La lucha por el talento es uno de los grandes retos al que se enfrentan diariamente las organizaciones y el sistema organizativo de las mismas no debería frenar la adquisición de nuevos profesionales y el desarrollo de las plantillas. Por este motivo, las empresas apuestan por modelos más ágiles, transversales y flexibles que permitan mejorar su apuesta como marca empleadora de referencia.

Juan Ferrer, autor del libro “Cambiemos las organizaciones. Cómo activar la inteligencia, la responsabilidad y el liderazgo colectivo en las organizaciones”, revela las siete claves que permiten comprender y manejar la evolución que están viviendo las estructuras de las empresas:

  1. Adiós a la jerarquía

Orden, control o eficacia son adjetivos de lo que ha aportado la jerarquía a las empresas hasta ahora, sin embargo, realidades como el teletrabajo, la metodología agile o la digitalización de procesos reclaman nuevos modelos organizativos que faciliten la comunicación entre departamentos.

  1. Redarquía

Este nuevo concepto se basa en dar autonomía a los empleados a la hora de la toma de decisiones para generar más productividad y potenciar la confianza, la creatividad, la innovación y el compromiso de las plantillas. Si quieres saber más, puedes consultar el artículo “La redarquía, un nuevo modelo organizativo emergente”.                        

  1. Organizaciones Teal

Frederic Laloux, autor de “Reinventar las organizaciones”, ha sido el principal desarrollador del término y sus principios esenciales. Estas organizaciones se definen por entender sus estructuras como un organismo vivo en continua evolución. El propósito es común a todos los empleados y esa unión junto a su potencial creativo es lo que determinará su crecimiento.

En la práctica existen tres principios que rigen la actuación de todas las organizaciones Teal:

– Autogestión. Implicando solo las partes afectadas en los procesos.

– Integridad. La manera de trabajar potencia la plenitud y realización de las personas como profesionales, ya que la inteligencia emocional es un factor importante a la hora de desarrollar el trabajo.

– Evolución. Las organizaciones Teal se basan en una observación permanente del entorno en vez de regirse por sistemas de control rigurosos. Esta característica permite que todos los miembros de una organización estén implicados  y concentrados en la consecución de los objetivos. Según Laloux se necesitan una condición básica para poder desarrollar una compañía bajo una estructura típicamente Teal: implicar a todos los miembros del comité de dirección para compartir la misma perspectiva organizacional.

  1. Holocracia

Ferrer continúa definiendo sus claves a través de un sistema que apuesta por la agilidad en los procesos donde las personas trabajan en equipos semiautónomos gestionados por grupo con más experiencia pero sin jerarquías internas definidas.

  1. Nueva manera de liderar

El líder para Ferrer es “un impulsor del cambio” que comparte con la organización la ambición empresarial. Por esto mismo, son ellos los que han de procurar crear con su ejemplo nuevos perfiles que estén a la cabeza de los equipos.

  1. Nueva mentalidad

El cambio cultural que lleva consigo los nuevos modelos de organización empresarial se ha de mantener en el tiempo para evitar volver a caer en el estatismo de las estructuras antiguas. La evolución y la adaptación al cambio son dos factores básicos que demanda el futuro laboral.

Talento nómada

El auge de las tendencias alternativas de organización en la empresa que apuestan por la autogestión se posicionan como dos pilares que definirán el futuro del empleo, principalmente, ambas impulsadas por la digitalización.

Perfiles como los knowmad, los nómadas del conocimiento, son la representación dentro del ámbito autónomo más en auge en el futuro, ya que, el valor diferencial que pueden aportar en los trabajos del futuro no se limita a transformar la información en conocimiento. También destaca la capacidad de desempeñar trabajos relacionados con la creatividad, innovación o resolución de problemas, que se presumen mucho más complicados de sustituir por máquinas.

En definitiva, la adopción de estrategias colaborativas entre trabajadores y organizaciones ayuda a adquirir conocimientos y nuevas maneras de crear sinergias dentro de modelos organizativos disruptivos.