Las nuevas tecnologías están impactando en todos los sectores, incluido el legal. Son el futuro y como tal, las compañías apuestan por una transformación tecnológica. Para los bufetes es necesario encontrar el mejor talento y además, habilitar al interno de las habilidades necesarias para su desarrollo.

Hoy, en plena era digital, la transformación es una prioridad para las empresas, y en el sector legal, supone además, la oportunidad para renovar y modernizar el sector.

Según el estudio de innovación en el sector jurídico de Lefevbre 2019, existen una serie de factores comunes a todos los ámbitos, que son:

- La globalización

- La era digital

- El perfil del nuevo cliente, más informado y tecnológico

- Los cambios legislativos que afectan a la tecnología

- La presencia de nuevos competidores

El mismo estudio recalca que el 80% de los despachos de abogados están concienciados de la necesidad de innovar, pero solo el 34% cuenta con una implementación real. Estos datos refuerzan la idea de que la transformación digital se impone con fuerza en el sector para hacer frente a un mercado competitivo y exigente. El reto es conseguir una adaptación exitosa adaptada a la nueva realidad que está creando la era digital.

¿Por dónde empezar?

En primer lugar, se ha de tener en cuenta que la evolución necesita del trabajo conjunto entre departamentos y el cambio de mentalidad. Para ello es recomendable seguir unas pautas:

  • Versionar el modelo de negocio. Los bufetes han de transformarse con el objetivo de ser concebidos como empresas y no solo despachos, es decir, tener más en cuenta al cliente y a colaborar con otros agentes.
  • Darle una vuelta a la cultura corporativa. La clave del éxito de la transformación digital radica en las personas, por ello, el primer paso es la concienciación del equipo y preparar cursos de formación para que sepan gestionar las nuevas herramientas digitales.
  • Optimizar procesos. A través de una buena gestión de la comunicación, los procesos se vuelven más ágiles y colaborativos mediante la transparencia informativa y organizacional.
  • Hacer realidad la digitalización. Mediante la implementación tecnológica, se cierra un círculo que empieza y acaba en las personas, ya que permite centralizar todos los servicios para dar una identidad digital que se apoya en los profesionales que trabajan en el sector.

Ciberseguridad, el siguiente paso

Para el sector jurídico es indispensable contar con un protocolo de ciberseguridad estricto que limite por completo los posibles ataques e intentos de robo de información confidencial. Intentar averiguar cuando se puede producir uno menos costoso será el daño en caso de ataque.

Por este mismo motivo, contar con buenos profesionales técnicos que permitan la prevención es tarea indiscutible de los gestores del talento, quienes han de tener claro los objetivos de las empresas a la hora de contratarlos y ser capaces de ver las habilidades que se necesitan para alcanzarlos entre los diferentes candidatos.

La implementación de medidas de ciberseguridad tiene repercusiones inmediatas en el sector legal como, por ejemplo:

- Aumenta la confianza del cliente y las instituciones gracias a un sistema seguro que cumple con la legislación vigente.

- Mejora la movilidad y la conciliación a la hora de poder trabajar desde casa, ya que existe un sistema fiable que lo permite.

- Sitúa a la empresa en una posición reconocida apostando por la privacidad digital, un aspecto que aumenta su nivel de reputación.

- Aumenta la eficiencia de la plantilla con el uso de herramientas informáticas.

- Permite la colaboración entre departamentos e incluso entre diversas instituciones, si es necesario.

- Protege mediante simulacros el sistema para que de esta forma se haga cada vez más inquebrantable.

Está claro que la revolución tecnológica ha llegado para quedarse y el sector legal tiene mucho trabajo por delante para adaptarse y formar a las plantillas en nuevas competencias digitales para recuperar de manera ágil la competitividad que, en algunos casos, ha podido verse afectada.

En definitiva, no es extraño que con los beneficios que aporta la transformación digital, los profesionales legales apuesten por implementarla en sus compañías, siendo conscientes de la inversión de talento que se necesita para conseguir los objetivos.

¿Necesitas ayuda? En Randstad Professionals nos encargamos de seleccionar el mejor talento para tu empresa.