Conseguir un trabajo para toda la vida ya no es el objetivo de las nuevas generaciones. La ambición comienza a situarse por encima de la estabilidad, ya que según nuestro estudio Randstad Workmonitor, el 13% de personas ocupadas se encuentra buscando otro empleo. Los más jóvenes son los más inconformistas, los más activos en la búsqueda de nuevas oportunidades. Pero… ¿Cómo afrontar el gran cambio que supone cambiar de empleo? Actitud, voluntad y ganas son los tres ingredientes de la receta del éxito.

¿Por qué buscar otro rumbo? Motivos para cambiar de empleo

Conseguir mejores condiciones laborales es el principal motivo que impulsa a los profesionales españoles a buscar un nuevo empleo teniendo ya uno. Según nuestro estudio, son tres los pilares fundamentales que condicionan la toma de esta decisión:

  • Conciliación laboral-personal: poder compaginar el trabajo con la vida familiar y el ocio es un factor cada vez más importante para los trabajadores españoles. De hecho, son los europeos que más valoran esta condición. Son muchas las empresas que apuestan por medidas que tratan de garantizar este equilibrio, como son el teletrabajo, la flexibilidad horaria con libertad en la entrada y salida, las jornadas intensivas en verano o el apoyo a los permisos de paternidad y maternidad.
  • Oportunidades de desarrollo: contar con un proyecto sólido de futuro y expectativas de crecimiento es un gran estímulo para decidir permanecer en una empresa. Su carencia es la razón de que el 39% de los trabajadores que se plantean dejar un trabajo decidan hacerlo. Las organizaciones que ofrecen oportunidades de promoción y formación interna tienen mayores probabilidades de fidelizar talento.
  • Salario: aunque existen muchos otros alicientes que marcan los límites de la satisfacción en un empleo, lo cierto es que el 51% de personas abandonaría su puesto de trabajo a causa de una baja remuneración. Del mismo modo, un buen salario y beneficios sociales son los principales alicientes que motivan las ganas de permanecer en una empresa. Con nuestra calculadora salarial, puedes averiguar si tu salario se ajusta a tu perfil profesional.

Todas estas razones son además la causa por la cual los trabajadores españoles están dispuestos a cambiar de ciudad, de provincia e incluso de país.

Supera tus miedos y afronta positivamente los nuevos retos

Cambiar de empleo puede darte un poco de vértigo, especialmente si llevas mucho tiempo en el mismo puesto de trabajo. Pero el job hopping se ha convertido en una práctica habitual, especialmente entre las generaciones más jóvenes y más formadas, que ambicionan un futuro prometedor.

Si estás trabajando y te planteas un cambio laboral, hazlo con el convencimiento de que tu nueva oportunidad mejora lo que ya tienes. Antes de tomar una decisión, evalúa los posibles riesgos y valora los beneficios que te aportaría este cambio. Una vez decidido, estos son los principales retos a los que te enfrentarás en este camino:

  • Explicar en una entrevista por qué quieres cambiar de empleo: si estás ocupado y buscas empleo, puedes tener la certeza de que en todas las entrevistas te preguntarán el motivo. Tu crecimiento profesional y tu interés particular en la empresa para la que has postulado tu candidatura serán tus mejores argumentos.
  • Despedirte de tu trabajo actual: decir adiós a tu actual empleo puede ser un paso difícil. Salir de la zona de confort siempre lo es, pero debes apoyarte en tu voluntad de crecer personal y profesionalmente. Para hacerlo de la mejor forma, debes comunicarlo con la mayor antelación posible y ofrecer tus argumentos con sinceridad, pero sin críticas. No te olvides de agradecer la oportunidad que te han proporcionado y procurar dejar todas tus tareas cerradas. Lo normal en estos casos es que tus compañeros y responsables te apoyen en tu voluntad de desarrollarte, e incluso cabe la posibilidad de que la empresa te plantee una contraoferta.
  • Temor a lo desconocido: en el momento en que se te abra la posibilidad de cambiar tu rumbo laboral, es probable que te surjan múltiples dudas. El miedo al fracaso, a tomar la decisión incorrecta, a que tu carrera no evolucione de la forma que esperabas… Anticípate a ellas meditando muy bien tus opciones. Pon sobre la balanza los beneficios y los inconvenientes, tanto los de continuar en tu actual empleo como los de tomar este nuevo camino. Si has llegado hasta la decisión de abandonar tu empleo, es porque realmente necesitas un cambio. Vive el presente y aprovecha la experiencia de cada oportunidad. Si no sale bien, siempre podrán llegar otras.

Consejos para encajar en tu nuevo equipo

Es inevitable experimentar una cierta incertidumbre a la hora de iniciarte en un nuevo empleo, sobre todo si estabas acostumbrado a unas rutinas y procedimientos concretos. Estas claves te ayudarán a integrarte a la perfección:

  • Infórmate previamente sobre la empresa y el departamento: conocer a fondo la empresa para la que vas a trabajar te ayudará a sentirte mucho más familiarizado con tu nuevo entorno laboral. Podrás anticiparte mejor a sus necesidades y hacerte una idea aproximada de las tareas que deberás desempeñar.
  • Pregunta y demuestra interés: no sientas vergüenza de preguntar todas las cuestiones que se te planteen para aprender a desarrollar correctamente todos los procesos. Transmitirás más iniciativa e interés de esta forma que tratando de desempeñar tus tareas sin saber, arriesgándote a cometer errores. Demostrar tu capacidad de aprendizaje, tus ganas de hacer las cosas bien y tu proactividad te ayudará también a lograr una mayor visibilidad.
  • Aporta nuevas ideas: una de las ventajas con las que contarás al iniciarte en un nuevo empleo es tu frescura. En ocasiones, la rutina puede frenar la capacidad creativa, por lo que tú podrás contribuir con una nueva visión que abra camino a soluciones innovadoras. Las reuniones son un momento perfecto para compartir tus ideas.
  • Construye relaciones enriquecedoras: tus nuevos compañeros de trabajo no solamente pueden erigirse como uno de tus mayores apoyos en tu nueva trayectoria profesional, también se convertirán en una gran fuente de conocimiento, aprendizaje e inspiración. Aproxímate a aquellas personas que te aporten y que sumen, contribuirán a que tu nueva experiencia sea mucho más completa.

Son muchos los caminos que puedes recorrer hacia el futuro laboral que buscas. Todos los cambios se convierten en oportunidades de las que puedes extraer una experiencia y unos conocimientos que te permitirán crecer y seguir avanzando. Apuesta siempre por seguir formándote y no te conformes. Desde Randstad podemos ayudarte a encontrar el empleo que te proporcione ese impulso que necesitas.

¡Consulta nuestras ofertas!