un día en la vida de un ingeniero de F1

 

Ser ingeniero de Fórmula 1 puede parecer un trabajo glamuroso, diseñando algunos de los coches más caros jamás creados y viajando por el mundo para verlos en acción. Pero, ¿cómo es la vida para las personas que mantienen a pilotos como Lewis Hamilton y Sebastian Vettel en la pista?

De hecho, “ingeniero de F1” es una descripción de trabajo muy amplia, y la mayoría de las personas se especializan en un rol concreto, que puede o no tener que ver con aspectos como viajar a las carreras o mancharse las manos con el propio coche. Así que, lo que se haga en el día a día dependerá del rol específico de cada persona del equipo. Pero aquí hay enumeramos algunas de las actividades principales:

 

En la fábrica
Para muchos, el puesto principal es el de diseñar y construir el coche. Mientras el Ingeniero jefe de diseño puede tener la última palabra en el coche base, los expertos especialistas hacen importantes aportes durante todo el proceso, supervisando el desarrollo, probando el coche y refinando sus componentes.

Durante gran parte del año, su foco estará en la fábrica y el ordenador, identificando dónde pueden recortar algunos gramos del peso de algún componente, o calculando cuántos caballos de potencia más puede aportar una pequeña mejora.

Dentro de esto, hay especialistas en aerodinámica, que se centran en diseñar el cuerpo del vehículo, especialmente el frontal y el alerón, que son críticos, y especialistas en dinámica de vehículos, que predicen el comportamiento de las partes mecánicas como la suspensión, e ingenieros informáticos y eléctricos, entre otros.

 

En la carrera
Una vez en el circuito, algunas de las personas más importantes del equipo son los ingenieros de desempeño y de carrera. El trabajo de estas personas es asegurarse de que el coche está correctamente montado para las condiciones climáticas y de la pista, reaccionar ante cualquier eventualidad que ocurra durante el fin de semana y asegurarse de que el piloto está utilizando la estrategia óptima para obtener el mejor resultado posible.

Ellos determinan los ajustes en la suspensión, freno y aerodinamismo para poder realizar la mejor carrera, monitorizan cada aspecto del coche en la pista para identificar problemas a medida que van apareciendo, y dan instrucciones sobre cómo arreglarlos. Junto con el piloto, pueden decidir sobre todos los aspectos: cómo atacar cada vuelta o cuándo es el momento óptimo para una parada en boxes.

Estas decisiones se basan tanto en la información que aporta el piloto como en datos telemétricos y los resultados en tiempo real de las simulaciones de la carrera que pueden predecir el resultado de muchas posibles decisiones estratégicas.

 

Estudio de los datos
No todos los que están relacionados con el diseño y montaje de un coche de F1 tienen que asistir a cada carrera. Por cada persona en boxes trabajando en el propio coche, hay muchos más en la fábrica revisando los datos telemétricos en tiempo real, monitorizando cada aspecto de la carrera y corriendo simulaciones para calcular la mejor estrategia. Los mejores equipos tienen docenas de personas monitorizando esta información en cada carrera y retroalimentando directamente a sus colegas en el circuito.

Esta comunicación es vital, porque, así como muchos trabajos de ingeniero se basan en los datos, los números por sí solos no cuentan la historia completa, y no todo puede conseguirse en persona o mirando los números.

Tal y como el ingeniero senior de Williams, Andrew Murdoch explicó a ESPN en 2016, la verdadera habilidad está en unir los datos con lo que está ocurriendo físicamente. “De esta manera, cuando lo revisas, si ves algo en los datos, ya sabes cuál es el problema”, dijo. “Puedes decir, vale, en los datos veo que tengo un cierto problema en la suspensión o el disco de freno parece que reacciona despacio, y después, cuando miras la parte física, estás cerrando el círculo al decir que el disco está vidriado, o algo así”.

 

Trabajar con el piloto
Un ingeniero de carreras puede trabajar codo con codo con un único piloto durante toda la temporada. Esto le permite ganar una inmensa confianza con el estilo y feedback del piloto y darle el mejor consejo posible o señalarle sus áreas de mejora.

En el resultado de cada carrera habrá una reunión donde el piloto y el ingeniero unifican y revisan todos los detalles y subrayan cualquier aspecto que no haya salido en la telemetría.

Tal y como explica Murdoch: “los datos puedes decir que tienes sobreviraje o subviraje en los giros, pero no sabes cómo se siente el piloto. Él puede darnos la información que nos falta”. Esto requiere que el piloto admita que ha forzado demasiado el coche, o que las ruedas no están bien.

Al final, el piloto es una de las mejores fuentes de feedback sobre lo que funciona o no de un coche, y es labor del ingeniero de carreras sacar el tema a la mesa y reportarlo a la fábrica. Por esto, mantener una estrecha relación entre el piloto y el equipo es una de las partes más importantes del trabajo.

 

¿Te apasiona la ingeniería?
Si eres un/a profesional de ingeniería y te apasiona lo que haces, no dudes en consultar todas las ofertas de empleo que tenemos disponibles para ti. ¡Te esperamos!