5 líderes que han sido un ejemplo

A lo largo de la historia, han sido numerosos los personajes que han marcado un hito en el campo del liderazgo empresarial. Cada uno con distintas personalidades y peculiaridades, pero todos con ciertos rasgos en común.

Para que exista un buen líder deben reunirse determinados atributos, como buscar la excelencia con ambición, tener la capacidad de pensar globalmente o saber transmitir seguridad a los equipos. Por todos son conocidos líderes empresariales como Steve Jobs, John Ford, Rockefeller o Mark Zuckerberg. Pero hay otras muchas figuras que, sin hacer tanto ruido mediático, han conformado un ejemplo en el mundo empresarial y han tenido una gran capacidad de liderazgo.

A continuación te presentamos cinco figuras son un ejemplo de éxito en diferentes ámbitos.

  1. Fred Smith, el atípico empresario que fundó FedEx:

En 1970 se le ocurrió la idea de crear una empresa de servicio de paquetería que ofreciera servicios durante la noche. Lo que al principio pareció una locura a todo el mundo, hizo que 13 años después su empresa FedEx se convirtiera en líder del sector, con aproximadamente 1.000 millones de dólares de facturación anual.

Las capacidades intuitivas y carismáticas de Fred Smith como líder hicieron posible su éxito. Su espíritu decidido y magnético lo llevaron a seguir su instinto pese a las críticas.

Fred Smith opta por un liderazgo participativo que, junto con su personalidad empática y familiar, lo hacen uno de los líderes más queridos por sus empleados, a quienes trata con el mismo respeto indistintamente del eslabón jerárquico en el que se encuentren.

Su lema es “Gente-Servicio-Utilidades”, quedando clara la importancia que da al valor humano por encima del material. Una de las cosas más importantes en el CEO de FedEx es que sabe cómo transmitir su pasión por aquello que hace, lo que genera un entusiasmo genuino en sus casi 300.000 empleados.

  1. Marc Benioff, el comprometido CEO de Salesforce:

Este empresario constituye uno de los pilares de la innovación y la estrategia de venta. Pese a que su compañía no es una de las más conocidas por la gente de a pie, Salesforce es la máxima potencia en desarrollo de tecnología para servicios al cliente.

Durante su juventud hizo prácticas de programación para Steve Jobs y a los 26 años ya se erigió vicepresidente de Oracle.

Su filosofía laboral se basa en que las empresas son la mayor plataforma para el cambio social. Con este ideario fue el creador del Modelo de Filantropía Integral Corporativa del “1-1-1”, seguido por cientos de empresas. Esto quiere decir que dona a comunidades en las que la empresa está involucrada el resultante del 1% del Capital Privado, 1% del producto y 1% de las horas de sus empleados.

  1. Indra Nooyi, la mujer al mando de PepsiCo:

La actual CEO de PepsiCo fue la primera persona en presidir la compañía sin haber nacido en Estados Unidos. Es considerada por la revista Fortune como una de las ejecutivas más poderosas del mundo.

Antes de ponerse a la cabeza de la gran compañía de refrescos, también trabajó en empresas tan importantes como Motorola, The Boston Consulting Group o Johnson & Johnson.

Fue nombrada presidenta de PepsiCo en el 2006 y ha llevado a cabo una transformación profunda de la marca hacia un modelo que minimice el impacto medioambiental y sea más sostenible.  Además, fue la impulsora de la fusión con Quaker Oats, así como de la adquisición de Tropicana y otras muchas operaciones enriquecedoras que se han traducido en beneficios para la empresa.

Desde que es la encargada financiera, los beneficios anuales de la compañía han crecido en 3.800 millones de dólares, consiguiendo así situarse en el quinto puesto de los mejores CEO de la historia de PepsiCo.

  1. Jack Welch, el hombre que llevó General Electric a lo más alto:

Elegido el mejor ejecutivo del siglo XX por Fortune, Welch no sólo fue CEO de General Electric Co. durante 20 años, sino que ha aprovechado sus conocimientos sobre liderazgo para escribir sobre las claves del éxito.

Durante sus años de mandato, realizó reestructuraciones integrales y dinamizó los procesos para eliminar la burocracia que tanto dinero hacía perder a la empresa.

Cada año, Jack Welch premiaba con bonos al 20% de la plantilla más productiva. Por contrapartida, despedía al 10% con peores resultados. Este método se hizo notar ya que en cinco años el personal se vio mermado en más de 100.000.

Ésta es sólo una de las reglas para el liderazgo que el poderoso ejecutivo enumera en su libro “Winning”. El resto pueden resumirse en preceptos como los siguientes:

  • Preocuparse por cultivar las relaciones con los subordinados tanto como con los superiores.
  • Tener el coraje de tomar decisiones impopulares, ya que las decisiones éticas no siempre son las que gustan a todo el mundo.
  • Tener siempre presente que el cargo no define a la persona, y que hay que mantener la sencillez y la humildad en todo momento.
  1. Howard Schultz, el humilde emprendedor que expandió Starbucks al mundo entero

Proveniente de una familia de clase baja, durante su juventud Howard Schultz descubrió una pequeña empresa de café que de la que se enamoró. Sin embargo, cuando quiso aportar su idea de vender expreso italiano, los fundadores se negaron.

Fue entonces cuando fundó su propia cadena: Il Giornale. Poco tiempo después compraría Starbucks y comenzaría a construir su emporio.

Además de ser el encargado de llevar las cafeterías de estilo italiano a Estados Unidos (y posteriormente al mundo entero), Howard Schultz es famoso por ser uno de los jefes mejor valorados por sus empleados.

Hay numerosos ejemplos que hacen a Howard Schultz un líder muy particular. Hace unos años decidió contratar a 10.000 veteranos de guerra como personal, siendo consciente de lo difícil que era para ellos incorporarse al mercado laboral. También es de las pocas empresas que pagan las matrículas de la universidad a su plantilla.

Una de las cosas que más motiva a este CEO es conseguir que su empresa perdure cuando él ya no esté al mando, y afirma que todas las decisiones se han de tomar, a fin de cuentas, con el corazón.

En 2008, y debido a la acusada crisis que hubo a nivel mundial, Starbucks estuvo a punto quebrar. Howard Schultz decidió un día cerrar todas sus tiendas de Estados Unidos durante unas horas para dar una charla motivacional a todos sus gerentes. Así fue como este bache sirvió para que Starbucks saliera mejor parado que nunca, puesto que logró triplicar sus ganancias y llegar a tener 945 millones de dólares en beneficios.

 

Como ya hemos hablado en anteriores ocasiones, ejercitar el liderazgo no es tarea sencilla y va evolucionando con el tiempo, pero sí que hay ciertas claves siempre vigentes para conformar a un buen líder. Una muy importante es la de predicar con el ejemplo, ya que llevar una coherencia entre el discurso y la acción es primordial para ganar el respeto del resto del equipo.

Estos 5 ejemplos citados comparten una serie de cualidades nada fáciles de encontrar, como son la empatía para con sus empleados o la primacía del liderazgo sobre la dirección.

Conocer estos casos puede servir de inspiración y así ha sido para muchos directivos y consejeros de otras grandes empresas, quienes han seguido los pasos de sus maestros para alcanzar su propio éxito profesional.

Es imprescindible que existan figuras admiradas por sus dotes de liderazgo, para que así puedan crear escuela y que sus habilidades no queden en el olvido tras su paso por el mundo empresarial.

Y tú, ¿qué figura elegirías como ejemplo de liderazgo?