Tiempo de lectura:  5 minutos 

Mantener la concentración en el trabajo no siempre es fácil, tanto si trabajas en casa como si estás en la oficina o en el centro en el que desarrolles tu actividad, puede haber miles de motivos por los que tu workflow no se desarrolla como te gustaría, y que no todos los días te sientas igual de productivo.

Aquí te proporcionamos varios consejos para aumentar tu productividad cuando trabajas en remoto, pero… ¿cómo mejorar tu concentración en cualquier contexto laboral?

La importancia de la concentración para un buen rendimiento

Una buena concentración es causa directa de un buen rendimiento, no existe el uno sin la otra. Según se describe en psicología, la concentración mental es la capacidad de fijar la atención sobre una actividad para poder desarrollarla sin interrupción. La mayoría de los factores que vulneran tu capacidad de concentrarte tienen solución, ¡y está en tus manos! ¿Cuáles son esos factores?

  • Descanso: dormir bien y tomarte los descansos adecuados es clave para que puedas rendir al máximo. Diversos estudios sostienen que a partir de los 45 o 50 minutos de trabajo intenso continuado, la concentración se reduce y te costará el doble de esfuerzo alcanzar los resultados que esperas.
  • Preocupaciones: cualquier circunstancia de tu vida personal puede llevarte a un estado de preocupación que te impida centrarte. Sin embargo, sumirte en otras actividades que requieran toda tu atención puede ayudarte, y mucho, a dejar a un lado esas preocupaciones a las que tu cabeza no para de darles vueltas. Eso sí, cuando sientes que realmente te sobrepasan, es el momento de pedir ayuda.
  • Estrés: si la carga de trabajo te supera, te encuentras con múltiples tareas simultáneas y la presión externa no para de aumentar, puedes entrar en un bucle en el que no te concentras porque el trabajo no sale adelante, y el trabajo no sale adelante porque no te concentras. ¡Ponle freno! Pide ayuda y trata de avanzar con las tareas una a una.
  • Motivación: cuando la pierdes, sin duda, te resultará muy difícil rendir al máximo y lograr unos buenos resultados. Trata de averiguar la causa, siempre puedes darle un giro a tu carrera. Céntrate en lo que más te gratifica de lo que haces.
  • Hábitos saludables: tu alimentación y tu actividad física repercuten directamente sobre tu estado mental, por lo que seguir unos hábitos de vida saludables te ayudará a mejorar tu capacidad de concentración, y, en general, tu calidad de vida. La glucosa tiene un impacto directo sobre la actividad cerebral, pero también el hierro, el yodo, el calcio… Beber agua y evitar el consumo de sustancias como la cafeína o el tabaco te reportará muchos beneficios.

Cómo manejar las interrupciones en el trabajo

Además de todos los factores internos que hemos visto que afectan directamente a tu capacidad de concentración, existen factores externos sobre los que aparentemente no puedes tener un control directo, aunque siempre hay formas de abordarlos y minimizar su impacto sobre tu concentración.

  • Las distracciones de trabajar en casa

Uno de los mayores obstáculos que impiden tu concentración cuando trabajas en casa, es la presencia de tus convivientes. Hacerles saber cuándo no pueden interrumpirte es necesario para que puedas centrarte. Es otro de los motivos por los que resulta deseable que dispongas de un espacio independiente que configures como tu oficina, que te permita una experiencia lo más parecida posible al trabajo en la oficina.

  • Las interrupciones de los compañeros

En la oficina, gestos como el hecho de tener cascos puestos o estar tecleando, transmiten de forma no verbal que en ese momento no estás disponible. En teletrabajo es más complejo, ya que las herramientas de mensajería instantánea abren la posibilidad de que te escriban o te llamen en cualquier momento. Es interesante que todo el equipo comparta cuáles son sus tareas diarias y sus ventanas de disponibilidad para una mayor coordinación. Desactivar las notificaciones y promover un modelo de comunicación asíncrono te ayudará a mantener la concentración.

Técnicas de gestión del tiempo para una mejor concentración

Una buena gestión del tiempo es clave para que cada minuto que inviertas sea realmente productivo, y existen diversas técnicas que te ayudarán a lograrlo:

1.- Método pomodoro

Propone usar un temporizador para establecer periodos de trabajo de 25 minutos separados por pausas de cinco minutos. Cada ciclo de dos horas se recomienda una pausa más larga, de 15 o 20 minutos. En la actualidad es un método tan popular que incluso algunos dispositivos digitales lo incluyen de forma nativa.

Este método de trabajo está relacionado con conceptos como el “timeboxing”, la asignación de un tiempo determinado para cada tarea, que obliga a centrarse únicamente en lo realmente determinante para llevarla a cabo.

2.- Matriz de Eisenhower

Se basa en una famosa frase del presidente estadounidense: “Tengo dos tipos de problemas, los urgentes y los importantes. Los urgentes no son importantes y los importantes nunca son urgentes”.

El sistema aconseja establecer una matriz con cuatro cuadrantes para distinguir la relevancia de las tareas pendientes y priorizarlas. Las cuadrantes son:

  • Urgente e importante
  • No urgente, pero importante
  • Urgente, pero no importante
  • Ni urgente ni importante. Se refiere a las distracciones y, por lo tanto, las tareas de la lista que vayan a parar a él deben ser desestimadas sistemáticamente.

3.- Lean time management

La técnica consiste en eliminar al máximo las pérdidas de tiempo o las acciones que no generan valor y centrarse en las que sí lo hacen. En definitiva, se trata de aumentar el valor y minimizar el esfuerzo, en línea con la famosa cita anglosajona “work smarter, not harder” (trabaja con más inteligencia, no más duro). Se basa en:

  • Evaluar todos los procesos de la empresa, identificar las acciones innecesarias y los “desperdicios” de tiempo, que consumen recursos y no aportan valor.
  • Excluir estos “desperdicios” de todos los procesos de trabajo.
  • Medir resultados y practicar ajustes.
  • Continuar midiendo y ajustando periódicamente; el proceso es un ciclo de mejora sin fin.

En la app de Randstad encontrarás contenidos formativos que te ayudarán a gestionar el tiempo y ser más productivo. ¡Descárgatela y aprovecha todos los recursos y ventajas que tienes a tu disposición!