Tiempo de lectura: 6 minutos.

El bienestar de los profesionales ha sido siempre una cuestión prioritaria para garantizar su compromiso y fidelidad, y una buena salud física y mental es el ingrediente imprescindible para lograrlo. Profesionales más sanos, que siguen una dieta equilibrada y practican ejercicio, tienden a tener una mentalidad más positiva y la motivación y energía necesarias para afrontar los retos del día a día, y esto, sin duda, se traduce en un doble beneficio: para ellos mismos y para la empresa.

El bienestar del talento: una prioridad

El informe Talent Trends 2021 de Randstad Sourceright señala que la salud y el bienestar se encuentran en el top de las prioridades en la gestión del talento, y aunque era algo que ya se consideraba imprescindible para desarrollar la mejor estrategia, en 2020 se vivió un punto de inflexión al respecto.

La crisis sanitaria puso de relieve hasta qué punto es necesario que los profesionales gocen de una buena salud para el equilibrio del mercado laboral, y no solo hablamos de la salud física, sino también de la mental y emocional. La pandemia puso en jaque ambas, porque las consecuencias del Covid también han sido psicológicas. Teniendo en cuenta que los profesionales pasan un porcentaje considerable de su tiempo en el trabajo, ¿por qué no tenderles la mano y proporcionarles las herramientas necesarias para mejorar su salud? Las organizaciones más innovadoras ya lo están haciendo a través de los planes de wellness empresarial.

¿Qué es el wellness empresarial?

El wellness corporativo es un plan de acciones orientadas a la mejora del bienestar de los trabajadores desde cuatro perspectivas:

  • Física: se incluyen acciones que fomenten la alimentación de manera equilibrada, la realización de ejercicio físico y los periodos de descanso. Proporcionar fruta fresca, promover acuerdos con centros deportivos o impulsar actividades fuera del centro de trabajo son algunas posibilidades, como también ofrecer seguros médicos a los profesionales.
  • Mental: se centra en el aspecto psicológico, con especial énfasis en la prevención del burnout. Algunas empresas están apostando por la incorporación de la figura del psicólogo laboral.
  • Emocional: trabaja el ánimo con el que los profesionales se enfrentan a su jornada laboral o a ciertos periodos en los que existe una mayor sobrecarga de actividad, y está muy vinculado a la salud mental. Ejercicios que ayuden a eliminar o anular los pensamientos negativos y potenciar la resiliencia son algunas opciones. El mindfulness es una práctica muy apropiada para mejorar este aspecto.
  • Espiritual: aquí entran en juego los valores y la misión de la empresa y de qué manera se ponen en práctica, motivando al trabajador para afrontar las dificultades en las tareas diarias.

Beneficios del wellness empresarial para tus profesionales

Demostrar esa preocupación e invertir esfuerzos en cuidar la salud de tus profesionales siempre va a ser una inversión con un retorno muy positivo. La implicación de las empresas en la búsqueda del bienestar de sus equipos repercutirá directamente en su éxito, y el beneficio será recíproco:

  • Incremento de la productividad.
  • Mejora del compromiso.
  • Descenso del absentismo.
  • Reducción del estrés laboral y mejora del clima laboral.
  • Mejora del posicionamiento y de la imagen.
  • Fortalecimiento del trabajo en equipo y el orgullo de pertenencia.

Cómo implantar un programa de bienestar en tu empresa

El éxito en la implantación de un programa de wellness corporativo no puede depender únicamente de la buena voluntad: es necesario un compromiso firme y permanente, constancia y una inversión económica y humana que lo haga posible. Sigue estos pasos:

  • Diagnóstico. El primer paso necesario ante cualquier actuación es estudiar la situación real de la empresa. Utilizar encuestas relativas a los hábitos de vida de los profesionales puede ser una buena opción para conocer el estado físico y mental de la plantilla. Las preguntas deberán girar en torno a la alimentación, el descanso o el nivel de actividad física que realizan diariamente los trabajadores. Esto ayudará a tener una idea de cuáles son las mayores carencias y hacia dónde orientar las iniciativas.
  • Implantación. Tras observar y analizar toda la información recogida en el paso anterior, es el momento de elaborar el plan de actuación: qué quieres hacer y cómo lo vas a asentar, definiendo objetivos realistas. Además de una programación de actividades y eventos, deberás plantear los recursos necesarios para garantizar su ejecución y continuidad.
  • Comunicación interna. Para garantizar la involucración de todos los empleados, se han de diseñar una serie de acciones comunicativas que aseguren su participación. Dar a conocer los riesgos de una mala alimentación o de llevar un estilo de vida sedentario, son algunas de las acciones a desarrollar para incentivarles y motivarles a participar. Y, sobre todo, ¡da ejemplo!
  • Seguimiento. Es necesario llevar a cabo un seguimiento y apoyo de las acciones desarrolladas, con el objetivo de mantener el interés y superar las metas planteadas a largo plazo.
  • Evaluación. Una vez se hayan puesto en marcha las acciones de wellness corporativo, se ha de comprobar que están funcionando y que cumplen los objetivos establecidos. ¿Están los profesionales satisfechos? ¿Echan en falta alguna iniciativa? ¿Se perciben las mejoras en los resultados de la empresa respecto a cuando no existían estas acciones? Analiza, valora el feedback y busca una mejora constante.

Una empresa que cuida la salud de sus profesionales es una marca empleadora atractiva que aportará un valor añadido de cara a sus empleados y a sus posibles candidatos. En Randstad podemos ayudarte a mejorar tu estrategia de Employer Branding y atraer y fidelizar el mejor talento, ¡descubre todo lo que podemos hacer por ti!