Tiempo de lectura: 3 minutos 

Después de siete meses desde la irrupción de la pandemia en España aún seguimos notando sus efectos. Sin embargo, es fundamental que abordemos conjuntamente un plan de recuperación para fortalecer a nuestra economía y devolverla a niveles previos a la irrupción de la pandemia. Para afrontar este proceso de recuperación hay agentes económicos que jugarán un papel clave. Uno de ellos será el sector financiero, que se encuentra en una posición más favorable en comparación a la anterior crisis, un hecho que puede facilitar la recuperación económica.

El estado de salud actual de la banca goza de una gran solvencia. El sector financiero posee un grado notable de liquidez y capital, gracias a las políticas monetarias del Banco Central Europeo y la tendencia general del sector de apostar por medidas de buen gobierno, que se han traducido en notables mejoras en la transparencia y gestión de riesgo. En España contamos con una de las redes bancarias más eficientes de Europa, superando en 10 puntos la media continental. Este hecho supone un gran beneficio para los clientes, ya que el sector goza de la salud necesaria para afrontar esta crisis. Pero esta etapa de recesión está afectando a la rentabilidad de los bancos, por ello, las entidades financieras están moviendo ficha y dibujando una nueva ruta basada en dos estrategias principales: las fusiones bancarias y la digitalización.

La banca se está adaptando a esta crisis con el fin de evolucionar y salir reforzada. Los bancos han fijado la concentración empresarial y la digitalización financiera como el futuro del sector, ya que las rutinas y hábitos de los consumidores están cambiando a gran velocidad, y la digitalización es el principal agente dinamizador del cambio que está sufriendo la sociedad.

El fenómeno de las Fintech

Una de las ramas del sector financiero que ha experimentado un mayor crecimiento en los últimos años está estrechamente vinculada con la digitalización, las Fintech. En los últimos cinco años, el volumen de estas entidades se ha multiplicado por cinco, ha pasado de albergar un total de 78 a casi 400 entidades en apenas un lustro. Los expertos afirman que las Fintech están aprovechando la tendencia de fusión bancaria y han localizado un nicho de mercado, situándose como una futura alternativa que será capaz de competir con los bancos tradicionales.

Es evidente que la digitalización financiera ha llegado, y que es una tendencia que solo va en aumento. El futuro del sector financiero está marcado por dos tendencias compatibles: una atención al cliente más personalizada, detallada y transparente, que busca el aumento de eficiencia y competitividad, y la incorporación de nuevas tecnologías en el sistema de trabajo financiero.

En sintonía con este nuevo paradigma de los servicios financieros, el sector financiero está demandando un nuevo talento, nuevos perfiles profesionales que sean capaces de manejar con soltura las nuevas tecnologías sin perder de vista el trato estrecho con el cliente.  En definitiva, un talento que sepa adaptarse a la demanda de los clientes de una atención más personalizada, detallada y transparente.

En Randstad trabajamos para ofrecer el mejor talento y asesoramiento gracias a nuestros profesionales expertos en el sector financiero. Son conscientes de que la tecnología y las nuevas demandas personalizadas de los clientes están teniendo un papel cada vez más importante, por lo que Randstad ofrece una bolsa de candidatos cuyas capacidades y competencias se ajustan a la perfección a las necesidades de un sector fundamental de la economía que se está adaptando a la transición digital.

¿Necesitas ayuda? ¡Descubre todo lo que podemos hacer por ti!