Tiempo de lectura: 3 minutos

El sector financiero se ha erigido como uno de los más importantes en la recuperación de nuestro país tras la pandemia, ya que su papel y su contribución son fundamentales para la reconstrucción de la economía.

Pero el efecto del coronavirus en el sector financiero ha sido contundente, aunque a diferencia de la gran crisis de 2008, la actual no tiene una raíz financiera, lo que está permitiendo que las empresas del sector se enfrenten a la situación en un mejor estado de forma comparado con la anterior ocasión.

Sin embargo, y según asegura un informe llevado a cabo por Funcas y Finnovating, el 59% de los directivos de las empresas del sector esperan que el  impacto del COVID-19 provoque una merma de sus ingresos de entre el 10% y 25%.

Dado su papel crucial tanto para empresas como particulares, el sector financiero no ha podido parar ni durante los días más crudos del estado de alarma. Eso sí, se ha tenido que reinventar para continuar ofreciendo a sus clientes los servicios que precisan de una manera no presencial. En este sentido, la digitalización que se está implantando en el sector desde hace año ha sido fundamental para haber continuado con su actividad con cierta normal.

De hecho, y según el informe mencionado, el 86,5% de los usuarios de servicios financieros asegura que el servicio recibido de manera remoto es bueno o muy bueno, siendo las principales alternativas a la atención presencial la app (elegida en un 42,9%), y la página web (25,3%).

Es relevante también el papel otorgado al sector para paliar el peso que las consecuencias de la crisis. Es el caso de las diversas moratorias aprobadas por el Gobierno para el pago de las cuotas de préstamos. Las entidades financieras también se están ocupando de canalizar los avales del programa ICO que, dotado con 100.000 millones, está diseñado para preservar la liquidez. Además, las empresas canalizan el adelanto de las prestaciones por desempleo, de pensiones y de las medidas de apoyo a los alquileres.

Escenario post covid

En este escenario post covid, los ciudadanos han de concebir al sector como un aliado que en estos momentos difíciles puedan tener un apoyo social real y ofrezcan propuestas de auténtico valor añadido. Un futuro, además en el que la tecnología no dejará de avanzar. Las fintech  van a tener un papel importante en esta nueva era, ya que cuentan con un sistema más mejor adaptado a esta nueva realidad. No solo por la relación con los clientes, sino porque la mejora del análisis de procesos y la gestión de datos.

Desde Randstad Research, destacamos en nuestro informe de previsiones de recuperación económica, que el 42% de los empresarios del sector financiero confían en que sus compañías absorban totalmente el impacto de la crisis antes del último trimestre de este año, y el 80% lo hagan antes de los primeros tres meses de 2021.

Cabe esperar que esta recuperación traiga consigo un aumento de la demanda de profesionales del sector en puestos como Comercializadores de seguros, Tramitadores de siniestros, Emisores de pólizas, Abogados, Analistas de riegos, Administrativas y Asesores, entre otros.

Por ello, en Randstad hemos puesto en marcha ‘Talento en una hora’, una iniciativa con la que nos comprometemos a facilitar a las empresas los candidatos ideales en menos de una hora. ¿Quieres descubrir más?