responsabilidad medioambiental en la oficina | 880

¿Cuánto sabes acerca del gasto energético de tu oficina? Según la Guía de ahorro y eficiencia energética en oficinas de WWF, “la mitad de la energía consumida en el sector servicios se realiza en los edificios de oficinas, siendo responsables de un 40% del consumo energético en todo el mundo”.

La tarea de cuidar el medioambiente desde el trabajo recae tanto en las empresas, que deben suministrar los medios necesarios para hacerlo, como en los propios trabajadores, a través de una serie de acciones enfocadas al ahorro energético y la reducción de emisiones contaminantes.
Con estos datos sobre la mesa, es interesante tener en cuenta algunas recomendaciones para ayudar a reducir este porcentaje. ¡No te las pierdas!

El compromiso de las empresas con el medioambiente
Este compromiso por parte de las compañías es importante por múltiples razones, mucho más aún en casos de grandes corporaciones, puesto que sus acciones pueden tener una mayor repercusión. En primer lugar, es uno de los pilares fundamentales de la Responsabilidad Social Corporativa. Si se contribuye a cuidar un espacio que es de todos, la empresa aportará directamente un gran beneficio a la sociedad.
En segundo lugar, una imagen de empresa responsable y comprometida con este tipo de acciones también potencia la marca empleador, aumentando el atractivo de la compañía frente a potenciales talentos. Hay que tener en cuenta que, tal y como indica el Informe Randstad Award 2016, la imagen de marca es importante para el 84% de trabajadores a nivel mundial.
Este compromiso de responsabilidad social, señala el Informe, se encuentra entre los diez valores fundamentales buscados por el talento en los 25 países en los que se realiza la encuesta, donde destacan también las condiciones económicas, el buen ambiente laboral y la seguridad del puesto a largo plazo.
De hecho, en el citado informe también se refleja, que son precisamente los jóvenes -a diferencia de los mayores de 25 años- quienes más se interesan por una concienciación medioambiental en sus lugares de trabajo.

Por último, puede convertirse en una interesante forma de motivar a los trabajadores, haciéndoles partícipes de un proyecto interno, escuchando las ideas y sugerencias que pueden aportar y favoreciendo que se sientan útiles en una causa social tan relevante como el cuidado de nuestro planeta.


Consejos para ahorrar energía
Por insignificante que puedan parecer, pequeños gestos en la oficina, elevados a una gran escala, pueden suponer un importante ahorro energético. El uso desmedido de energía está directamente vinculado con la continua emisión de gases contaminantes, responsables de que aumente la temperatura en La Tierra y favoreciendo el cambio climático. Por esta razón, es importante prestar atención a lo siguiente:
– Iluminación: Es uno de los principales factores de gasto de energía en las oficinas. Aprovechar la luz natural, además de tener infinidad de beneficios para la salud de los trabajadores, ayuda a reducir el gasto sustancialmente. Con lo cual, disponer de amplios ventanales que bañen de luz nuestra área de trabajo, puede resultar muy provechoso. Acordarse de apagar las luces cuando no se necesiten o en las estancias donde no se está trabajando, así como la compra de bombillas que permitan ahorrar energía, como las LED, son también medidas indispensables para este propósito.

– Equipos ofimáticos: Otro gran consumidor de energía son todos los equipos que se utilizan en las labores diarias de oficina: ordenadores, impresoras, fotocopiadoras, faxes… Es importante apagarlos a la hora del cierre, y desconectarlos cuando la oficina va a permanecer cerrada por varios días (vacaciones de Navidad, verano…), evitando en todo momento dejarlos en stand by. También el uso de pantallas LCD y de ordenadores portátiles contribuye al ahorro.

– Climatización: Los sistemas centralizados son más eficientes que los individuales, siempre que se recuerde desconectar los equipos de las estancias vacías. Así mismo, es recomendable tanto en invierno como en verano, una temperatura estándar entre los 21ºC o 22ºC, pues además de ahorrar, se evitan cambios bruscos de temperatura al salir al exterior. Aunque pueda resultar obvio, mantener cerradas puertas y ventanas ayudará a mantener la temperatura deseada sin aumentar el gasto de energía.

 


Consejos para contaminar menos
Para cuidar el medioambiente, no solo es importante ahorrar en el gasto de energía, sino también reducir los residuos y contaminar menos nuestro entorno. En este sentido, te proponemos algunas acciones encaminadas a reducir la contaminación procedente de las oficinas:
  • Reciclar: Permite reutilizar productos potencialmente útiles, reduciendo la polución y el gasto de nuevos materiales. Una buena idea es habilitar en los espacios comunes contenedores para depositar diferentes tipos de desperdicios.
  • Muebles ecológicos: Existen proyectos arquitectónicos encaminados a proveer a oficinas enteras con muebles fabricados a partir de materiales reciclados, creando espacios limpios y diáfanos.
  • Materiales biodegradables: El tiempo que tardan en descomponerse es muy breve, y no son contaminantes. En la oficina, por ejemplo, se pueden utilizar:
1.Vasos desechables: Los vasos de plástico, utilizados diariamente por los trabajadores de las oficinas, tienen el desmesurado tiempo de descomposición de 1.000 años. Sustituirlos por vasos biodegradables evitaría arrojar al medioambiente miles de toneladas de plástico altamente contaminantes.
2. Bolsas: Las bolsas de plástico tienen un tiempo de descomposición menor, aun así, resulta elevado: 150 años. Deben ser reutilizadas y, a ser posible, utilizar las que están fabricadas con material biodegradable.
3. Lápices y bolígrafos: También se puede hacer una aportación al medio comprándolos ecológicos. Existen lápices hechos a partir de papeles de periódico reciclado y bolígrafos que, una vez se terminan, se entierran y se descomponen en agua y carbono.
4. Papel reciclado: Cada día se utilizan en las oficinas de todo el mundo ingentes cantidades de papel, ya sea higiénico u hojas para imprimir o escribir. Utilizar papel reciclado es clave para evitar la tala masiva de árboles y proteger los bosques.
Entre todos podemos reducir considerablemente la contaminación procedente de las oficinas, fomentando el cuidado de un espacio que concierne a todas las personas, que debemos mimar y respetar.
Como dijo Denis Hayes: “El poder para salvar el planeta descansa en el consumidor individual”.
 
Y tú, ¿eres un trabajador responsable con el medioambiente?