Tus competencias como profesional son fundamentales a la hora de construir el valor que posees y puedes aportar dentro de una organización, de ahí la importancia de conocer cuáles de ellas tienes bien desarrolladas y en qué otras hay margen de mejora. Teniendo esto en cuenta, es útil que te esfuerces en adquirir las herramientas necesarias con el fin de sacar el mayor partido a tus capacidades y gracias a ello consigas mejores oportunidades laborales.

Conócete bien para potenciar tus fortalezas

Para dar un salto cualitativo como profesional, el primer paso es detectar tus puntos fuertes y aquellos en los que puedes mejorar, algo que se consigue a través del autoconocimiento. Esta fórmula consiste en el descubrimiento de tus rasgos personales, que influyen directamente en el ámbito profesional.

Dicho proceso consiste en reflexionar sobre quién eres, detectando las principales cualidades y características que forman tu identidad. Esta práctica debe ser continua, ya que tus experiencias vitales pueden influir en tu personalidad, por lo que es conveniente que tengas en cuenta esos cambios. Para mejorar tu autoconocimiento te pueden ayudar algunas acciones sencillas como:

  • Escribir un diario: esa pequeña memoria después de cada día te sirve para recopilar lo que has hecho y cómo te has sentido, así aprenderás a afrontar mejor los retos cotidianos.
  • Hacer una lista de aficiones: definir tus pasiones y motivaciones te ayuda a saber qué tipo de tareas o trabajos te hacen disfrutar más, lo que te sirve para orientarte profesionalmente.
  • Pedir a otra persona que te describa: muchas veces pensamos que sabemos mejor que nadie cómo somos, sin embargo, una visión externa te puede ayudar a descubrir rasgos que desconocías.
  • Practicar Mindfulness: consiste en mejorar tu conciencia y atención sobre el presente para conocer tu realidad, un punto importante dentro del autoconocimiento.

Una vez conocidos todos tus puntos fuertes y zonas de mejora, es el momento de que los relaciones con las competencias profesionales asociadas. De esta manera, podrás trabajar en el refuerzo de las que poseas y en el desarrollo de aquellas que sean mejorables. Por ejemplo, si una de tus características es la confianza, te puede resultar más fácil desarrollar la iniciativa.

Las competencias más demandadas: individuales, sociales, tarea y gestión

Las competencias son los conocimientos (saber), habilidades (saber hacer), aptitudes (poder hacer) y actitudes (querer hacer) que posee un profesional. Entre las más demandadas, se pueden destacar 16, que se clasifican en cuatro categorías:

