Entrevista Begoña Muñoz | Azucarera | news especialidades febrero 2018
Begoña Muñoz, directora de RRHH de Azucarera

La diversidad en Azucarera también se da en términos de género, edad, talento y experiencia, un hecho que para su directora de RRHH, Begoña Muñoz, les asegura, “por un lado, la frescura de los jóvenes y por el otro, el reconocimiento de los más veteranos a su labor cuando enseñan todo su conocimiento”.

¿Qué requisitos debe cumplir un profesional para incorporarse a Azucarera? ¿Es difícil encontrar ese tipo de talento?
Todos buscamos aire puro. Así que lo mismo que los demás. Por eso hay lucha por el talento. Ganas de currar. Ganas de aprender. Ganas de ser uno mismo en un contexto que necesita de ti.

¿Qué índice de rotación tiene la empresa?
Inferior a la que yo considero sana. Sano es experimentar y explorar caminos. Caminos diferentes. No es una cuestión que nos preocupe, pero es algo que varía en función de la generación de la que hablamos: no es lo mismo la rotación de personal más veterano (que es casi nula) a la del personal más joven, que están empezando su andadura profesional y entre los que la rotación depende de factores personales, familiares y profesionales más difíciles de controlar.

¿Qué elementos cree que  favorecen que la gente se apasione con aquello que hace?
Dejar hacer. Cuando te dejan hacer… ¡ufff, es maravilloso! Trabajos en equipo con buen rollo. Potenciar la comunicación, herramientas y medios y, por supuesto, la satisfacción por el trabajo bien hecho.

¿Qué papel juega la formación en ese Employer Branding?
La formación para nosotros es fundamentalmente experimental. El cocinero no sabrá la valía de su plato hasta que cocina para otros. ¿Apostamos, por otro lado, por formación técnica? Sí, y mucho, a todos los niveles.

¿Qué opciones de desarrollo reales existen en Azucarera?
Todas. Si tienes cualidades las vamos a utilizar al máximo y daremos un retorno a su propietario. Crecer en Azucarera o en grupo AB Sugar o ABF es una opción donde es el propio candidato quien es dueño de su progresión; nuestra obligación es poner al alcance del talento todas las herramientas necesarias para que triunfe en la compañía.

La industria alimentaria tiene el compromiso intrínseco de procurar a sus consumidores unos productos saludables y de calidad, pero… mirando hacia el interior, ¿cómo buscan el bienestar de  sus empleados?
Permitiendo flexibilidad. Y uno de nuestros objetivos es facilitar todo lo posible que eso ocurra en las condiciones que el empleado cree que deben existir. La conciliación y el teletrabajo están triunfando.

Para ustedes es clave asimismo asegurar el desarrollo sostenible de su actividad productora. ¿Cómo hacen que toda la plantilla y colaboradores (agricultores, transportistas, etc.) interioricen este compromiso?
Nuestra compañía ha hecho un esfuerzo en los últimos años para llegar a todos los actores del negocio y, en particular, a los agricultores y a los clientes. Así hemos reconvertido nuestro departamento agrícola en un departamento cercano al agricultor y orientado a él de forma que sea percibido como un socio del negocio y no como un simple proveedor. El cliente es nuestro maestro y hemos preparado multitud de canales para oír sus demandas y atender sus necesidades. Por último, con los transportistas hemos configurado una nueva relación comercial que hace que su seguridad sea una prioridad, dentro y fuera de nuestras instalaciones, sin olvidar que son nuestra imagen en la casa del cliente.

¿A qué retos de futuro cree que se enfrenta actualmente el director de Personas del sector alimentario?
Los retos son múltiples y variados pero en este sector, un Director de Personas debe ser un aliado de sus propios compañeros y tener la habilidad de ofrecer soluciones que satisfagan tanto a la empresa como al propio trabajador, siempre con una visión orientada a nuestros clientes y proveedores.