Tiempo de lectura: 3 minutos 

En unas circunstancias en las que el comercio online apenas ha logrado detener la caída drástica del sector, y en las que ni las rebajas logran que se regrese a unas cifras cercanas a los niveles anteriores a la pandemia, el retail se encuentra en la coyuntura de enfrentarse necesariamente a su reinvención. Un futuro que será ineludiblemente digital y en el que la experiencia de compra tendrá una importancia crucial.

No podemos pasar por alto la importancia que el sector del comercio tiene en el empleo de nuestro país y el papel que juega en la recuperación de nuestra economía. Durante el mes de junio, se convirtió en el segundo sector contratador, con cerca de 150.000 firmas y un crecimiento del 61,5% con respecto a mayo. En el caso concreto del comercio al por menor, durante el segundo trimestre del año, ocupó a 1.814.000 profesionales, un 7,3% menos que durante los tres primeros meses de 2020.

A pesar de que el comercio online fue determinante tanto para proveer a los ciudadanos durante el confinamiento como para evitar un desplome aún más pronunciado del sector, este canal no está pudiendo contribuir de manera determinante a salvar la campaña de verano de las rebajas. Según la aplicación de finanzas personales Fintonic, en el mes de julio, los consumidores se dejaron en el sector del retail textil 114 euros, un 7,3% menos que hace un año. Por su parte, la Asociación Empresarial de Comercio Textil, Complemento y Piel, señala que en mes de junio, las ventas en el canal físico y en el online, cayeron un 25,8% con respecto al mes anterior, un 39,2% en el acumulado de todo el año.

Aun así, los empresarios del sector se muestran más optimistas en cuanto a la recuperación de su negocio que la media del resto de sectores. Según un estudio de Randstad Research, el 52% de los directivos considera haber alcanzado los niveles anteriores a la crisis en el cuarto trimestre de 2020, mientras el 80% aseguran lograr esa recuperación antes del segundo semestre del próximo año.

Reinventar el retail: transformación digital

El futuro del retail encontrará en la tecnología a un poderoso aliado. El consumidor busca un servicio personalizado, a su medida, en un mercado saturado. Por eso, será fundamental herramientas como la Inteligencia Artificial, el big data o el machine learning, que tan buenos resultados están dando en otros sectores. Estas tecnologías disruptivas permitirán identificar hábitos, estilos de vida y preferencias de compra, anticipándose además a las tendencias y futuras necesidades del consumidor. Y no solo estas herramientas servirán de cara al público, sino que ayudarán al sector a encontrar nuevas líneas de negocio, optimizar la oferta y el stock o gestionar de la manera más eficiente el inventario.

La experiencia de compra es otro aspecto fundamental en este nuevo paradigma del sector. El canal físico tendrá que competir con el online, en un mundo cada vez menos presencial. En resumen, el retail ha de encontrar la manera de hacer que el consumidor encuentre en las tiendas lo que no le ofrece Internet. Una experiencia de compra que le haga sentir único, con ofertas y promociones a su medida. Una experiencia, además, omnicanal, ya que es complementada por las redes sociales y las distintas plataformas digitales. Un escenario, en definitiva, llamado a estrechar lazos y fidelizar al cliente.

El futuro del sector retail exigirá un talento con competencias y habilidades marcadamente digitales. El dominio de tecnologías como las mencionadas de Inteligencia Artificial o la gestión de desarrollos de big data, además del manejo de redes sociales y plataformas de comercio online, será demandado de manera habitual en el sector.

En Randstad somos conscientes de las exigencias de un sector en constante evolución  y les damos respuesta disponiendo perfiles que se ajusten perfectamente a las necesidades de cada momento. ¿Necesitas ayuda?