  • Individuales: son aquellas relacionadas con tu trabajo en particular, que repercuten en la calidad de tus tareas. Dentro de ellas se pueden distinguir cinco:
    • Innovación: se trata de tu capacidad para proponer soluciones novedosas y eficaces, lo que contribuye directamente a la necesaria modernización de los procesos productivos.
    • Iniciativa: consiste en tu facilidad de impulsar proyectos o cambios, por lo que resulta valiosa para implementar acciones que hagan efectivas las innovaciones.
    • Pensamiento analítico: es una cualidad basada en la simplificación de un problema complejo en partes simples. Esto facilita que los resuelvas, ya que visibiliza mejor las posibles causas y consecuencias.
    • Adaptación a cambios: tener una gran adaptabilidad ante situaciones nuevas te puede ayudar enormemente para aprovechar mejor las ventajas de las variaciones estructurales y los avances tecnológicos que se suceden de manera constante.
    • Tolerancia al estrés: consiste en saber gestionar los momentos en los que tienes una mayor acumulación de trabajo. Esta cualidad se ha revalorizado debido al contexto tecnológico marcado por la inmediatez, que hace que la carga de tareas no siempre sea regular.
  • Sociales: son las que miden la facilidad para desempeñarse en actividades que también influyen en otros profesionales, por lo que están vinculadas con las relaciones personales. Las más relevantes son las siguientes:
    • Trabajo en equipo: consiste en saber adaptar tu forma de trabajar a las necesidades del conjunto. Esto se consigue con un óptimo desempeño del rol que te corresponde y una buena interpretación de lo que necesita el grupo. Si lo consigues, contribuirás al éxito de los proyectos.
    • Habilidades sociales: esta cualidad se basa en la facilidad para tratar con otras personas. A nivel profesional, te ayuda a mejorar el clima de trabajo, fundamental en la buena dinámica de una organización.
    • Comunicación eficaz: saber mantener un feedback continuo y fluido con los profesionales de tu entorno favorece que la gestión de tareas sea efectiva y así mejore la dinámica de trabajo.
    • Orientación al cliente: fundamental en la venta de los productos y servicios, esta facultad te facilita la elaboración de una estrategia efectiva en torno a los compradores, lo que permite hacer más fructíferas las relaciones con ellos.
    • Negociación: se basa en tener habilidades a la hora de conseguir acuerdos. En este sentido, es importante que sepas cuándo debes ser más flexible y cuando no. Un alto desarrollo de esta competencia facilitará tratos más favorables para ti y para la empresa.
  • Tarea: a este grupo pertenecen las competencias relacionadas con la eficacia de los procesos productivos, entre ellas, las tres más relevantes son:
    • Organización y planificación: es tener la capacidad de ordenar las tareas y las prioridades, que ayuda a que tu trabajo sea más eficaz y mejore tu productividad.
    • Cuidado de los detalles: consiste en vigilar los aspectos más pequeños en tus tareas, lo que puede traducirse en una ventaja competitiva a partir de la calidad de tu trabajo.
    • Orientación a resultados: esta cualidad consiste en elegir las actuaciones más adecuadas para cumplir con los objetivos que se persiguen. Esto permite que seas más eficiente en tus procesos.
  • Gestión: en esta categoría aparecen las competencias asociadas a puestos directivos, relacionadas con la administración de equipos y recursos:
    • Gestión de personas: implica la óptima dirección de un equipo humano, enfocada al aprovechamiento de las fortalezas de cada profesional. Si está bien desarrollada incide positivamente en el funcionamiento colectivo.
    • Toma de decisiones: es la capacidad de optar por las opciones adecuadas en el momento idóneo, algo que puede marcar la diferencia en el buen hacer de una empresa, por lo que esta característica está bien ponderada.
    • Visión estratégica: tener la habilidad de detectar oportunidades que puedan hacer crecer a la organización es un gran valor añadido, porque ayuda a abrir vías para conseguir una ventaja competitiva.

¡Descubre tus competencias con la evaluación de competencias de Randstad!  

Randstad es la primera empresa de recursos humanos en crear un potente sistema de evaluación de competencias con el objetivo de mejorar el encaje de los candidatos. Es una plataforma innovadora en continuo desarrollo que cuenta con la ayuda de potentes algoritmos y expertos mundiales en psicometría. Con todo esto puedes conocer qué perfil se asocia a tus características completando unas pruebas.

Esta herramienta tiene un 30% más de fiabilidad que el resto de sistemas similares del mercado. Puedes realizar el test de Randstad si tienes el 90% de tu perfil completado, en la web o en la app Randstad Empleo, tanto para móvil como para tablet. Gracias a esta plataforma, podrás conocer tus competencias, lo que te ayudará a detectar tus progresos y en lo que puedes mejorar con el objetivo de aumentar tu empleabilidad.

En definitiva, tus competencias profesionales son claves a la hora de definir tus posibilidades de éxito para cada oportunidad laboral. Por tanto, si trabajas de manera constante en desarrollarlas, especialmente las más relacionadas con tu área de actividad, aumentará el valor que puedes aportar. De esta manera, estarás en mejor posición para diferenciarte y superar los procesos de selección que te lleven al trabajo que deseas.

¡Evalúa tus competencias con el test de Randstad! Regístrate, rellena el 90% de tu perfil… ¡y descubre en qué destacas!