empresa tecnológica Badgeville para crear un programa formativo interactivo, el Leadership Academy. El juego consiste en diferentes pruebas que cuentan con premios e insignias para quienes las superan. Los empleados pueden hacer públicos sus logros de forma que influyan en su motivación y capacidad de trabajo. Además, Deloitte también desarrolló una app, Who-What-Where, para mejorar la relación entre sus profesionales.
  • La cadena de hoteles Marriott International, por su parte, se ha valido de las técnicas del social gaming en sus procesos de reclutamiento. Los candidatos podían probar el puesto al que optaban a modo de juego, de forma que podían conocer qué responsabilidades y funciones tendrían, mientras que la empresa podía analizar cómo las desarrollaban.
  • La consultoría Accenture desarrolló cinco programas diferentes de juego para estimular a sus empleados a la hora de ser más participativos y a comprometerse más con la compañía. Cada uno con sus propias características, todos los juegos consistían en recordar o descubrir aspectos vinculados con la firma (su misión, sus valores, su historia, etc.) Los programas fomentaban, asimismo, el bienestar de los empleados y la competencia sana entre ellos, así como el trabajo en equipo.

​​​​​​​​​​

infografia-social-gaming.jpg