Tiempo de lectura: 6 minutos

Encontrar trabajo conlleva una gran sensación de felicidad y motivación. Te has formado y preparado durante mucho tiempo para poder demostrar todo tu potencial en el mundo laboral, y el momento en el que una empresa acepta tu candidatura, te sientes satisfecho y reafirmado porque ves cómo tu esfuerzo tiene recompensa.

Cuando llega la hora de enfrentarte al proceso de selección para un puesto de trabajo, lo primero que debes tener claro es que la organización y el cuidado en los detalles son herramientas básicas para conseguir un mejor resultado frente a tus futuros empleadores. Y para poder planificar tu estrategia correctamente, es imprescindible entender que, en un escenario laboral en continua evolución, son muchos los caminos que puedes elegir en tu búsqueda de empleo.

En Randstad queremos echarte una mano, y hemos elaborado una breve guía para que puedas conocer y entender cómo funciona cada uno de ellos.

Distintos caminos por los que buscar un trabajo

Cuando se habla de buscar trabajo, la manera más tradicional de hacerlo es elaborar tu currículum, enviarlo a distintas ofertas de empleo y esperar la respuesta de la empresa. Pero más allá de esta opción, existen alternativas que siempre debes que tener en cuenta y que darán a tu perfil más presencia y visibilidad. ¡Conócelas!

1.-  Aplica a las ofertas existentes

Como decíamos, es la forma más utilizada: preparar tu currículum para enviarlo a las ofertas que encuentres en los diversos portales de empleo. El proceso es sencillo, y precisamente por eso es importante no caer en errores comunes derivados de la prisa: revisa siempre la fecha y el plazo de la oferta, asegúrate de cumplir con los requisitos para el puesto y actualiza tu CV para adecuarlo a distintos trabajos.

Un consejo: cuando te registras en un portal de empleo, muchas veces es imposible seguir el flujo de actividad, y seguramente te has encontrado alguna vez con ofertas caducadas a las que podrías haber optado. ¿Cómo puedes solucionar esto? ¡Activando siempre las alertas de empleo! En Randstad contamos con un servicio de alertas que te harán la vida mucho más sencilla. Configurándolas, recibirás notificaciones específicas sobre los puestos de trabajo que más te interesen. Una funcionalidad que no solo te hará ahorrar tiempo de búsqueda, sino que también te permitirá optar a las ofertas desde el mismo momento de su publicación. ¿A qué esperas? ¡Actívalas ya!

2.- Presenta tu autocandidatura

En lugar de esperar a una oferta, ¿por qué no postularte directamente ante la empresa de tus sueños? Parece una osadía, pero no lo es: muchas empresas están abiertas a recibir candidaturas directamente en sus buzones, sin necesidad de hacer públicos los puestos de trabajo disponibles.

Pero para escribir al Departamento de Recursos Humanos de una empresa necesitas tener claro dos cosas: qué quieres comunicar y cuál es la mejor forma de hacerlo. La manera tradicional sería elaborar un escrito formal en el que proporciones información relevante sobre, entre otras cosas, por qué has elegido esa empresa y no otra, qué valores puedes aportar al ambiente de trabajo y, sobre todo, cuál es tu motivación.

Pero esta información también puedes enviarla en otro formato, uno que hará que tu candidatura se sienta mucho más cercana: el vídeo. La vídeo presentación es una herramienta que te va a permitir estar más “presente” frente a las personas que van a valorarte a distancia. Una manera de darte a conocer añadiendo valor humano a tu perfil, y un espacio en el que, además, puedes demostrar tu creatividad, captando de forma más directa la atención y el interés de la empresa. ¡En la app de Randstad puedes grabar la tuya!

Por supuesto, estas dos formas de presentarte son perfectamente compatibles, pero si decides usar las dos, organiza y distribuye bien la información para que el resultado final esté compensado y no sea redundante.

A la hora de enviar tu candidatura, infórmate siempre de quién va a recibirlo. No es lo mismo un mensaje con un destinatario neutro que uno con un receptor concreto. En la medida de lo posible, comprueba quién va a recibir tu candidatura para adaptar tu tono y hacerle saber tu interés.

Por último, y no menos importante, ¡que no se te olvide adjuntar tu currículum!

3.- Inscríbete en bases de datos de candidatos

Muchas empresas (públicas, privadas, de trabajo fijo o temporal) cuentan con bolsas de trabajo en las que los candidatos pueden inscribirse libremente durante un periodo de tiempo establecido. Esta opción de búsqueda de empleo tiene un gran beneficio, y es que la empresa tendrá tu nombre y candidatura registrada y ordenada en una base de datos, y cuando exista un puesto que cubrir en la empresa, el departamento de Recursos Humanos consultará directamente dicha base de datos.

Un aspecto muy importante que debes tener en cuenta a la hora registrarte en una base de datos, es que deberás especificar tus competencias de la manera más detallada posible. ¿Por qué? Te ponemos un ejemplo: registrándote en Randstad, seguro que te has dado cuenta de la importancia que damos a que rellenes el formulario de manera exhaustiva. Esto tiene una explicación. Una vez tenemos tu perfil, entras a formar parte de una base de datos extensa y completa, en la que, si nos proporcionas toda la información necesaria, tu perfil será más visible y nos resultará más fácil detectar tu compatibilidad con una cantidad mayor de ofertas. En resumidas cuentas: cuanto más detalles tus habilidades y conocimientos, ¡más oportunidades de conseguir empleo!

4.- Date a conocer mediante el Networking

El Networking consiste en la creación de un círculo social, tanto online como offline, en el que establecer relaciones profesionales con personas que se mueven en el ámbito laboral que te interesa.

En los portales de empleo y redes sociales profesionales, es importante que tu actividad sea constante. Hay muchas maneras de hacerlo (publicando posts usando hashtags y keywords, reaccionando a posts ajenos, comentando artículos, felicitando a compañeros/as…). Todos estos pequeños gestos ayudan no solo a darte más visibilidad, sino también a crear una red de conexiones profesionales que conocerán y tendrán en cuenta tu perfil de cara al futuro. Esto es lo que se conoce como Networking online.

Sobre el Networking offline ya te habrás hecho una idea: son todas aquellas situaciones en las que poder agrandar y reforzar tu círculo social profesional de manera presencial. Conferencias, presentaciones, cursos, talleres y un largo etcétera. Una oportunidad inmejorable para darte a conocer, presentar tus aptitudes en persona y conseguir que una empresa se quede con tu nombre… ¡y con tu cara!

En definitiva, son muchas las maneras de presentar tu candidatura a distintos trabajos, y aunque algunas puedan sonar más atractivas que otras, lo cierto es que en todas tienes mucho que ganar. Ahora es el turno de analizar todas tus posibilidades y elegir las opciones que más se ajusten a tu trabajo deseado y a tu perfil.

Para ayudarte en el proceso, en Randstad ponemos a tu disposición nuestra app de empleo con la que no solo ampliarás tus posibilidades de conseguir trabajo, sino que también impulsarás tu talento y desarrollarás tus habilidades profesionales de manera eficaz y sencilla.

Y, antes de terminar, recuerda: la búsqueda de empleo es un camino que en muchas ocasiones puede resultar extenuante. Elijas la ruta que elijas, la perseverancia y la motivación siempre deben ir contigo. De esta manera tendrás el éxito asegurado.

¡Descarga la app de Randstad y conoce e impulsa tu potencial profesional!