Qué necesitas para mejorar laboralmente y conseguir empleo.

Tiempo de lectura: 7 minutos.

Anhelar un futuro mejor mientras no se hace nada por conseguirlo resulta tan útil como intentar vaciar el mar con una cuchara. De poco sirve vivir envuelto en una ensoñación si al final del día cada paso que das te aleja de tu objetivo. Si lo tienes claro, y tienes la seguridad de que deseas mejorar laboralmente, actúa en consecuencia.

Qué habilidades buscan las empresas

¿Sabías que las empresas valoran cada vez más las soft skills? O lo que es lo mismo, las habilidades que no están basadas en conocimientos, sino en la manera en la que el individuo interactúa con los demás. En 2022, estas van a ser las más deseadas por los departamentos de recursos humanos, según la vicerrectora de Empleabilidad y Emprendimiento de la Universidad Complutense de Madrid, María Concepción García:

  • Las relacionadas con el emprendimiento: creatividad e innovación.
  • La tolerancia a la frustración.
  • El trabajo en equipo.
  • La orientación a resultados.
  • El comportamiento ético.
  • La adaptación al cambio.

¿Las tienes? Si no es así, siempre puedes trabajarlas, no te pierdas los consejos que ofrece este interesante artículo al respecto.

En cuanto a las hard skills o conocimientos más valorados por las compañías, las competencias digitales emergen como las más deseadas, una tendencia que continuará en los próximos años.

Según nuestra área especializada en soluciones de recursos humanos del sector de las nuevas tecnologías, Randstad Technologies, algunos de los profesionales más demandados este año serán los expertos en big data y data scientist, los perfiles de ciberseguridad y los ingenieros devOps.

Fórmate y ponte al día

En un mercado marcado por la transformación digital se hace imprescindible potenciar este tipo de habilidades para mejorar laboralmente, por eso desde Randstad te damos la oportunidad de crecer con Impulsa, el conjunto de herramientas digitales gratuitas que incrementarán tus posibilidades de éxito.

Un dato interesante es el que ofrece el Observatorio de Ocupaciones del SEPE respecto a la tasa de empleabilidad de la formación profesional (FP): la sitúa en el 42,2 % frente al 38,5 % de los estudios universitarios. Si llegados a este punto te estás planteando entrar en un ciclo de educación intermedia, debes saber que los sectores en los que tendrás más posibilidades de que te contraten son los relacionados con la gestión administrativa, la educación, la sanidad o las actividades industriales, además de los vinculados con lo digital y las nuevas tecnologías.

También puede resultar práctico contar con un certificado de profesionalidad. Son títulos que se obtienen tras realizar un curso del SEPE o de las comunidades autónomas y están dirigidos a personas desempleadas. Los más solicitados durante 2021 fueron los relacionados con la sanidad, la informática, el marketing y el turismo.

Pero quizás tu caso sea el de esa franja de población que estudió una carrera y ahora no sabe muy bien cómo darle salida. Tal vez en tu caso, realizar un máster sea la vía adecuada para continuar con tu formación y conseguir tus metas. Según la Universidad Europea, algunos de los que tienen más empleabilidad son:

 

Idiomas: los más demandados

Según datos de la consultora de formación para empresas Hexagone, el 69 % de los nuevos empleos de los últimos meses lleva asociada una exigencia de conocimiento de idiomas, siendo requeridos en sectores como el marketing digital, el comercio electrónico, el desarrollo de negocios o la atención al cliente, entre otros. El más demandado sigue siendo el inglés, que según Statista, lo hablan 1.500 millones de personas (de las cuales sólo 375 millones son nativas), seguido de francés, portugués, alemán y chino.

Mejora tu comunicación

La forma en la que te comunicas tiene mucho que ver con el éxito laboral. Saber cómo hacerlo correctamente te abrirá puertas y te permitirá alcanzar un puesto con el que hasta ahora solo soñabas, mientras que lo contrario supondrá un lastre que impedirá toda mejora. Como te comentábamos en este artículo, hay diferentes formas de expresarse en un trabajo, pero tan solo una te llevará hacia donde quieres: la comunicación asertiva.

En este estilo de comunicación se caracteriza por:

  • Expresar las opiniones y sentimientos sin agredir a los demás, respetando sus puntos de vista sin imponer los propios.
  • El diálogo, la racionalidad y la madurez.
  • La escucha activa, intentando comprender al interlocutor, mostrando empatía.
  • La expresión facial y corporal que acompaña al mensaje: mirar a los ojos sin llegar a intimidar y se muestran cordiales y relajados. Su voz es clara y firme y evitan las interrupciones.

Analízate y piensa si encajas en esta forma tan recomendable de comunicación ¿quizás te expresas con demasiada agresividad, o, por el contrario, prefieres no exteriorizar tus opiniones por miedo a la confrontación? Si esta es tu asignatura pendiente, ¡desarróllala!

Ahora que ya eres consciente de cuáles son los puntos necesarios para mejorar laboralmente, empieza a trabajar en ello y hazlo realidad. Confiamos en que este artículo te haya resultado útil y podamos contribuir en tu progreso por medio de Impulsa, donde te ofrecemos un conjunto de herramientas gratuitas con la sacar partido a todo tu potencial. ¡Mucha suerte!