articulo-jornada-laboral-880.jpg
Durante los años de recesión económica, las jornadas laborales han experimentado cambios, coincidiendo con el cambio de ciclo. La recuperación trae consigo un contexto de crecimiento y de nuevas oportunidades empresariales.

Durante estos años las empresas se han centrado en aspectos financieros y de aumento de la producción, sin embargo, ahora las necesidades empresariales empiezan a cambiar.
Por eso, surgen nuevas oportunidades laborales por la necesidad de ampliar plantillas o ampliar horarios de los trabajadores. El empleo ya está creciendo y este cambio también se da en el tipo de jornada de los trabajadores. El número de trabajadores a tiempo completo ha aumentado tras seis años de descensos consecutivos.

Concretamente, en el último año ha aumentado un 3% el número de empleados que trabajan más de 30 horas semanales, llegando a alcanzar los 14.600 profesionales.

En el otro lado de la balanza encontramos el trabajo a tiempo parcial, que también ha ido aumentando a lo largo de los últimos tres años hasta llegar a los 2,5 millones de profesionales. Concretamente, el 16,3% de los trabajadores desarrolla su actividad profesional a tiempo parcial.
Hasta 2013 la tendencia se encontraba en el aumento del trabajo a tiempo parcial en detrimento de la jornada completa, pero a partir de ese momento, se produce un momento de inflexión en el que empiezan a aumentar ambos tipos de contrataciones.
La gran parte de los trabajadores españoles desempeñan su actividad laboral en una jornada completa porque por cada 5 empleados que trabajan a tiempo completo hay un empleado a tiempo parcial, ¿qué tipo de jornada prefieren los trabajadores?
Si recurrimos al estudio internacional sobre Employer Brandingelaborado por Randstad a partir de 225.000 encuestas a nivel mundial, se observa como dos de los criterios que más valoran los empleados españoles para elegir una empresa son la flexibilidad y conciliación de la vida laboral con la familiar.
Las compañías, cada vez más a menudo, escuchan las demandas de sus empleados para conseguir el engagement necesario que ayude a la atracción y fidelización del talento. Ya sea con jornada completa o con jornada parcial, los trabajadores satisfechos con sus condiciones están más motivados y comprometidos y esto repercute de manera directa con su productividad, lo que beneficia tanto al propio trabajador como a la empresa.
Si miramos a nuestros vecinos europeos vemos un panorama diferente. Somos uno de los países con menos trabajadores a tiempo parcial, con un 16,3%, por debajo de Países Bajos, Suiza, Noruega, Alemania o Austria, todos con tasas superiores al 25%.
En cambio, entre la población profesional más joven (menores de 25 años) la tasa española, que alcanza el 40%, supera a la europea, del 32%.
Y, ¿en qué sectores es más habitual cada tipo de contratación? La gran mayoría de los profesionales que desarrollan una jornada parcial lo hacen en el sector servicios, concretamente, 9 de cada 10 profesionales que trabajan en servicios lo hacen a jornada parcial.
Por otro lado, el número de trabajadores que trabaja a jornada completa lo hace en la misma proporción que la distribución de trabajadores por sectores en España, por lo que no se detecta un sector que destaque frente al resto.
En definitiva, ya sea con un tipo de jornada u otra, los indicadores reflejan el aumento de las dos modalidades de contratación y por lo tanto, las mejoras del mercado laboral y las oportunidades que se ofrecen en él.

​​​​​