limpiador o limpiadora.

 

El oficio de limpiador o limpiadora es perfecto para aquellas personas que prefieren trabajar en movimiento y que huyen de estar sentadas. También para quienes se encuentran en una búsqueda urgente de trabajo, ya que es uno de los sectores más dinámicos y sencillos de acceder.

ver ofertas de limpiador

¿qué es un limpiador o limpiadora?

Un limpiador o limpiadora es aquella persona que se encarga de la limpieza de restaurantes, oficinas, hoteles y otros establecimientos que necesiten de este tipo de tareas de mantenimiento. También trabaja en aviones, autobuses, trenes y otros vehículos similares de carácter público. Su principal función es mantener en adecuadas condiciones de higiene y de orden los interiores y todas las instalaciones de estos espacios.

rol del limpiador o limpiadora

  • Mantener en las mejores condiciones sanitarias y de higiene establecimientos por los que circulen personas; tanto ambientes privados como públicos.
  • Barrer, limpiar, aspirar, pulir, lustrar, lavar y realizar funciones vinculadas a la higienización de espacios.
  • Controlar el stock de productos y herramientas necesarios para llevar a cabo su trabajo.
  • Estar preparado para trabajar en movimiento y de pie, con la versatilidad física suficiente como para agacharse y moverse de manera fluida tanto en espacios amplios como en reducidos.
  • Mantener siempre las medidas de seguridad correspondientes ante la manipulación de productos químicos con altos niveles de toxicidad.
1

salario medio de limpiador o limpiadora

Las posibilidades de establecer el salario de limpiador o limpiadora son múltiples y dependen de la versatilidad misma del propio empleo. Porque para acceder a este tipo de puestos se puede trabajar por horas, mensualmente o a través de un trabajo temporal o fijo en torno a un cálculo anual.

En las últimas ofertas publicadas en la web de Randstad se establece en un promedio de entre 8 y 12 euros la hora de trabajo en vacantes de limpiador o limpiadora, mientras que si hablamos de un cálculo anual, los valores parten de los 14.000 euros brutos anuales. Después, dependiendo del rubro y de la especialización, se puede llegar a los 16.000 euros al año, en el caso de los limpiadores de espacios domésticos o de oficinas; o a los 18.000 euros anuales si hablamos de trabajadores relativos a la limpieza industrial o de grandes superficies.

2

tipos de limpiador o limpiadora

  • De espacios domésticos y oficinas: es el limpiador que trabaja en casas particulares y en oficinas de trabajo.
  • De restauración y bares: implica una limpieza de superficies en las que se manipulan alimentos, por lo tanto los productos deberán ser inofensivos al contacto o cercanía con los comestibles.
  • De hoteles: los limpiadores o limpiadoras que se desempeñan en estos recintos se denominan camareros o camareras de piso y se encargan de preparar las habitaciones en las que se alojan los clientes.
  • De transportes: el trabajo de limpieza en autobuses, trenes, metros, tranvías, aviones y toda clase de transporte público compartido a diario por infinidad de personas.
  • Del ámbito industrial: el limpiador que trabaja en fábricas de diversa índole y donde se requiere una especialización para la limpieza de maquinaria pesada y compleja.
  • De servicios sanitarios: se ocupa de la limpieza en hospitales, clínicas o centros de salud, lo cual precisa de protocolos de higiene específicos para este tipo de espacios.
3

trabajar como limpiador o limpiadora

funciones y responsabilidades

  • Barrer, aspirar, lavar y pulir pisos, muebles, baldosas, cristales y otros elementos y estructuras de oficinas, pasillos de edificios, habitaciones de hotel, casas particulares, bares y restaurantes.
  • Limpiar todas instalaciones en medios de transporte públicos con tal de que estén en óptimas condiciones para ser utilizados por la gente que usa estos servicios.
  • Hacer camas y limpiar los aseos en casas particulares y habitaciones de hotel donde, además, deberá suministrar toallas, jabón y artículos que se incluyan dentro del precio del alojamiento.
  • En casas particulares y dependiendo del contrato de trabajo, lavar, planchar y guardar la ropa.
  • En bares y restaurantes, limpiar las cocinas y, en algunos casos, dar soporte al sector de lavado de vajilla y utensilios.
  • Recoger la basura, vaciar los contenedores y llevar el contenido a las zonas de desechos para su eliminación.
  • Llevar el control en todo momento de los productos de limpieza que se necesitan para llevar a cabo el trabajo, con el fin de evitar escasez que dificulte o interrumpa la labor.
  • Realizar su trabajo de acuerdo a las normas sanitarias y de higiene.
  • Trabajar de manera independiente y sin necesidad de estar con la permanente vigilancia de un superior.
  • Capacidad para estar de pie y en movimiento durante varias horas al día, con los necesarios periodos y momentos de descanso para que el trabajo se realice en buenas condiciones y con óptimos resultados.
  • Utilizar guantes y mascarillas cuando se manipulan productos de limpieza con altos contenidos de toxicidad que pueden ser perjudiciales para la salud.

entorno laboral del limpiador

El entorno laboral del limpiador o limpiadora es muy variado y va desde un pequeño espacio doméstico si trabaja para una casa particular, hasta una nave industrial repleta de obreros y maquinaria.

horario de trabajo

El horario de trabajo como limpiador o limpiadora varía en función del tipo de espacio en el que se desempeñe. Lo que predomina es la jornada parcial y en horarios que pueden ser por la mañana temprano en oficina, bares y restaurantes, es decir, en los momentos en los que se dispone de la totalidad del espacio para asumir su limpieza y sin la interrupción del tránsito de la clientela. En estos supuestos, el horario suele ser de 6 a 9 horas o de 7 a 10 horas.

