En un contexto global de cambios y transformaciones, las empresas deben estar preparadas para adaptarse a esta nueva realidad, sabiendo conjugar su necesidad de ser competitivas y productivas y de implementar ágilmente el uso de las nuevas tecnologías, con la gestión adecuada de su plantilla. Precisamente, el departamento de Recursos Humanos cada vez tiene un papel más determinante en la estrategia corporativa de cualquier organización. Conocer, por tanto, las tendencias que marcarán los próximos meses en este área puede ayudar a sacar todo el provecho a su función.

Para ello, hay que partir de la base de que este departamento se encuentra inmerso en un proceso de transformación digital que comenzó hace unos años y que, en 2020, se verá reforzado, lo que incidirá en las tendencias que marcarán su desarrollo. A continuación, enumeramos algunas de ellas:

- IA y automatización. 2020 será seguramente el año de la consagración de la inteligencia artificial aplicada a la gestión de los recursos humanos, tal y como menciona PWC en el estudio “The power to perform: Human capital 2020 and beyond”. Hasta ahora ha estado presente, principalmente, en el área de selección de personal, pero en los próximos meses también se extenderá a otros procesos, automatizando actividades con escaso valor añadido y acelerando los procesos de toma de decisiones. De esta forma, preguntas como “¿qué días me quedan de vacaciones?” o “¿cuándo cobraré la paga extra?” podrán ser contestadas de forma automatizada por una máquina. Esto permitirá que los empleados del departamento tengan tiempo para realizar otras funciones de mayor relevancia y potenciar estrategias destinadas a valorar el talento y motivar al empleado.

- HR Analytics. Según un estudio realizado por LinkedIn, cada vez más profesionales de recursos humanos incluyen la competencia “people analytics” entre sus habilidades. Esto no resulta extraño, puesto que el análisis de los datos relacionados con los recursos humanos se ha consolidado ya como una herramienta más para mejorar la calidad del trabajo. Es más, las estadísticas obtenidas serán cada vez más sofisticadas y estarán gestionadas por un equipo, gracias a las cuales se podrá analizar mejor el desempeño de los empleados y los aspectos qie influyen en su productividad y motivación. 

- Gamificación. El área de recursos humanos ya no solo diseña sus planes formativos y/o de comunicación interna con la idea puesta en dar a conocer algo, sino también en hacerlo de forma motivadora y sencilla para que su aplicación resulte todo un éxito. Ahí es donde entra en juego la gamificación, tal y como pone de manifiesto este artículo de Randstad. Y es que, si hasta ahora se está aplicando sobre todo en el ámbito del reclutamiento, este año comenzará a generalizarse, entrando de lleno en otros procesos como los de selección, onboarding y formación.

- Inbound Recruitment como estrategia de reclutamiento. Es una técnica innovadora de reclutamiento centrada en el candidato, de la que ya hablamos en Tendencias 360, que se irá asentando a lo largo de 2020. No en vano, permite a las empresas atraer a la persona más adecuada, “enamorarlo” durante el proceso de selección y contratarlo de la forma más rápida posible. Básicamente, se basa en cuatro fases: atraer al talento según el atractivo de la cultura corporativa, convertir a los interesados en candidatos, contratar al perfil más idóneo y, una vez dentro de la organización, potenciar su compromiso, de forma que se conviertan en los mejores embajadores de marca, facilitando la captación de nuevo talento en futuros procesos de selección.

- Employee experience. Y muy relacionado con el punto anterior, las empresas también se han dado cuenta de que fidelizar el talento es fundamental para su futuro. Por eso, en 2020 potenciarán aún más el cuidado detallado de todos los puntos de contacto con sus empleados. Para ello, se apoyarán en fomentar los planes de carrera, los programas de bienestar y los sistemas de reconocimiento y recompensa, entre otros aspectos. Se trata, al fin y cabo, de impulsar la fidelización del talento y, paralelamente, mejorar su employer branding.

- Gig economy. Este término musical aplicado al mundo empresarial alude a los trabajos esporádicos que tienen una duración corta y en los que el contratado se encarga de una labor específica dentro de un proyecto. Este modelo laboral podría compararse con el trabajo de freelance o autónomo. Las empresas seguirán apostando decididamente por contar con colaboradores externos muy especializados y de manera temporal. De hecho, la consultora Willis Towers Watson estima que en los próximos años las compañías esperan reducir el porcentaje de colaboradores a tiempo completo, pero prevén usar más trabajadores por tiempos cortos. Esto les ofrece la ventaja de nutrirse de su experiencia, de poder innovar y de adquirir conocimientos en un tiempo récord.

- Relaciones intergeneracionales. Según Deloitte, en 2025 la Generación Z representará el 75% de la fuerza laboral del mundo. Mientras tanto, en 2020 este colectivo comenzará a incorporarse al mercado laboral, conviviendo con otras generaciones como los Millennials o los Baby Boomers. Esto significa que el departamento de recursos humanos tendrá que atraer y gestionar una mano de obra profundamente heterogénea, desarrollando nuevas estrategias en las que cobrarán fuerza parámetros como la flexibilidad, la conciliación, el bienestar… Por eso, es importante que las empresas respondan a este reto conformando equipos de trabajo heterogéneos en los que unos puedan aprender de otros, lo que ayudará a crear grupos más fuertes y dinámicos.

En conclusión, el cambio estará presente un año más en los departamentos de recursos humanos, cuyo rol será más estratégico que nunca y cuya participación en las decisiones de negocio resultará fundamental.

¿Necesitas afrontar todos estos retos? En Randstad, ¡te ayudamos!