A medida que la automatización de las tareas se ha ido implementando en el mercado laboral, algunos profesionales han visto cómo su rol cambiaba profundamente. Es el caso también de los departamentos de finanzas, en general, y del trabajo del director financiero, en particular.

Así pues, las nuevas tecnologías, los nuevos modelos de negocio y la necesidad de contar con información en tiempo real están impulsando un cambio del rol financiero dentro de la empresa. Según el informe Finanzas: ¿un viaje al futuro?, realizado por PwC y en colaboración con la ACCA, el 65% de directivos opina que en los próximos diez años el papel de los departamentos financieros cambiará de forma radical.

Uno de los grandes retos de este departamento es colocar a sus profesionales en el centro de los cambios tecnológicos y, para que esto sea posible, es indispensable que el Director Financiero facilite esta transición, convirtiéndose en el eje de la innovación dentro de su equipo de trabajo y en un líder estratégico.

En esta línea, cabe destacar que la automatización y la inteligencia artificial pasarán a asumir ciertas tareas que hasta ahora se realizaban dentro del departamento de finanzas en torno a los datos y, para ello, será necesario captar talento nuevo, algo en lo que el director financiero también tendrá que poner el foco.

Características del nuevo director financiero

El papel tradicional del director financiero se quedará al margen, debido a la transformación digital y a sus nuevos cometidos, tales como fomentar la innovación, respaldar el crecimiento de negocio y potenciar la búsqueda de talento con nuevas habilidades.

En este sentido, algunos de los nuevos campos en los que tendrá que trabajar serán:

- Accesibilidad de los datos: Si bien ahora los departamentos financieros se caracterizan por tener acceso privilegiado a algunos datos empresariales, según el informe, el 78% de los directivos considera que éstos pasarán a ser accesibles y la función del directivo será la de garantizar la calidad y la interpretación de los mismos.

- Información en tiempo real: En un futuro no muy lejano, en menos de 10 años, según el 87% de encuestados en el estudio, la información se gestionará en tiempo real, debido a que los procesos de planificación, presupuesto y elaboración de previsiones se agilizarán gracias a la Inteligencia Artificial y la automatización.

- Generar valor: Los directores financieros liberarán parte del tiempo que dedican ahora a recoger información para poder tomar decisiones con valor. Así pues, puesto que la recopilación de datos pasará a ser una tarea automatizada, estos profesionales, que tienen una visión global de la compañía, podrán invertir más tiempo en extraer conclusiones y dotar de un alto valor añadido la toma de decisiones y el planteamiento de nuevas estrategias.

- Adquisición de nuevos talentos: Para poder desempeñar su nuevo rol, las direcciones financieras demandarán otro tipo de perfiles profesionales en su departamento que dispongan de nuevas habilidades como, por ejemplo, el análisis de datos y las soft skills. En este sentido, es importante que los departamentos, tal y como están hoy en día organizados, hagan un cambio de mentalidad y tomen consciencia que los empleados con nuevas capacidades aportarán un valor añadido al equipo.

- Organización virtual: Según el informe de PwC, el 65% de los directivos considera que, en un futuro, la organización pasará a ser virtual. De esta manera, se ganará agilidad y flexibilidad en los procesos, y habrá una mayor conexión interdepartamental en pro de los negocios.

Igualmente hay que destacar que con el avance de la transformación digital en las empresas, la ciberseguridad será un área que también deberá preocupar a los directivos y deberán poner especial hincapié en proteger los datos debido a que la digitalización es ya un activo muy importante en cualquier organización.

Sin duda, las nuevas tecnologías modificarán el rol del director financiero. De esta manera, invertirá menos tiempo en la recogida de datos para poder destinarlo a la toma de decisiones estratégicas, la gestión con los stakeholders, pues ganará peso como canal de comunicación entre las empresa y los accionistas, y el liderazgo de su departamento.

¿Necesitas ayuda?  En Randstad respondemos de forma eficaz a tus necesidades ofreciéndote un servicio de máxima calidad.