En los ámbitos domésticos la limpieza acostumbra a hacerse durante la mañana o por la tarde temprano, pero siempre depende del acuerdo que se establezca con los dueños de la vivienda o los empleadores. En general, la limpieza doméstica se efectúa por las mañanas de 8 a 12 horas o, por las tardes, de 15 a 19 horas.

En el sector industrial, por regla general, la limpieza se hace por la tarde, cuando se cierra la fábrica y se apagan las máquinas. Algo similar a lo que ocurre en centros sanitarios, donde se lleva a cabo por la noche o durante la madrugada. En ambos casos, se organizan varios turnos entre las 18 y las 6 horas de la mañana.

¿quiénes son tus compañeros como limpiador o limpiadora?

  • En espacios domésticos y oficinas: en esta clase de espacios el limpiador trabaja normalmente en soledad o con alguien más que lo ayude en las labores de limpieza, siempre dependiendo de las proporciones del lugar y del volumen de trabajo.
  • En restauración y bares: en estos establecimientos trabajarías con cocineros, ayudantes de cocina, camareros, baristas, gerente y encargados del lavado de vajilla.
  • En hoteles: es posible que establezca contacto con conserje, gerente, camareros y cocineros.
  • En transportes: la limpieza en trenes, autobuses y aviones se realiza cuando los vehículos no se están utilizando. Por lo tanto, el limpiador trabaja en soledad o en compañía de otra persona que ejecuta la misma función.
  • En industrial: el limpiador se relaciona aquí con la planta de obreros de la fábrica, dentro de la cual el limpiador es un obrero más.
  • En servicios sanitarios: el limpiador interactúa aquí de vez en cuando con enfermeras, médicos, personal de administración, estudiantes en prácticas, investigadores.

perspectivas de empleo

El de la limpieza es uno de los sectores con mayor amplitud y movilidad para encontrar trabajo rápido. Generalmente, no requiere de formación específica ni de experiencia previa y ofrece un amplio abanico de posibilidades tanto en espacios disponibles como en horarios y modalidades.

ventajas de trabajar con Randstad como limpiador o limpiadora

  • Accederás a una gran variedad de oportunidades que expresan toda la versatilidad disponible en el mercado laboral para trabajar como limpiador.
  • Tendrás una persona de contacto con experiencia que te proporcionará ayuda si la necesitas.
  • Podrás optar por pagos semanales o mensuales, dependiendo del tipo de trabajo y de sus requerimientos, y de elegir entre contratos temporales y permanentes.
  • Accederás a un amplio abanico de opciones vinculadas tanto a ámbitos domésticos como a oficinas, locales de restauración o a ofertas relacionadas con puestos más cualificados como control de plagas, limpieza industrial o sanitaria.
4

educación y habilidades

calificaciones educativas

Para trabajar como limpiador o limpiadora no son necesarias demasiadas cualificaciones educativas. En general, con tener la educación secundaria completa (ESO) es más que suficiente. Pero, para aquellos trabajadores de limpieza que se desempeñen en sectores profesionales específicos sí que resulta de ayuda alguna formación más específica.

Destaca el título de Profesional Básico en Actividades Domésticas y Limpieza y de Edificios. Esta formación sobre todo está pensada para ejercer el trabajo en domicilios particulares y en empresas públicas o privadas de cualquier tamaño, y en tareas de higienización de todo tipo: instituciones sanitarias y de salud, públicos o privados, industrias, transporte terrestre, aéreo o marítimo, máquinas, espacios e instalaciones urbanas.

Por otra parte, también existe el título de Profesional Básico en Alojamiento y Lavandería, dirigido a quienes quieren trabajar en hoteles, alojamientos turísticos, residencias escolares, instituciones sanitarias y lavanderías industriales y de proximidad.

Ambos títulos se cursan en módulos de Formación Profesional (FP) de 2.000 horas cada uno.

habilidades y competencias

  • Organizado y metódico para cumplir con las labores de limpieza atendiendo a un cierto orden con el fin de dejar todo impecable y en el tiempo estimado.
  • Gozar de buena forma física y flexibilidad como para realizar acciones que impliquen agacharse y levantar determinados pesos.
  • Ser capaz de seguir instrucciones y aplicarlas a la perfección con tal de trabajar de manera independiente y sin supervisión constante.
  • Seguir y respetar los métodos de seguridad y protocolos sanitarios y de limpieza propios del sitio en el que trabaje, ya se trate de un domicilio particular, la cocina de un restaurante, una fábrica o un hospital.
  • Conocer la variedad de productos de limpieza y eficacia de cada uno de ellos para determinadas funciones, así como estar al tanto de todos los equipamientos y herramientas disponibles para la tarea.
  • Habilidad y rapidez para resolver problemas al instante.
  • Tolerancia al contacto con el polvo y determinados productos químicos, con la debida protección y sin que esta exposición signifique un riesgo de sufrir alergias o de tener problemas de salud.
5

FAQ

46 trabajos en limpiador Mostrar ofertas