Tiempo de lectura: 5 minutos 

El 2020 ha traído grandes cambios en el empleo, y resulta inevitable pensar en su cara más negativa: ERTE, descenso de la demanda de profesionales por la paralización de sectores como el turismo o la hostelería, etc. Pero también hemos visto cómo se ha creado empleo de perfiles inexistentes hasta ahora, se han experimentado cambios en el consumo que incluso han generado un crecimiento en sectores como el logístico, y muchos perfiles profesionales han abrazado de forma exitosa el teletrabajo.

La pandemia ha sido la responsable de esta transformación y de generar un escenario incierto e inestable que ha afectado al 67 % de los trabajadores en España. En un contexto así, no resulta sorprendente que muchas personas se replanteen su situación profesional y la reorientación de sus carreras. Tanto es así, que las propias empresas están apostando por planes de reciclaje y reskilling para que sus profesionales puedan desarrollar otras competencias y asumir nuevas funciones.

Si tú te encuentras en esta situación… ¡tenemos 5 consejos para ti!

1.- Identifica por qué quieres cambiar de rumbo

No es lo mismo tener un mal día, en el que sientes que nada sale bien y que preferirías tener otro trabajo, que estar realmente convencido de que necesitas ese cambio. Pregúntate cuáles son tus verdaderos motivos, qué es lo que te impulsa, porque eso será lo que te guíe en tu nueva búsqueda y oriente tus pasos.

Quizá persigas una mayor estabilidad, flexibilidad horaria, un cambio en tu ambiente de trabajo, poder trabajar desde casa o desempeñar funciones que se aproximen más a la formación que has recibido.

Plantéate tus intereses y reflexiona sobre los proyectos que más y menos te han gustado a lo largo de tu experiencia profesional, y así podrás detectar qué es lo que te hará más feliz en un futuro.

2.- Piensa en los pros y contras de cambiar de empleo

¿Qué ganarás si consigues ese nuevo empleo? ¿Qué aspectos positivos de tu actual trabajo estarías dispuesto a sacrificar? No se trata solo de pensar en las cuestiones materiales como el salario, tus funciones o el horario, sino de ir más allá: las diferencias entre la cultura corporativa de la empresa en la que estás y aquella en la que te gustaría trabajar, la relación con tus compañeros, la formación, las posibilidades de desarrollo, los retos… las distintas cuestiones que te harán sentirte realizado.

Una buena opción para arrojar luz sobre ello es que elabores una lista de necesidades y de cuestiones de las que no te importaría prescindir y adaptarte.

3.- ¿Cuáles son tus skills transversales y transferibles?

Para conseguir un nuevo empleo, deberás tener la certeza de que podrás desempeñarlo, ya sea por tu formación o por las competencias que hayas adquirido en el entorno profesional. Si buscas un cambio total de rol, con unas funciones muy diferentes a las que desempeñas actualmente, deberás aprovechar tus skills transversales. Piensa cuáles de tus competencias se pueden transferir a ese nuevo rol.

No se trata solo de tu formación y experiencia, aquí juegan un papel decisivo tus soft skills, que construyen tu identidad profesional: liderazgo, capacidad de adaptación y de aprendizaje, empatía, capacidad comunicativa…

Con la app de Randstad puedes descubrir cuáles son realmente tus competencias completando nuestro test de competencias. Recibirás un informe personalizado que te ayudará a orientar tu futuro.

4.- Formación y preparación: claves para el cambio

Cambiar de empleo no es siempre una decisión inmediata que puedas poner en marcha de un momento a otro. Cuando de verdad quieres apostar por un futuro en el que te sientas más cómodo y satisfecho, la mejor opción es invertir en formarte y desarrollarte para ello. Y tienes numerosas opciones: formación a distancia, a media jornada, prácticas o becas formativas, voluntariados…

La formación te permitirá crecer profesionalmente, reforzará el valor de tu currículum y te ayudará a escalar a puestos con un carácter más específico o de mayor responsabilidad. Permanece activo y trata de apostar por un estilo de vida lifelong learning y knowmad para ser más competitivo. ¡Recuerda que en la app de Randstad también encontrarás vídeos de formación para que puedas continuar impulsando tu talento!

5.- Mantén las opciones abiertas

Nunca te cierres puertas. Aunque creas que tienes la certeza de qué quieres hacer, mantente flexible y amóldate a las circunstancias, si te construyes una idea demasiado rígida de lo que le pides a tu futuro, puedes perder grandes oportunidades. Como ya has podido comprobar, todo puede cambiar de un momento a otro, tu capacidad de adaptación será clave para construir tu futuro.

Cambiar de empleo puede ser una carrera de fondo, necesitarás tiempo y esfuerzo. Mientras tanto, aprovecha cada experiencia que se te presente, incluso aunque creas que es totalmente opuesta a tu verdadera vocación, siempre podrás extraer aprendizajes útiles para tu futuro.

Conseguir un empleo es un reto en sí mismo, y aún más seguir el camino que te dicta tu corazón para lograr tu propósito profesional. Tener la voluntad de mejorar tu trayectoria es un gran paso, lograrlo requiere esfuerzo, dedicación y una verdadera motivación.

Cuenta con Randstad para perseguir tu vocación, aprovecha las ventajas de la app de Randstad para mejorar tu empleabilidad y activa nuestras alertas de empleo personalizadas para ser el primero en enterarte de cada nueva oportunidad.

¡Impulsa tu talento!