Tiempo de lectura: 5 minutos.

Uno de los problemas de las personas mayores de 50 años a la hora de buscar trabajo es el largo tiempo que llevan sin hacerlo. Te suena, ¿verdad? Volver a redactar el currículum, hacer entrevistas… un viejo camino que habrá que recorrer una vez más. Y es que, como tantas otras cosas en la vida, encontrar empleo también requiere práctica. Aquí van unos consejos para que el resultado sea todo un éxito:

1.- La información es poder: infórmate de la empresa y de las habilidades que buscan

Recuerda que tu experiencia es un sólido punto a tu favor. La experta en carreras laborales Nancy Ancowitz destaca lo importante que es conocer nuestras fortalezas y habilidades a la hora de encontrar una nueva ocupación. Además de tu veteranía, que debe jugar a tu favor como la fuente de sabiduría y seriedad que es, ¿te has parado a pensar en cuáles son tus puntos más fuertes? Te recomendamos que completes nuestro test de competencias en la app de Randstad, es muy sencillo además de gratuito y te ofrecerá un informe detallado de tus fortalezas y áreas de mejora. ¿Coincide con lo que busca ese negocio al que le has echado el ojo? Hoy en día la tecnología está de nuestra parte, es tan fácil como acceder a la web y redes sociales de la compañía e investigarla un poco, si te sientes cómodo con lo que lees, entonces es probable que estés más cerca de tu objetivo. 

2.- Crea un CV con un diseño innovador 

Sénior no debe ser sinónimo de anticuado, ¡rompe con los estereotipos y sorprende a tus reclutadores con un currículum a la última!: 

  • ¿Qué tal si incluyes gráficos? Podrías crear varios que indiquen tu nivel de experiencia en las áreas que más domines o en los idiomas que mejor hables.
  • Incluye hipervínculos: para aprovechar al máximo las ventajas multimedia en los formatos de CV digitales. Por ejemplo, a tus redes sociales profesionales -así podrán comprobar que no te has quedado atrás en cuanto al uso de las nuevas tecnologías- o a tu portfolio, donde puedan ver con comodidad una muestra de tus trabajos más destacados.
  • Juega con los colores: si hay cincuenta CV convencionales y uno en color, ¿hacia cuál crees que se les desviará la vista? Pero ¡cuidado!, porque cada tonalidad dice algo de ti:
    • Azul: transmite profesionalidad, ideal para puestos directivos.
    • Verde: ¿tu campo está relacionado con el medioambiente? Éste es tu color.
    • Naranja: todo lo que conlleve creación, optimismo y vitalidad.
    • Rosa: perfecto para profesiones relacionadas con las artes escénicas.
    • Violeta: se asocia a la serenidad y a sectores como belleza, salud y lujo.
    • Rojo: si tu mundo son los negocios, desde luego debes elegirlo. El rojo es pasión, energía y poder.
    • Gris: autocontrol. Usado frecuentemente para la abogacía y la política.
  • Usa módulos que separen las diferentes partes del documento, lo hará más visual y cómodo de leer, a la par que le dará un toque de frescura.

3.- Vídeo CV, muestra quién eres y todo lo que vas a aportar a la empresa

¿Sabías que el vídeo CV se empezó a usar en la década de los 80 con las cintas VHS? En aquel momento fue un formato que no llegó a cuajar, pero hoy en día, con el auge de los teléfonos móviles, es mucho más sencillo crearse uno en condiciones. No hacen falta grandes despliegues técnicos, pero sí es interesante que cuides algunos aspectos:

  • No te dispones a rodar la nueva parte de El Padrino, pero tampoco quieres que tu vídeo parezca un cúmulo de ideas desenlazadas sin ningún sentido, así que lo primero es escribir un guion
    • Ordena todo lo que quieres decir, para ello te puedes ayudar de tu CV en texto: ¿quién eres? ¿qué buscas? 
    • Explica brevemente tu experiencia, formación y añade algún punto que pueda inclinar la balanza a tu favor, como, por ejemplo, lo qué podrías aportar al proyecto. 
    • Termina con una despedida en la que muestres la forma de contacto: si puedes aportar redes sociales como LinkedIn, mucho mejor, así les mostrarás que estás al tanto en cuanto a nuevas tecnologías.
  • Cuida la imagen: no solo la tuya, que deberá ir acorde con el puesto al que aspiras, sino también el fondo, que ha de ser lo más neutro posible, la iluminación (no te escondas en las sombras, que se te vea bien) y evita el ruido.
  • Sé tú: el formato audiovisual es perfecto para que los reclutadores te conozcan un poco más. Ya no eres una hoja de papel con una serie de logros escritos, sino que pueden ver cómo te expresas y sentir que, quizás, eres justo lo que están buscando. Evita soltar frases como un papagayo, habla con naturalidad y di adiós a los nervios, cuanto más seguro estés, más posibilidades tendrás de que te contraten.

4.- Digitalización, la clave. ¿Piensas que te has quedado atrás? 

He aquí el talón de Aquiles de algunos perfiles sénior, ¿es tu caso? Según un estudio de Edix, el Instituto de Expertos Digitales de UNIR, en 2020 el 68,1% de los españoles de más de 50 años encuestados indicó que usó más tecnología y servicios digitales que en 2019. Pero si a ti todavía se te resisten, no te preocupes, porque tenemos algo que te va a encantar: ¿has visto las muchas posibilidades que te brinda Impulsa? este interesante conjunto de herramientas de la app de Randstad está a tu servicio para ayudarte de forma gratuita. En sus clips de vídeo aprenderás rápido sobre temas como digitalización, búsqueda de empleo o desarrollo personal. ¿A qué esperas para empezar a formarte?

5.- Prepárate para la entrevista

Currículum actualizado (incluso en formato vídeo), redes sociales listas para que nadie piense que te has quedado atrás, formación digital finalizada con éxito… ¿Qué más queda? Vete preparando porque… Las entrevistas -físicas o virtuales- ¡están al caer! Es importante que te mentalices de que en cualquier momento puede llegar esa llamada y debe cogerte prevenido, para ello, toma nota de estas pequeñas recomendaciones:

  • Infórmate sobre la empresa: es una señal de interés por tu parte y así también podrás hacerte una idea de lo que esperan de ti.
  • Haz un resumen de tu vida laboral: selecciona los mejores momentos y dale tu toque personal a la hora de contarlo, ¡quieres que te recuerden!
  • Resalta tus logros: eres un sénior, seguro que a lo largo de los años has alcanzado metas con las que muchos aún solo sueñan. 
  • Analízate y expresa lo que esperas de esta oportunidad: porque, al margen de lo económico, habrá algo que te motive especialmente de ese proyecto, ¿verdad?

Esperamos que estos consejos te hayan gustado y te sean útiles en tu regreso al mercado laboral. No dejes de descargarte la app de Randstad para impulsar tu talento. Para nosotros es un placer ayudarte a alcanzar todas las metas que te propongas. ¡Te deseamos toda la suerte del mundo! Aunque sabemos que un profesional senior preparado como tú, no la necesita.

¡Descárgate ya la app de Randstad!