Tiempo de lectura: 3 minutos

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha visibilizado la importancia de ciertos empleos, sin los cuales hubiera sido imposible, no solo evitar la paralización total de la economía, sino también proveer a la sociedad de todo lo necesario. Es el caso de la agricultura, donde las características del trabajo hace necesario extremar las medidas de seguridad y prevención. Randstad, como especialista del sector, garantiza el cumplimiento de la normativa además de agilizar la provisión de talento a las empresas.

La importancia de la agricultura en el empleo es innegable. A pesar de la crisis sanitaria y sus derivadas, como el confinamiento, las restricciones de movimiento y la congelación de la economía, las empresas del sector, cuyas actividades fueron consideradas como esenciales por motivos obvios, no dejaron de generar empleo. Hasta tal punto, que a los empleadores les costó encontrar candidatos, por lo que en Randstad decidimos agilizar y digitalizar lo máximo posible los procesos para cumplir con nuestro compromiso con la sociedad en unos momentos tan cruciales.

Durante el mes de junio, ya en la denominada “nueva normalidad”, el sector primario, que aglutina las actividades de agricultura, pero también las de ganadería, silvicultura y pesca, fue, con 208.583 firmas, el mayor generador de contratos de nuestro país, el 18% del total.

Ya en julio, el paro en el sector agrícola se incrementó un 5,9%, con respecto al mes anterior, lo que se traduce en que 200.595 personas se encuentran desempleadas. Este aumento en el desempleo no debe hacernos temer una caída estructural de la contratación sino que, como asegura Asaja (Asociación agraria de jóvenes agricultores), responde a una situación estacional, que corresponde, como los años anteriores, al calendario de campañas y contratación para las cosechas. Además, estas mismas fuentes apuntan a un incremento sustancial del empleo en el mes de septiembre, gracias a la vendimia y a la campaña olivarera.

Foco sobre la seguridad de los trabajadores

En la actual situación de crisis sanitaria, las características del trabajo agrario, en especial en situaciones de recolección y cosecha, hace necesario extremar las medidas de seguridad. Ante esta situación, el Ministerio de Sanidad, y el de Agricultura, Pesca y Alimentación, presentaron una guía para la prevención y control del coronavirus en las explotaciones agrícolas. El Gobierno insta en este documento a las empresas a completar su plan de prevención con medidas para evitar riesgos entre los trabajadores. Considera “imprescindible” extremar las condiciones de higiene, además de las preceptivas medidas de distanciamiento y protección personal. También recomienda la organización del personal en reducidas cuadrillas que eviten el contacto con otros grupos.

En Randstad consideramos fundamental el cumplimiento de todas las normativas laborales y sanitarias para el ejercicio del trabajo agrario, además de todas las recomendaciones procedentes del Gobierno y de las diferentes administraciones. Nuestras garantías legales pasan, por ejemplo, por la firma online de los contratos antes de la incorporación, la formación en prevención de riesgos laborales y sanitarios, y el pago de nóminas según convenio. Asimismo, disponemos de coordinadores especializados en el sector para la gestión de las cuadrillas y el seguimiento del servicio.

Además, hemos puesto en marcha la iniciativa “Talento en una hora”, a través del que facilitamos, en menos de 60 minutos, candidatos para perfiles, como peón agrícola, peón de mantenimiento, podador, tractorista, carretillero, manipulador, operario, mozo de almacén, etc. ¿Necesitas ayuda?