en-busca-de-la-felicidad-880.jpg
San Francisco, 1981. Chris Gardner (Will Smith), vendedor con dificultades, mira como juega su hijo Christopher (Jaden Smith) al baloncesto en una cancha de barrio. Chris le comenta a su hijo que, al igual que le pasó a él, nunca sería bueno jugando al baloncesto, y que por tanto era mejor que no le dedicase mucho tiempo.

Christopher, al escuchar las palabras de su padre, se enfada y tira la pelota. Tras ver la reacción de su hijo, Gardner reflexiona sobre lo que acaba de pasar.
En ese momento, se dirige otra vez a su hijo para transmitirle un bonito mensaje que exalta la perseverancia, el esfuerzo y la superación personal; valores imprescindibles en la vida para tener éxito en cualquier ámbito.

“Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo, ni siquiera yo, ¿vale? Si tienes un sueño tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo ve a por ello y punto.”
Estas son las frases claves del discurso de Chris, que sencillamente busca inculcar a su hijo la imperiosa necesidad de perseguir sus metas cueste lo que cueste, aunque se encuentre dificultades en el camino o determinadas personas intenten minar su objetivo.
Alejarse de la toxicidad
En algún momento de la vida pueden aparecen personas cuya forma de ser provoca desajustes en la actitud de los demás. Gente que por su carácter inseguro inducen a la ansiedad, irritabilidad y en el peor de los casos contribuyen a la depresión y destrucción de los sueños de la gente de su alrededor.
Una persona tóxica (envidiosa, indiscreta, autoritaria) en el mundo laboral puede usar su negatividad y otras artimañas para incidir en el ánimo de los demás compañeros, devaluar su talento y en consecuencia minar su moral y su compromiso con la empresa, terminando por limitar su proyección profesional.
Según Mª Jesús Álava Reyes, directora del centro de psicología Álava Reyes de Madrid y autora del libro “Trabajar sin sufrir”, este tipo de personas solo se frenan ante la firmeza y la seguridad; «Hay muchas bajas laborales inducidas por malas relaciones con los compañeros o incluso con el propio jefe», sostiene Mila Cahue, psicóloga del mismo centro.
Adoptar herramientas para actuar contra ellas se convierte por tanto en algo primordial.
Reducir las interacciones con este perfil de personas, aprender a ignorarlos, pensar más en ti mismo y tomar tus propias decisiones son algunos de los consejos más prácticos para reconocer y neutralizar su influencia.

Alimenta tus sueños
Esta escena de “En busca de la felicidad” recalca la importancia de sobreponerse a las dificultades para alcanzar tus sueños. En muchas ocasiones, el ponerse límites, no confiar o tener miedo es lo que realmente impide llegar a donde se anhela. Auto limitarse es el primer paso para no conseguir la vida que cada uno se propone y no poder saber si se es realmente capaz de hacer algo.
Inspirado por la misma filosofía de “no dejar que nadie te diga que no puedes hacer algo”, Enhamed Enhamed, considerado el mejor nadador paralímpico de la historia y a día de hoy coach y líder motivacional, un día cambió su actitud. Decidió vivir su vida según sus principios y para ello empezó por cambiar su forma de pensar.
Su truco fue redactar sus metas por escrito: tan importante es establecer un objetivo, como escogerlo y tenerlo bien presente en el día a día. De Enhamed se aprenden valiosas lecciones, como no buscar el reconocimiento de los demás y, como se decía, dejar de esperar e ir a por las soluciones.
¿Qué pasiones tienes tú? ¿Qué haces para alcanzarlas?¡Cuéntanoslo!

​​