Agilizar el proceso de selección gracias al RecruitBot

Pero este proceso de selección puede resultar muy costoso, no solamente por la cantidad de tiempo que los departamentos de RRHH tardan en leer y evaluar correctamente los CVs, sino porque una evaluación errónea y apresurada podría suponer un gran coste para la empresa. Además, en muchos casos, debido al gran número de solicitantes pueden pasar desapercibidos algunos perfiles que podrían ser más adecuados.

Por esta razón, las compañías recurren cada vez más a inteligencia artificial (IA) para simplificar y agilizar las tareas de selección de personal. La IA ha sido diseñada, en el ámbito de los RRHH, para automatizar una parte del proceso de reclutamiento, sobre todo lo referente a tareas repetitivas y de gran volumen.

Aunque la digitalización aún está cogiendo forma en el mundo de los RRHH, el mercado laboral ya ha tenido que reinventarse con la llegada de los robots. Fábricas industriales o las industrias manufactureras han sido las primeras en poner en práctica el uso de los bots, pero su uso se ha extendido a otros ámbitos.

Un ejemplo de ello es SCORP, un robot diseñado para situaciones de emergencia, cuya función se basa en acceder a lugares difíciles o accionar mecanismos peligrosos como la detonación de una bomba. También se han creado robots que asisten a personas con dependencia física (Romeo), hacen de perros guía e incluso robots enfermeros (RIBA II), todo ello con el objetivo facilitar acciones como levantar a una persona enferma para asistirla.

 

Los bots como nueva forma de reclutamiento

Es una realidad que la digitalización va abriéndose paso en los RRHH, haciendo uso de la tecnología para reforzar su operatividad. En este sentido, la IA para el reclutamiento puede ser aplicada de varias maneras, ya sea a través de un software de detección inteligente, chatbots o entrevistas digitalizadas.

Los bots en el proceso de selección son implementados con una finalidad clara, la de liberar de trabajo a los profesionales de los RRHH para que así puedan centrarse mejor en tareas cualitativas y no cuantitativas, en definitiva en realizar su verdadera labor: conocer a los futuros nuevos empleados personalmente y valorar sus capacidades. Aún así, el uso de los bots también ha derivado a otras funciones, como eliminar el tiempo de espera e inactividad que existe entre que un solicitante envía su CV hasta que la empresa lo valora, enriqueciendo la experiencia del candidato. Dicho de otra manera, los bots se encargarían de mantener constantemente informados de su situación a los candidatos a través de mensajes personalizados, algo que debido al alto volumen de solicitudes puede pasar desapercibido en algunas empresas. 

Las tareas de gran volumen, como la selección de un grupo inicial de candidatos es solo una muestra del gran potencial de la IA en RRHH. Ciertos programas pueden incluso realizar una entrevista inicial por chat y, a partir de los resultados obtenidos, recomendar a algunos de ellos o programar entrevistas. Otros programas pueden llegar, incluso, a clasificar a los entrevistados permitiendo un análisis más profundo de su perfil profesional.

 

¿Cómo intervienen en el proceso de selección?

A través de diferentes algoritmos informáticos, permiten evaluar y clasificar la información de manera instantánea, un trabajo que a un experto en captación de talento podría suponerle días o semanas.

Muchos de estos bots están diseñados para agilizar la revisión de los perfiles profesionales de los candidatos a partir de palabras clave. Algunos, en cambio, consiguen aprender y automatizarse, consiguiendo resultados mucho más efectivos.

Además, el grupo de candidatos preseleccionados aumentará su tasa de éxito gracias al aprendizaje automático. Por ejemplo, en el momento en el que un determinado perfil sea rechazado un número de ocasiones determinadas, el RecruitBot lo descartará o modificará la búsqueda, proporcionando candidatos más precisos. Por ello, los bots pueden aumentar la efectividad de proceso de reclutamiento siendo más eficientes y equitativos respecto al primer paso del proceso de selección.

La velocidad, capacidad y alcance de las personas en aspectos como la investigación, análisis, logística y programación son fácilmente superados por los bots. Estos sistemas son capaces de monitorizar las redes sociales de algunos candidatos para conocer más acerca de su perfil e indagar en su red de conexiones. De esta forma, esta información puede utilizarse de forma predictiva de cara a una futura contratación.

En algunos casos, estos bots pueden predecir cuándo un empleado está pensando en cambiar de trabajo y así poder atraerlo o intentar, en el caso de un empleado que quiera dejar su puesto, entender y comprender su situación para mejorarla.

Conforme la IA vaya tomando peso en el trabajo administrativo y más automatizado, los profesionales de los RRHH podrán centrarse más en el compromiso de los empleados, la motivación del equipo y la productividad.

 

La influencia de los bots en la evolución de los profesionales de RRHH

Uno de los grandes temores de los profesionales de RRHH es ser sustituidos por un software o, lo que es lo mismo, por una máquina. A pesar de esto, no hay que olvidar que el uso de la IA en las empresas tiene como objetivo una mejor evaluación de los candidatos a partir de la agilización de algunos procesos.

En este sentido, el perfil del reclutador deberá evolucionar atendiendo a las siguientes particularidades:

  • La contratación tendrá una finalidad proactiva, ya que su labor se centrará en la evaluación del talento una vez la IA haya hecho una selección previa de los perfiles que más le convienen a la empresa.
  • El tiempo que se dedicará a las entrevistas personales será mayor, favoreciendo la construcción de relaciones personales y determinando si el candidato es afín o no a la empresa.
  • Las decisiones que lleve a cabo serán mucho más conscientes, puesto que el tiempo dedicado a tomarlas será mucho más extenso.

 

Ventajas de los recruit bot: diversidad en el talento y agilidad

Pero la IA no sólo traerá consigo modificaciones en la figura del reclutador, sino que el proceso de reclutamiento conllevará otras ventajas interesantes que conviene tener en cuenta:

  • Ahorro de tiempo: los bots procesan las tareas de forma ininterrumpida. Esto le ofrece al reclutador más tiempo para llevar a cabo otras funciones. Por su parte, únicamente tendrá que supervisar los parámetros que se le proporcionan al bot para asegurar que todo funcione a la perfección y/o cambiarlos en el caso de que las prioridades de la empresa sean diferentes.
  • Agilización del proceso de selección: debido a que estos softwares aportan una evaluación rápida y eficaz de los candidatos, independientemente del número de solicitudes, los tiempos de la primera fase del proceso de selección se acortan considerablemente. Los bots permiten, además, definir cuál es el perfil más apropiado en poco tiempo, por lo que permite anticiparse a otras empresas y convertir la captación de talento en una tarea mucho más productiva.
  • Aumentar la diversidad del talento: al organizar a los candidatos de forma objetiva según su formación o experiencia, elimina cualquier tipo de sesgo en el proceso de selección. Gracias a los bots, factores como el género, la edad, la cultura, o cualquier otra cuestión socioeconómica desaparecen. Además, con estos sistemas, la posibilidad de encontrar talento neurodivergente es mucho mayor.

La creatividad, la capacidad para la resolución de problemas, la imaginación, la empatía o el raciocinio siguen siendo aptitudes exclusivas (ya cada vez más valoradas) de las personas. Por esta razón, la intervención de los profesionales de RRHH en los procesos de atracción y retención de talento continúa siendo imprescindible.

Sin embargo, la tecnología se ha convertido en un gran aliado en el proceso de digitalización en el que vivimos actualmente. Por ello, debemos adaptarnos e integrarnos a este nuevo clima de cara a un futuro con más oportunidades.

Y tú, ¿contratarías a un candidato con la ayuda de un bot?