Tiempo de lectura: 4 minutos

El concepto de entorno VUCA define el clima de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad que reina en determinados momentos en el mercado laboral. Lo acuñó el ejército de los Estados Unidos ya en los años 90 tras el fin de la Guerra Fría, y resurgió en el 2001 tras los ataques del 11S y en el 2008 a raíz de la crisis económica. Ahora, vuelve a cobrar la máxima vigencia a causa de esta crisis sanitaria sin precedentes que nos ha obligado a reinventarnos una vez más para salir adelante.

COVID-19 y los entornos VUCA

El término VUCA hace referencia en el ámbito empresarial a los desafíos a los que se enfrenta una organización, motivados por las circunstancias externas, y este 2020 es uno de los ejemplos históricos más claros de un contexto VUCA en el mercado laboral. La crisis causada por la pandemia, que ha afectado de una forma u otra al 67 % de la población en España, se encuadra perfectamente en las cuatro variables que componen este entorno:

  • Volatilidad. El contexto que vivimos actualmente es la antítesis de la estabilidad. El mes de marzo quebró por completo la tendencia de crecimiento que muchos sectores venían experimentando en 2019. De hecho, según nuestro informe Talent Trends 2020, solo un 1 % de las empresas sentían que el clima de negocios iba a ser su mayor preocupación en el 2020. Nadie se esperaba la irrupción de una pandemia que obligaría a la paralización de la actividad de todo tipo de empresas y el descenso de la ocupación en más de un millón de personas, según reflejan los datos de la EPA correspondiente a ese segundo trimestre.
  • Incertidumbre. Actualmente, no se ha encontrado una solución definitiva al virus, nos toca convivir con él y, mientras permanezca, la situación será impredecible. Ya no podemos tener la certeza de que nuestros planes a largo plazo sean o no viables.
  • Complejidad. Afrontar una situación tan insólita como fue el estado de alama es, probablemente, el mayor reto al que se hayan enfrentado las organizaciones en los últimos años. Muchas se vieron obligadas a impulsar un modelo de teletrabajo para el que aún no se encontraban del todo preparadas, otras vieron modificada su actividad para hacer frente a las demandas del momento. Para todas ha resultado un periodo increíblemente complicado.
  • Ambigüedad. Hace referencia a una cierta falta de claridad, de confusión entre causa y efecto, y a un alto potencial para el desarrollo de malentendidos, algo especialmente plausible en un contexto sin precedentes como este. El COVID-19 ha sido el detonante de un completo catálogo de fuentes de preocupación: las restricciones, el estado psicológico de la población, la transformación digital, las características de la economía española…

Los cambios de liderazgo

En este contexto incierto, ha recaído un fuerte peso sobre los hombros de líderes y managers, a los que les ha tocado lidiar con esta situación inaudita en una delicada posición, con la responsabilidad de ejercer de nexo entre los equipos de profesionales y la empresa. Si el liderazgo ya era un reto de altura en situaciones de crisis, en este singular contexto, un buen líder debe caracterizarse por su capacidad para:

  • Reaccionar con agilidad.
  • Mantener la templanza.
  • Tomar decisiones especialmente delicadas.
  • Escuchar activamente a sus equipos.
  • Ser flexible y adaptarse a las circunstancias.
  • Tener una gran empatía.

El onboarding en equipos remotos

Otra de las circunstancias que han caracterizado esta crisis ha sido la descentralización de numerosos puestos de trabajo. El teletrabajo fue, de hecho, la solución que adoptaron el 50,5 % de las empresas en aquellos perfiles que tenían la posibilidad de continuar su actividad desde casa.

En este contexto, uno de los procesos más complejos al que se han enfrentado los líderes en la gestión del talento, ha sido la incorporación de nuevos profesionales al equipo. ¿Cómo lograr que se sintiesen bien acogidos, se integrasen y progresasen en sus primeros pasos en la empresa?

En un encuentro de [reflexiones] organizado por Randstad Professionals compartimos experiencias al respecto con especialistas en RRHH de diversas empresas. Aquí puedes leer las principales conclusiones. Las claves son:

  • Transmitir los valores corporativos.
  • Mantener una excelente comunicación.
  • Proporcionar todas las herramientas.
  • Fomentar la autonomía.
  • Construir comunidad desde el primer día.
  • Crear una experiencia positiva.

La adaptación de las empresas a la nueva realidad

Pese a las circunstancias, es fundamental conservar una mentalidad positiva y saber localizar las posibles oportunidades. Hasta en los momentos más difíciles es posible resurgir como ave fénix. ¿Cómo afrontar el contexto VUCA desde la organización?

  • Frente a la volatilidad, adaptabilidad. En otras circunstancias, es fundamental una buena planificación. Ahora, sin dejar de lado tu faceta analítica y el esfuerzo por tratar de anticiparte a las condiciones venideras, es prioritaria la capacidad de amoldarte a las condiciones que vengan.
  • Frente a la incertidumbre, actualización constante. Infórmate, actualízate y fórmate. El conocimiento será tu mayor aliado para lograr una mayor sensación de confianza y seguridad.
  • Frente a la complejidad, transparencia y claridad. La situación es difícil de asumir y comprender, pero es necesario que dentro de la organización todo el mundo disponga de toda la información posible para que pueda reinar un ambiente de calma.
  • Frente a la ambigüedad, agilidad y capacidad de reacción. Todo puede cambiar en cuestión de días, debes permanecer alerta y tener siempre un plan B bajo la manga. Tu capacidad de improvisar de forma consecuente te servirá de mucha ayuda, ya que, en circunstancias como esta, muchas veces no queda otro remedio que recurrir al ensayo-error. De todo se aprende.

El mercado laboral es un mundo sumamente dinámico, que permanece en una constante evolución marcada por el propio curso de la vida, el consumo, la tecnología, e incluso nuestra forma de relacionarnos. Podríamos decir que el mercado laboral es intrínsecamente VUCA, pero se ve potenciado en hitos concretos, como esta crisis sanitaria que ha puesto en jaque la vida y la economía en todo el mundo. Es una situación en la que claramente el éxito o fracaso de las organizaciones queda supeditado a condiciones ajenas a su propio control, pero siempre existe un margen de actuación, por pequeño que sea, en el que debes poner todo de tu parte para salir adelante.

¿Necesitas ayuda para recuperar tu actividad? En Randstad trabajamos cada día para escucharte y entender tus necesidades y las de tu compañía. Te ofrecemos un servicio de máxima calidad y con la garantía de que siempre dispondrás de los mejores profesionales para tu empresa. ¿A qué esperas?