La innovación y la diversidad son dos conceptos en boga dentro de cualquier departamento de Recursos Humanos y Apple se posiciona al respecto: “Nosotros tomamos un punto de vista holístico de la diversidad, el cual va más allá de las mediciones usuales. Un punto de vista que incluye la variedad de perspectivas de nuestros empleados, así como también los de desarrolladores de aplicaciones, proveedores, y cualquiera que aspire a un futuro en la tecnología. Porque nosotros sabemos que nuevas ideas provienen de maneras diversas de ver las cosas.”

La compañía tecnológica líder en telefonía introduce la diversidad de pensamiento en la empresa como punto de partida creativo para desarrollar más en profundidad su core business. Se podría decir con este ejemplo que una estrategia de diversidad centrada en exclusiva en género y edad corre el riesgo de que solo busque nuevo talento en determinados grupos de interés, algo que acaba generando una plantilla clónica. El caso de Apple abre la puerta a la innovación a través del intercambio de ideas entre personas con maneras de ver la vida muy distintas.

Según Deloitte en su estudio titulado La revolución de la diversidad y la inclusión 2018, “la diversidad de pensamiento es una fuente de creatividad, que mejora la innovación en un 20%. También les permite a los grupos detectar riesgos, reduciéndolos hasta en un 30% y suaviza la implementación de las decisiones mediante crear comprar y confiar”.

Beneficios de incluir diversidad de pensamiento en las organizaciones

Además de potenciar la innovación, la creatividad y la detección de riesgos a tiempo, contar con un equipo de profesionales con distintas maneras de concebir la vida es muy ventajoso por diferentes motivos:

  1. Ayuda a la cohesión de los equipos, actuando como eje conductor para que cada miembro se sienta relevante y parte del objetivo.
  2. Refleja la realidad social diversa e internacional de la sociedad en la compañía, un aspecto que ayuda a eliminar fronteras.
  3. Certifica que si existe diversidad de pensamiento, por ende, la organización también apuesta por otros tipos de diversidad: género, edad, demográfica, etc.
  4. Al coexistir diferentes maneras de pensar se genera un respeto hacia lo diferente que facilita el diálogo y actúa como elemento cohesionador de personas.
  5. La competencia actual obliga a la especialización y diferenciación de los negocios. Potenciar esta singularidad resulta muy ventajosa si se trabaja a partir de la diversidad en la empresa.

Estrategias que pueden aumentar la diversidad de pensamiento

Una organización que apueste por la diversidad e inclusión como dos de sus pilares estratégicos para diferenciarse de la competencia ha de seguir una serie de tácticas que conduzcan a su objetivo:

  1. Contratar al candidato diferente. El profesor y economista de la Universidad de Michigan, Scott Page, comentó en su libro, The Difference, que para empezar a apostar por la diversidad de pensamiento es aconsejable variar las prácticas de contratación y apostar por el candidato finalista que se diferencie del resto por sus respuestas.
  2. Evaluar al equipo. Conocer a las personas que forman parte de un equipo profesional ayuda a detectar las habilidades particulares de cada uno de los miembros. Utilizar ese conocimiento para asignar tareas enfocadas a las fortalezas es el primer paso para maximizar el valor de los talentos y reforzar la diversidad de pensamiento.
  3. Preguntar de forma clara. Es clave que los líderes pregunten de forma específica la opinión a los miembros de su equipo con el fin de encontrar críticas constructivas y diversas opiniones sobre un mismo asunto.
  4. Practicar el mentoring inverso. Con la nueva tecnología en constante evolución, es muy común observar a los profesionales más jóvenes enseñar técnicas digitales a los perfiles más experimentados. Este proceso ayuda a que el talento joven se sienta valorado por los más senior y éstos obtienen nuevas perspectivas para realizar sus tareas.
  5. Crear una cultura abierta. La diversidad de pensamiento refleja la auténtica personalidad de los empleados, si están cómodos en sus puestos de trabajo las ideas serán más creativas e innovadoras. Es importante que los gerentes y mandos intermedios tengan en cuenta no limitar las conversaciones o estar cerrado a recibir sugerencias y/o mejoras, incluso, de sus propias ideas.

Siguiendo todas estas estrategias la compañía verá reforzado su core business y les servirá para conseguir de forma remarcable los objetivos planteados a medio y largo plazo.

A modo de conclusión, fomentar la diversidad de pensamiento en las organizaciones favorece la toma de decisiones y la buena relación entre los miembros de los diferentes equipos que las configuran. Su implementación se hace necesaria para situar a las empresas en primera línea con respecto a la competencia.