estado-de-flujo-880.jpg
¿Qué pasa cuando estamos tan absortos en una actividad que perdemos la noción del tiempo? La psicología positiva diría que estamos en estado de flujo, ese estado mental que se logra cuando uno está totalmente inmerso en una tarea que le encanta, que en alguna medida le desafía, y que le proporciona una gran satisfacción.
Mihály Csíkszentmihályi, catedrático de neurociencias de la Universidad de Stanford, es el autor de esta Teoría del flujo, un concepto al que llegó cuando estaba investigando qué es disfrutar, algo que en ocasiones se identifica con la felicidad.
Csíkszentmihályi descubrió que las personas disfrutaban con actividades que les motivaban y les llenaban por cómo se sentían al realizarlas, no porque esas actividades les reportasen dinero ni fama.
Esta “experiencia óptima” que es el estado de flujo no se alcanza cuando se está relajado. Al contrario, el estado de flujo sólo se alcanza al realizar una tarea que implica ciertos retos y que pone a prueba las capacidades de una persona, como el trabajo.
El término flujo se acuñó en 1975, cuando, en las entrevistas que realizaba Csikszentmihalyi, las personas describían sus experiencias como si estuvieran dentro de una corriente que les incitaba a seguir adelante.
¿Cómo llegar al estado de flujo?

Joaquín Olivas, en su artículo ‘Claves para lograr el estado de flujo’, explica que para lograr el estado de flujo hay que poner en práctica ciertos hábitos, de forma regular. Olivas sostiene que para alcanzarlo deben darse tres condiciones:
  • Elegir una actividad acorde a los gustos, intereses y capacidades de cada persona.
  • Tener muy claro el propósito y los objetivos de la actividad.
  • Que la satisfacción o recompensa por realizar la tarea se alcance de inmediato a la vez que se realiza.

¿Que conlleva una experiencia de flujo?

Mihály Csíkszentmihályi identificó nueve características de las experiencias de flujo:
  • Los objetivos están claros; no hay duda acerca de qué y cómo hay que alcanzarlos.
  • Hay retroalimentación inmediata: el flujo implica que el sujeto sabe directamente si está realizando la actividad de manera correcta o incorrecta, y puede, por tanto, sentirse satisfecho de inmediato.
  • ​Ha de existir un equilibrio entre el desafío que supone la tarea y la capacidad del que va a realizarla, que debe considerarse capaz de desempeñarla. Si el desafío es excesivo solo conducirá a la frustración, si es inexistente, al aburrimiento.
  • La acción y el pensamiento del individuo se unifican: el sujeto está tan concentrado que mente y cuerpo actúan al unísono.
  • La distracción no existe: la actividad supone una dedicación casi exclusiva a esa tarea, lo que no importa, desaparece.
  • No hay temor al fracaso: en un estado de flujo, el sujeto no duda de las capacidades que tiene. Los desafíos se encaran con confianza.
  • La auto-conciencia desaparece: el individuo está tan centrado en la actividad que puede perder la conciencia del hambre o la sed.
  • Se pierde el sentido del tiempo. Cuando un individuo está realmente implicado, el tiempo pasa de forma diferente. Las horas pueden parecer minutos.
  • La actividad resulta ‘autotélica’: se convierte en un fin en sí mismo, en algo que se hace por el placer de hacerlo.

Posibles aplicaciones del estado de flujo

El estado de flujo se puede alcanzar en la ejecución de diversas actividades, como deporte, arte, juegos, enseñanza o trabajo. Casi cualquier tarea que requiera de una implicación activa del individuo puede potencialmente permitir llegar al estado de flujo, si bien se excluyen del mismo aquellas actividades que realizamos pasivamente.
El flujo está íntimamente asociado al objetivo y a la relación entre los desafíos y las capacidades, lo que implica que su desarrollo puede mejorar sustancialmente la satisfacción de los empleados con su trabajo y, a la postre, la eficiencia de sus empresas.
Cuando una persona consigue concentrarse y sumergirse en la realización de una actividad, entrando en un estado de flujo, se muestra más feliz, creativa y eficiente durante la realización de la misma.
Y tú, ¿te ves capaz de alcanzar este estado? ¿Crees que podría resultarte útil? ¡Queremos conocer tu opinión!

​​​